— ENLACES PATROCINADOS —
Familia

¿Víctima de abuso sexual? - ¡Dios te restaura!

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Lunes, 03 de marzo del 2014 ID: 201500000774

Síguenos en Facebook



Este día trataremos un tema que difícilmente se habla abiertamente, sin embargo es importante tratarlo, hablaremos en este artículo del abuso sexual. 

Lo primero que queremos compartir es que a nivel estadístico, no son pocas las personas que pasan por esta situación, tanto mujeres como hombres están sufriendo abuso sexual desde pequeños, en un gran porcentaje de los casos, el abusador será masculino y será una persona conocida por la víctima y la familia de la víctima.

Muchas veces la persona que es abusada sexualmente piensa que está sola, que nadie ha pasado por eso, entonces lo primero que queremos aclararte si has pasado por esto o la estás viviendo es que no estás sólo ni sola este lamentable hecho sucede más frecuentemente de lo que nos imaginamos.

Veamos las siguientes verdades del abuso sexual:

1- Sucede en todos los estratos de la sociedad (ricos, pobres, indigentes, familias de clase media).

2- El abusador generalmente es un familiar o una persona allegada a la familia, esto sucede porque al ser de la familia tiene más acceso a su víctima que alguien externo.

3- El abuso generalmente se repite muchas veces contrario a la violación que es una vez, es un hecho que se repite hasta que la víctima hable o alguien se entere.

4- Muchas veces la víctima por temor ni siquiera pone resistencia por miedo en el momento cuando se comete el abuso.

5- La mayor parte del tiempo la víctima piensa que ella es la culpable y que eso está sucediendo por algo malo que él hizo.

6- Los niños o jóvenes no hablan sino hasta edades ya tardías y ellos cargan con sus dolores solos, durante años o incluso, toda su vida.

7- El abuso puede ser oral, masturbación, pornografía o penetración.

8- En el abuso hay un factor de amenaza, donde se le dice a la víctima que si dice algo la matan o dañarán a algún familia o que dirán que es culpa de él o de ella.

Una vez analizadas brevemente las verdades del abuso sexual, debes aceptar que sólo un poder sobrenatural podrá sanarte, no podrás encontrar una explicación de esto por ti mismo, no podrás sobrellevarlo con tus propias fuerzas, las personas que intentan hacerlo generalmente caen en situaciones muy duras como drogadicción, suicidio, una visión distorsionada de la sexualidad, alcoholismo, venganza u otras situaciones que harán que tu vida se destruya, tienes una carga que no puedes llevar sólo, la misma Palabra de Dios dice:

Salmos 55:22 "Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo."

Mateo 11:28 Jesús dijo “Vengan a mí los que están cansados, fatigados, agobiados y YO los haré descansar.

Te podrás preguntar, si Dios es tan bueno, ¿Por qué permitió esto? ¿Por qué no me protegió? E incluso puedes cometer el más grave error que es echarle la culpa de esto que te paso a Dios. Si piensas así lo primero que debes entender es que el abuso sexual que viviste o estás viviendo no viene de Dios, viene del enemigo, la misma Escritura nos lo dice:

1 Pedro 5:8 “Sed sobrios, y velad; porque vuestro adversario el diablo, como león rugiente, anda alrededor buscando a quien devorar;”

2 Timoteo 2:26 “y escapen del lazo del diablo, en que están cautivos a voluntad de él.”

Teniendo claro que el diablo es que el que quiere destruirnos aun así te puedes preguntar ¿Bueno pero por qué Dios permitió que el diablo me atacara y fuera abusado de esta manera, es más puedes decir yo soy cristiano y sirvo a Dios ¿Cómo es posible que estoy viviendo esto yo si soy fiel con Dios?

En la Biblia nos encontramos con la historia de Job, un hombre recto delate de Dios:

Job 1:1 “Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.”

El diablo le dijo a Dios, Job te sirve sólo porque está en prosperidad, déjame atacarlo y verás que ya no te servirá a ti y blasfemará contra ti, Dios se lo permitió, pero le dijo que no podía matarlo:

Job 2:5-6 “(Satanás dijo)Pero extiende ahora tu mano, y toca su hueso y su carne, y verás si no blasfema contra ti en tu misma presencia. 6 Y Jehová dijo a Satanás: He aquí, él está en tu mano; mas guarda su vida.

El diablo lo atacó, le quitó a su familia, su riqueza y le puso una enfermedad terrible, Job pasa por un proceso muy duro, él incluso maldijo el día en que nació:

Job 3:3 “Perezca el día en que yo nací, Y la noche en que se dijo: Varón es concebido.”

Job 10:1 “Está mi alma hastiada de mi vida; Daré libre curso a mi queja, Hablaré con amargura de mi alma.”

Job empezó a hablar contra Dios y un amigo de Job llamado Eliú reprende a Job por su actitud contra Dios diciéndole:

Job 35:2 “¿Piensas que es cosa recta lo que has dicho: Más justo soy yo que Dios?”

Job 35:5-6 “Mira a los cielos, y ve, Y considera que las nubes son más altas que tú. 6 Si pecares, ¿qué habrás logrado contra él? Y si tus rebeliones se multiplicaren, ¿qué le harás tú?

Jehová mismo luego habla con Job en su rebelión:

Job 38:4-6 “¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra? Házmelo saber, si tienes inteligencia. ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes? ¿O quién extendió sobre ella cordel? ¿Sobre qué están fundadas sus bases? 

Jehová también le dice:

Job 40:8 “¿Invalidarás tú también mi juicio? ¿Me condenarás a mí, para justificarte tú?

Cuando Dios hizo entender a Job, él reacciona de su error y dice:

Job 42:2 “Yo conozco que todo lo puedes, Y que no hay pensamiento que se esconda de ti.

Job 42:5-6 “De oídas te había oído; Mas ahora mis ojos te ven.”

Al final de la historia después de esa prueba y después de que Job reacciona, Dios bendice mucho más a Job:

Job 42:10 “Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando él hubo orado por sus amigos; y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.”

Job 42:12 “Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero; …”

Esta historia está muy relacionada con tu situación, uno puede tener los mismos cuestionamientos que Job tuvo contra Dios, puede echar le culpa a Dios de lo que pasa, pero ese no es el camino correcto, Job descubrió que él lo que tenía que hacer era en ese momento de la prueba agarrarse aún más de Dios, una persona no puede sólo amar a Dios en las buenas, tiene que hacerlo en todo momento. Si Dios permite que algo malo pase es porque después de esa prueba seremos más sabios, conoceremos verdaderamente a nuestro Dios y Dios nos bendecirá aún más de como estábamos antes de la prueba.

Si sufriste de un abuso, en vez de estar afligido, triste, culpándote, culpando a Dios, debes estar feliz… ¿FELIZ? Sí Feliz, porque si el diablo te atacó así, es porque eres de suma importancia y Dios tiene un propósito GRANDE contigo, el diablo puedo atacar a cualquiera, pero atacó a Job porque era un gran hombre delante de Dios, el diablo hizo todo lo que pudo para que no pudieras cumplir el propósito para el cuál Dios te dio la vida, al igual que a Job, ya pasaste lo más duro, ahora es tiempo de permitir que Dios te levante, Job se humilló ante Dios y le dijo que sin Él no era nada y mira la promesas que hay para ti:

Isaías 3:10 “Decid al justo que le irá bien, porque comerá de los frutos de sus manos.”

Proverbios 11:8 “El justo es librado de la tribulación; Mas el impío entra en lugar suyo.”

Los grandes hombres de Dios pasaron pruebas durísimas que después usaron para testimonio, los grandes predicadores generalmente no son los que no pasaron ninguna prueba dura en su vida, al contrario, salieron de la drogadicción, del alcoholismo, tuvieron que pasar por algo muy duro que después usaron para la obra de Dios.

Cuando un niño sufra abuso sexual y recurra a alguien por ayuda, ¿Quién le puede ayudar más? Alguien que nunca lo sufrió o alguien que pasó por eso, aceptó la ayuda de Dios y lo superó y es un ejemplo para el niño de que sí hay salida.

Antes de que Dios te pueda empezar a usarte y convertirte en el hombre que el diablo quiso evitar que fueras, te recomendamos 3 cosas:

1- Si aún no lo has hecho, debes aceptar la Salvación que Jesús te quiere dar:

La salvación según la Biblia, implica creer en Jesús, aceptarlo como único salvador, confesarlo con nuestra boca, arrepentimiento sincero de nuestros pecados, creer que el resucitó para limpiarte de tus pecados y nacer de nuevo en el Espíritu y en el agua:

Creer en Jesucristo y aceptarlo como salvador:

Hechos 16:30-31 “y sacándolos, les dijo: Señores, ¿qué debo hacer para ser salvo? Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa.”

Juan 14:6-7 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto.”

Hechos 4:12 “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos.”

Obedecer sus mandamientos:

Juan 14:21 “El que tiene mis mandamientosy los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.”

Confesar con nuestra boca que Jesús es el señor, que resucitó por tus pecados:

Romanos 10:8-13 “Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación. Pues la Escritura dice: Todo aquel que en él creyere, no será avergonzado. Porque no hay diferencia entre judío y griego, pues el mismo que es Señor de todos, es rico para con todos los que le invocan; porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.”

Efecios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 9 no por obras, para que nadie se gloríe.”

Gracias a que Jesús murió en la cruz, tenemos el regalo de la salvación que nadie, por más obras que haga, se merece, es gracias a su sacrificio en la cruz que podemos ser salvos, las buenas obras son producto de la Salvación, una vez que aceptamos a Jesús en nuestras vidas, entendemos que hay que obedecer los mandamientos, uno de ellos es amar a tu prójimo como a ti mismo y de ahí vienen las buenas obras hacia ellos, pero por obras no se gana la salvación, porque si no entonces ¿Para qué murió Jesús, si por buenas obras nos podemos salvar?

¿Quieres ser salvo el día de hoy?

Haz la siguiente oración en voz alta y desde el fondo de tu corazón:

Dios mío, reconozco que soy un pecador y me arrepiento sinceramente de todos mis pecados. Creo en mi corazón que Jesucristo es el Señor y que es tu Hijo amado. Reconozco que Cristo murió para borrar mis pecados, y que Tú le resucitaste de entre los muertos. Yo abro las puertas de mi corazón y te recibo como mi Señor y mi Salvador, Amén.

¡Felicidades amigo! En los cielos hay fiesta el día de hoy.

2- Debes hablar de lo sucedido

La persona debe hablar de lo que ocurrió, generalmente se hace años después, esto es un gran paso, porque la persona se desahoga y saca todo lo que por años cargó solito con este paso Dios permitirá que muchas personas que lo aman busquen ayudarlo, esto no se debe contar a alguna amistad, compañero, tiene que ser a un verdadero amigo o familiar que sobre todo camine en los pasos de Dios, para que pueda darte consejos y ayudarte con la Palabra de Dios, una vez que se habla con alguien se debe actuar junto con la o las personas necesarias para detener el problema y que la persona no abuse más de ti y luego acudir a la vía judicial. No tengas miedo de dar este paso porque si no se hace, el abuso puede seguir de por vida o incluso la persona abusadora puede agredir a otros, hay que detenerlo.

3- Debes perdonar

Uno de los pasos más difíciles es el perdonar perdonarte a ti mismo primero (tu no tuviste la culpa de nada, aunque el diablo te meta ese pensamiento en tu corazón) y la parte más dura, debes perdonar de corazón a tu agresor,

Marcos 11:25 “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas.”

Marcos 11:26 “Porque si vosotros no perdonáis, tampoco vuestro Padre que está en los cielos os perdonará vuestras ofensas.”

Este es paso más duro en esta situación, tú dirás, esa persona no merece mi perdón, pero lo mismo nos podría decir Dios a nosotros, por eso Él nos manda a perdonar como Él nos perdona a nosotros, para que no exista una raíz de amargura en tu corazón que no te permita seguir y te impida que Dios haga lo que quiere en tu vida, Dios será justo al juzgar a la persona abusadora y cuando tu herida sane, más bien vas a ver que tú le pedirás a Dios que esa persona se arrepienta porque si no, irá a condenación eterna. ¿Estás listo para perdonar?

Haz la siguiente oración en voz alta y desde el fondo de tu corazón:

Dios, el día de hoy perdono a _______________________ por el abuso que cometió contra mí y todo el daño que me causó, en este día corto la raíz de amargura, odio y enojo que hay en mi corazón y cierro cualquier puerta Espiritual que se haya abierto en mi vida a raíz de ese abuso, ten misericordia de esa persona. Señor Dios, también el día de hoy me perdono a mí mismo, y acepto que yo no tuve culpa en lo que pasó. Amén y Amén

Si es necesario llora mi amigo y de nuevo hay fiesta en el cielo por ti, a partir de hoy tu vida será diferente, busca de Dios, escudriña su Palabra y sírvelo.

Bendiciones!

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Apocalipsis 3:10 (RVR 1960)

Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...