— ENLACES PATROCINADOS —
Noticia Cristiana

Cristianismo crece en Corea del Norte, después de setentas años de persecución

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Viernes, 14 de octubre del 2016 ID: 201600000231

Síguenos en Facebook



COREA DEL NORTE. – Los cristianos de Corea del Norte han sufrido de 70 años de persecución, pero incluso ante tanta opresión, no han dejado de compartir su fe y de trabajar por el crecimiento del cristianismo en el país comunista.

Desde 1995, el gobierno de Corea del Norte tiene permitido que unos 480 extranjeros trabajen en el país, y 70 de ellos son cristianos, como es el caso de la Bolsa del Samaritano y Visión Mundial.

Estas organizaciones cristianas atienden a 85 de los 145 municipios y 23 de las 27 ciudades en Corea del Norte, lo que significa que una gran parte de la población tiene algún contacto con la obra cristiana, de acuerdo con un artículo de Análisis Global de Lausana.

Incluso algunos funcionarios del gobierno de Corea del Norte están empezando a buscar grupos cristianos con una cierta tolerancia, no sólo debido a los beneficios que estas organizaciones ofrecen, sino también porque son vistos como grupos dirigidos por personas íntegras.

“En uno de mis viajes, un guardia me comentó: ‘Muchas personas que entran en nuestro país quieren aprovecharse de nosotros, pero ustedes [los cristianos] quieren ayudarnos”, contó el autor del artículo.

A diferencia de China, el cristianismo tomó parte en la historia de Corea del Norte y ha sido asociado con factores positivos durante décadas.

Corea abrió por primera vez sus puertas al cristianismo en 1884, cuando el misionero estadounidense Horace Allen, tuvo la oportunidad de ayudar a curar el hermano de la Reina con el uso de un medicamento. Debido a esto, más misioneros fueron invitados al país, lo que llevó a la creación de 293 escuelas y 43 universidades. Desde entonces, unas olas de actividades cristianas tuvieron éxito en la ciudad de Pyongyang.

Por lo tanto, dentro de una perspectiva histórica, los cristianos en Corea del Norte llegaron a ser asociados con la educación y el progreso.

Sin embargo, la persecución de los cristianos en el país se ha tornado intensa desde 1945. El gobierno, con el objetivo de eliminar todos los rastros del cristianismo, ha invertido en una ofensiva masiva contra los cristianos. En la década de 1970, el gobierno anunció incluso que los cristianos ya no existían en el país.

Por 14º año consecutivo, Corea del Norte fue clasificado por la lista anual de Puertas Abiertas como el país donde los cristianos sufren la más intensa persecución religiosa en todo el mundo.

Un informe publicado el mes pasado por la organización Christian Solidarity Worldwide, dijo que hay miles de cristianos que son torturados en muchas formas diferentes en Corea del Norte. El informe señala que en algunos casos los cuelgan en una cruz y luego son quemados o son aplastados por una apisonadora.

“Los presos se ven obligados a realizar largas jornadas de trabajo, como la minería y la explotación forestal. La malnutrición es a menudo debido a la mala alimentación por lo que aumenta la tasa de mortalidad. Los presos viven en condiciones precarias de alojamiento, que no proporcionan una protección adecuada contra los duros inviernos, aún más perjudiciales para ellos. Además, son objeto de un trato brutal, tortura e incluso la muerte a manos de los guardias de la prisión”, dijo el informe.

Sin embargo, a pesar de esto, la presencia del cristianismo en el país continúa fortaleciéndose. Un reto importante ahora para los cristianos en Corea del Norte y la unidad.

“Si estamos operando en las zonas más sensibles o trabajando para mejorar la vida de los norcoreanos en su propio país, es imprescindible que nos unamos como el Cuerpo de Cristo”, dijo.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Proverbios 24:30-34 (RVR 1960)

Pasé junto al campo del hombre perezoso, Y junto a la viña del hombre falto de entendimiento; Y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos, Ortigas habían ya cubierto su faz, Y su cerca de piedra estaba ya destruida. Miré, y lo puse en mi corazón; Lo vi, y tomé consejo. Un poco de sueño, cabeceando otro poco, Poniendo mano sobre mano otro poco para dormir; Así vendrá como caminante tu necesidad, Y tu pobreza como hombre armado.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...