— ENLACES PATROCINADOS —
Estudios Biblicos

¿Somos buenos bajo nuestra propia opinión? ¿O de acuerdo a la Escritura?

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Lunes, 07 de julio del 2014 ID: 201500000797

Síguenos en Facebook



En este artículo veremos qué dice la Biblia respecto a guiarnos en esta vida según nuestra propia opinión y no por lo que la Escritura establece que está mal o bien.

La Escritura dice que bajo nuestra propia opinión nuestro camino es limpio, sin embargo aunque pensemos eso, Dios pesará nuestros espíritus:

Proverbios 16:2 "Todos los caminos del hombre son limpios en su propia opiniónPero Jehová pesa los espíritus."

Más adelante la Biblia explica que según nuestra propia opinión somos hombres y mujeres rectos, pero Dios pesará nuestros corazones:

Proverbios 21:2 "Todo camino del hombre es recto en su propia opinión; Pero Jehová pesa los corazones."

La Escritura también nos dice que debemos responder a los necios para que no estimen a sí mismos como sabios según su propia opinión:

Proverbios 26:5 "Responde al necio como merece su necedad, Para que no se estime sabio en su propia opinión."

Más esperanza hay para una persona que es necia, que alguien que bajo su propio juicio se considera sabio:

Proverbios 26:12 "¿Has visto hombre sabio en su propia opinión? Más esperanza hay del necio que de él."

Tanto puede ser lo que nosotros nos engañemos a nosotros mismos, que la Escritura pone un ejemplo del nivel al que podemos llegar:

Proverbios 26:16 "En su propia opinión el perezoso es más sabio Que siete que sepan aconsejar."

Finalmente hay personas que bajo su opinión están limpios, pero ante Dios siguen en su inmundicia:

Proverbios 30:12 "Hay generación limpia en su propia opinión, Si bien no se ha limpiado de su inmundicia."

Conclusión

Ha quedado bastante claro que nosotros no podemos movernos bajo nuestra propia opinión, veamos el nombre de una persona que pensó, bajo su propia opinión, estaba haciendo lo correcto y era justo: Adolf Hitler, hasta el momento de su suicidio él pensaba, bajo su propia opinión, que hacía lo correcto y le hacía un favor a la humanidad, ya todos sabemos que no, lástima que nunca se guio por la Escritura:

Lucas 18:20 “Los mandamientos sabes: No adulterarás; no matarás; no hurtarás; no dirás falso testimonio; honra a tu padre y a tu madre.”

Los amigos ateos, al no reconocer a Dios como su Creador y por ende, no creer en su Palabra, se guían bajo sus propios criterios, indicando, según ellos mismos, qué es bueno y qué es malo. Para un ateo puede estar bien el aborto, para otro ateo puede estar mal, para un ateo puede estar bien el usar droga, para otro no, es decir al no reconocer a Dios ni su Palabra, se guían bajo su propia opinión y se creen sabios según su propia opinión. El hombre mismo es muy cambiante, hoy puede pensar que algo está bien, por ejemplo el homosexualismo y dentro de 10 años, según las circunstancias, decir que está mal, sin embargo la Palabra de Dios es Eterna y nunca cambia:

Mateo 5:18 “Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierrani una jota ni una tilde pasará de la ley, hasta que todo se haya cumplido.”

Mateo 24:35 “El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.”

Guiarnos por nuestra propia opinión es terrible, nos creemos sabios, pero estamos siendo necios ante los ojos de Dios, por esto todo cristiano no puede guiarse por lo que piensa que está bien o está mal según su propia opinión, si no en lo que la Escritura dice que está bien o está mal, sin esa Guía, nos convertimos en necios que profesamos ser sabios:

Romanos 1:22 “Profesando ser sabios, se hicieron necios,” 

Por eso la misma la Escritura dice:

2 Timoteo 3:16-17 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, 17 a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.”

Esperamos que este artículo haya sido de bendición para tu vida.

Bendiciones

 

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

San Lucas 20:35-36 (RVR 1960)

Mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...