— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 113 vistos

Devocional: Tu servicio sacerdotal

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Tu servicio sacerdotal
Fecha: Lunes, 04 de septiembre del 2017 ID: 201700000961

Síguenos en Facebook



1Pe 2:5  vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

Pedro identificó a los creyentes como sacerdotes santos, pero muchos cristianos no saben realmente lo que significa porque los sacerdotes no son parte de nuestra cultura como tal.

El propósito principal de un sacerdote del Antiguo Testamento era ofrecer sacrificios aceptables a Dios en nombre del pueblo. Los sacerdotes eran escogidos por Dios mismo, limpiados especialmente a través de ceremonias prescritas, vestidos de una manera prescrita y ungidos con aceite simbolizando el Espíritu de Dios sobre de ellos. Se esperaba que ellos obedecieran a Dios, amaran Su Palabra y caminaran con Él.

Los sacerdotes fieles tenían un impacto positivo en los creyentes y en los incrédulos por igual. Malaquías 2:6 dice que muchos hicieron apartar de iniquidad. El verso 7 añade que los labios de un sacerdote deben guardar la sabiduría y que de su boca el pueblo buscará la ley porque es mensajero de Jehová de los ejércitos.

Esas cualidades son paralelas en los cristianos a quienes Dios considera los únicos sacerdotes verdaderos. Tú fuiste escogido por Él desde antes de la fundación del mundo y limpiado por el lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo. Estás vestido de la justicia de Cristo y ungido por el Espíritu Santo. Tu propósito es ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios a través de Jesucristo (1 Ped 2:5)

La Escritura te dice por lo tanto que presentes tu cuerpo como sacrificio vivo, aceptable a Dios, el cual es tu servicio espiritual de adoración (Rom 12:1) Obediencia, amor a la Palabra y comunión con Dios deben caracterizar tu vida, santos y pecadores al igual, deben ver a Cristo en ti y ser afectados por lo que ven.

El sacerdocio de los creyentes es un llamado elevado y santo al cual nadie se adapta aparte del poder y la gracia de Dios. Pero está seguro de que Él, quien te llamó, cumplirá Su buena voluntad en ti. Comprométete a esa meta cada día al tomar de Sus recursos y confiar en Su suficiencia.

Por John MacArthur


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Isaías 65:2 (RVR 1960)

Extendí mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus pensamientos.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...