— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 246 vistos

Devocional: Rechazando al mundo

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Rechazando al mundo
Fecha: Viernes, 23 de febrero del 2018 ID: 201700001689

Síguenos en Facebook

1 Jn 2:15  No améis al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.

Amar al mundo comienza con pensar que Dios no sabe lo que es mejor para ti y está tratando de quitarte algo que mereces. Ese pensamiento pronto florece en la voluntad de hacer caso omiso a las advertencias de Dios y tomar lo que sea que Satanás tiene que ofrecer.

El amor al mundo comenzó en el Jardín del Edén y continúa hasta este día. Génesis 3:6 dice: “Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella” ¿Qué les hizo pensar que el fruto era bueno para comer o capaz de hacerlos sabios? Dios no les dijo eso. De hecho, Él les advirtió que morirían si comían del fruto (Gen 2:17) Pero Eva creyó la mentira de la serpiente y Adán siguió su ejemplo.

Satanás continúa propagando sus mentiras pero no necesitas caer en ellas, si amas a Dios y recuerdas que el mundo se opone a todo lo que Él representa. Éste está espiritualmente muerto, vacío del Espíritu de verdad (Juan 14:17), moralmente profanado y dominado por el orgullo, la avaricia y los malos deseos. Produce malas opiniones, metas egoístas, placeres pecaminosos, influencias desmoralizadas, políticas corruptas, honores vacíos y amor voluble.

No puedes amar al mundo y a Dios al mismo tiempo porque el amor no tiene rivales. Da el primer lugar a su objeto. Si amas a Dios, Él tendrá el primer lugar en tu vida. Si amas al mundo, el amor del Padre no está en ti (1 Juan 2:15)

Gálatas 1:3-5 explica que Jesús se dio a sí mismo por nuestros pecados, que nos libra del presente siglo malo, de acuerdo a la voluntad de nuestro Dios y Padre, a quien sea la gloria por siempre. Cristo murió para librarnos del sistema de maldad de Satanás. ¿Qué mayor motivación podría haber para rechazar al mundo y vivir para la gloria de Dios?

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

1 Samuel 16:7 (RVR 1960)

Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

Palabras Claves: John MacArthur Reflexiones Rechazando al mundo

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...