— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 49 vistos

Devocional: Resolviendo el problema más grande de hombre

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Resolviendo el problema más grande de hombre
Fecha: Sábado, 06 de octubre del 2018 ID: 201700002296

Síguenos en Facebook

Mat 6:12 Perdona nuestras ofensas

El problema más grande del hombre es el pecado. Le produce muerte espiritual, le separa de Dios y de los hombres, le llena de culpa y puede eventualmente condenarle a una muerte eterna. La única solución es el perdón, y la única fuente de perdón es Jesucristo.

Todos los pecados son castigados con la muerte (Rom 6:23) pero Cristo pagó por los pecados del mundo, haciendo posible así el ser perdonados y tener vida eterna a través de la fe en Él (Juan 3:16) ¡Qué realidad tan gloriosa!

Las Escrituras hablan de dos tipos de perdón: el jurídico y el paterno. El perdón jurídico viene de Dios el juez justo quien borró tu pecado y te libertó del castigo y la culpa, ya que Cristo pagó lo que debías en la cruz. En el momento de tu salvación, Él perdonó todos tus pecados, pasados, presentes y futuros y te proclamó justo por la eternidad. Es por eso que nada te puede separar del amor de Cristo (Rom 8:38-39)

El perdón paternal es dado a los creyentes por su Padre amoroso cuando ellos confiesan sus pecados. Ese tipo de perdón es el que habla Jesús en Mateo 6:12

Cuando un hijo desobedece a su padre, la relación entre padre e hijo se ve dañada. El hijo sigue siendo un miembro de la familia y hay un sentido de que ya ha sido perdonado porque está bajo el techo de amor de sus padres. Pero algo de intimidad en su relación se pierde hasta que el hijo busca el perdón.

Esa es la idea de Mateo 6:12 Los pecados que cometes como un creyente no te roban la salvación, pero sí afectan tu relación con Dios. Él te sigue amando y siempre será tu Padre, pero la intimidad y la dulce comunión que una vez conociste se comprometen hasta que buscas la reconciliación al confesar tus pecados.

Como cristiano, has sido perdonado jurídicamente y nunca vendrás a condenación. Pero nunca abuses de esa gracia. Haz de la confesión parte de tus oraciones diarias para que el pecado no dañe tu relación con tu Padre celestial.

Por John MacArthur

ORACIÓN
Padre, gracias te doy por perdonarme, quiero aprender a apartarme de las obras que te desagradan, ayúdame a cambiar, transforma mi mente en Cristo Jesús, amén.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Eclesiastés 3:1 (RVR 1960)

Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora.

Palabras Claves: John MacArthur Reflexiones Resolviendo el problema más grande de hombre

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...