— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 182 vistos

Confianza en la providencia de Dios

Por: Daniel Mendoza P.
Confianza en la providencia de Dios
Fecha: Viernes, 12 de mayo del 2017 ID: 201700000417

Síguenos en Facebook

Rom 8:28 Y sabemos que a los que aman a Dios, todas las cosas les ayudan a bien, esto es, a los que conforme a su propósito son llamados.

Estaremos mejor preparados para lo que Dios nos enseña a través de las pruebas si tenemos un entendimiento básico de Su providencia.

Yo creo que es vital que todos los cristianos tengan un conocimiento esencial de la providencia de Dios si quieren estar preparados plenamente para hacerle frente a la adversidad de la vida. La providencia es cómo Él organiza, a través  de medios naturales y procesos, todas las cosas necesarias para lograr Sus propósitos en el  mundo. Es la forma más frecuente en la que Él obra y controla el curso diario de los acontecimientos humanos.

Los otros medios que el Señor utiliza para intervenir en el flujo de la historia son los milagros. Él no realiza los milagros de la misma manera de como los hizo en los días de Cristo, los apóstoles y los profetas. Sin embargo, Dios ha usado continuamente la providencia desde la eternidad pasada para coordinar la infinita variedad de factores necesarios para lograr Su propósito perfecto.

Piénsalo. El vasto alcance y el resultado interminable de la divina providencia en la cual Dios reúne millones de detalles y circunstancias  para lograr Su voluntad cada día, es un milagro mucho mayor que las ocurrencias relativamente sencillas sobrenaturales  únicas que generalmente llamamos milagros. El creer en la providencia de Dios es por lo tanto uno de los ejercicios más grandes de la fe que podemos tener y un importante aporte para nuestra preparación general y tranquilidad cuando encontramos las pruebas y dificultades.

Pablo confió plenamente en la providencia de Dios, sin importar lo fácil o difícil que fuera la vida (Fil 4:11), José el patriarca declaró su confianza en la providencia de esta manera: “Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo” (Gen 50:20) Hasta que lleguemos a una aceptación similar del control providencial de Dios en todo, no comprenderemos realmente las lecciones ricas que quiere enseñarnos a través de las pruebas y no seremos capaces de aplicar la verdad de Romanos 8:28

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Ezequiel 34:2-4 (RVR 1960)

Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia.

Palabras Claves: John MacArthur Devocionales

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...