— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 201 vistos

Devocional: La igualdad de Cristo con Dios

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: La igualdad de Cristo con Dios
Fecha: Viernes, 19 de enero del 2018 ID: 201700001557

Síguenos en Facebook

Filip 2:6 el cual siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse.

Cristo es igual con Dios pero voluntariamente cedió sus privilegios divinos por nuestro bien.

En la época que Cristo vivió, aún sus peores enemigos, los líderes religiosos apóstatas, sabían lo que Jesús decía de sí mismo. Juan 5:18 dice: “Por esto los judíos aún más procuraban matarle, porque no sólo quebrantaba el día de reposo, sino que también decía que Dios era su propio Padre, haciéndose igual a Dios” En Filipenses 2:6 Pablo afirma la declaración de Cristo de ser igual con Dios.

La palabra griega traducida “igual” (isos) describe cosas que son exactamente iguales en tamaño, cantidad, calidad, carácter y número. Isomorfo (igual forma) isométrico (iguales medidas) y un triángulo isósceles (un triángulo con dos lados de la misma medida), todos estos son términos que describen la igualdad. Cristo es igual a Dios y Él existe en la forma de Dios. Una representación literal a nuestro idioma del texto griego es: “Él no consideró el ser igual a Dios” (una tremenda afirmación de la deidad de Cristo)

El primer paso en la humillación de Cristo fue que Él no se aferró a su igualdad con Dios. Aunque Él tenía todos los derechos, privilegios y honores de la divinidad, Cristo no se agarró de ellos. La palabra traducida “aferrarse”, originalmente significa “robo” o “una cosa tomada por robo” finalmente vino a significar cualquier cosa agarrada, abrazada, aferrada, apreciada. Pablo quiso decir que aunque Él era y será por siempre Dios, Cristo se rehusó a aferrarse a su posición favorecida con todos sus derechos y honores. Él estuvo dispuesto a renunciar a ellos por un tiempo.

La encarnación expresa la humildad y la naturaleza desinteresada de la Segunda Persona de la Trinidad. Cristo vio hacia abajo a miserables pecadores que lo odiaban y voluntariamente dejó Sus privilegios para darse a Sí mismo por el beneficio de ellos. Sigamos Su ejemplo al ser humildes y vivir desinteresadamente por otros.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Proverbios 24:16 (RVR 1960)

Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; mas los impíos caerán en el mal.

Palabras Claves: John MacArthur ReflexionesLa igualdad de Cristo con DiosCaminando sobre las aguas Divinidad

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...