— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 69 vistos

Devocional: Un sacrificio vivo

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Un sacrificio vivo
Fecha: Martes, 05 de septiembre del 2017 ID: 201700000971

Síguenos en Facebook



1 Pe 2:5  vosotros también, como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo.

En Romanos 12:1 Pablo suplica a los creyentes que presenten sus cuerpos a Dios como sacrificio vivo y santo, lo cual es un acto apropiado y aceptable de adoración. Pero como alguien dijo una vez, el problema con los sacrificios vivos es que tienden a arrastrarse lejos del altar. Eso es porque la vida sacrificial demanda disciplina espiritual y una constante dependencia del Espíritu Santo. Nosotros como cristianos no siempre estamos dispuestos a hacer eso.

Según Pablo, la motivación y la capacidad para sacrificarse se encuentran en las misericordias que hemos experimentado en Cristo. En Romanos 1-11 menciona varias: incluyendo el amor, la gracia, la paz, la fe, el consuelo, el poder, la esperanza, paciencia, bondad, gloria, honor, justicia, perdón, reconciliación, justificación, seguridad, vida eterna, libertad, resurrección, adopción, intercesión y al Espíritu Santo. Porque has recibido todo eso, deberías rendir alegremente cada facultad que tienes para fines sagrados.

“Cuerpo” en Romanos 12:1 también incluye tu mente, el verso 2 dice “No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta” Una mente transformada es la clave para un comportamiento transformado.

Antes de tu salvación no tenías ni el deseo ni la capacidad de hacer tal sacrificio. Pero porque eres una nueva creación en Cristo no debes presentar tus miembros al pecado como instrumentos de iniquidad sino a Dios…como instrumentos de justicia” (Rom 6:13) Una implicación práctica: abstenerse de la inmoralidad sexual. Sabe cómo poseer tu propio cuerpo en santificación y honor (1 Tes 4:3-4)

Eres un sacerdote santo, y tu obra sacerdotal comienza presentándote a ti mismo como vivo y santo sacrificio. ¿Es ese tu deseo? ¿Eres un sacerdote fiel?

Por John MacArthur


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Marcos 9:47-48 (TLA)

»Si lo que ves con tu ojo te hace desobedecer a Dios, mejor sácatelo. Es mejor que entres al reino de Dios con un solo ojo, que tener los dos ojos y ser echado al infierno, donde hay gusanos que nunca mueren, y donde el fuego nunca se apaga.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...