— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 296 vistos

El arrepentimiento de Pedro

Por: Daniel Mendoza P.
El arrepentimiento de Pedro
Fecha: Sábado, 08 de abril del 2017 ID: 201700000250

Síguenos en Facebook

Mat 26:75 Entonces Pedro se acordó de las palabras de Jesús, que le había dicho: Antes que cante el gallo, me negarás tres veces. Y saliendo fuera, lloró amargamente.

Aun cuando un creyente peca grandemente, Dios está ahí para perdonar y restaurar.

La gran negación de Pedro del Señor Jesús fue una gran tragedia. Pero Pedro ya había tomado una serie de pasos hacia la negación antes de pronunciar una sola palabra que repudiara a Cristo. Primero, él se jactó de que nunca caería (Mat 26:33), segundo, Pedro se insubordinó de Jesús y se negó a aceptar la predicción del Señor de su deslealtad (v35) Tercero, no había orado en el Huerto de Getsemaní (v40-41), cuarto, tontamente e innecesariamente usó la espada para defender a Jesús (v51-52) Finalmente, Pedro se comprometió a sí mismo y voluntariamente fue a un lugar (el patio del sumo sacerdote) de peligro espiritual (v69) donde su fe podría ser probada más allá de lo que podría soportar.

Mientras Pedro trató de esperar discretamente en el patio del sumo sacerdote, en tres ocasiones fue confrontado por otros espectadores y fue acusado de ser uno de los seguidores de Jesús. La reacción de Pedro mostró que había perdido todo sentido de la realidad y la conciencia de Dios. Cada acusación fue un poco más incriminatoria y provocó una negación más vehemente por parte de Pedro. Después de la tercera negación, de acuerdo a la profecía del Señor, el resbalón de Pedro se detuvo. Una mirada penetrante de Jesús mismo (Luc 22:61) y el recordar la predicción de Jesús de que le negaría tres veces fue suficiente para llevar a Pedro a la realidad. Como lo explica nuestro verso: “saliendo fuera lloró amargamente”

Las lágrimas de Pedro no solamente fueron lágrimas de remordimiento, indican una verdadera tristeza y un arrepentimiento de su pecado. No fue sino hasta que vio el rostro de Cristo y recordó Sus palabras que Pedro comprendió la gravedad de su pecado y se arrepintió.

Esta es una profunda lección para ti y para mí. El pecado de Pedro en sí no causó que se arrepintiera, su perdón y restauración vinieron sólo cuando se volvió del pecado a Dios. Después de Su resurrección, Jesús afirmó  el amor restaurado de Pedro tres veces (Juan 21:15-17) este regalo de comunión restaurada a través del perdón misericordioso de Dios está disponible para todos los creyentes (1Juan 1:7,9)

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

San Lucas 21:36 (RVR 1960)

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

Palabras Claves: John MacArthur Devocionales

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...