— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Reflexiones 931 vistos

Los pecados sexuales

Por: Daniel Mendoza P.
Los pecados sexuales
Fecha: Lunes, 28 de noviembre del 2016 ID: 201600000366

Síguenos en Facebook

“Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia,” (Gálatas 5:19)

Es un error pensar que cualquier actividad de tipo sexual no tiene ninguna repercusión, es uno de los errores más terribles que un ser humano puede cometer y más si es cristiano,  porque es un error que va a trascender a toda la eternidad.

“¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios? No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los que se echan con varones, ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los maldicientes, ni los estafadores, heredarán el reino de Dios.” (1 Corintios 6:9-10)

Los pecados de índole sexual son los más practicados por los seres humanos, los pecados sexuales son los pecados que más desgracia y dolor han traído a la humanidad, sin embargo son los pecados más comunes en el género humano, pero tristemente también dentro de los cristianos.

Uno de los aportes del cristianismo al mundo pagano fue precisamente la pureza sexual, la pureza sexual que deberían tener y practicar todos aquellos que quieran seguir a Jesús, sabemos que la inmoralidad sexual es una de las razones por la que los grandes imperios se vinieron abajo, y en la actualidad no es diferente, la inmoralidad sexual es un distintivo de la decadencia, de las distintas sociedades de alrededor del mundo.

Las escrituras son muy bastas en cuanto a las advertencias contra los pecados sexuales y en cuanto al adulterio es muy claro el mensaje,

“Honroso sea en todos el matrimonio, y el lecho sin mancilla; pero a los fornicarios y a los adúlteros los juzgará Dios.” (Hebreos 13:4)

El principal pecado que el diablo usa para destruir una familia es la traición conyugal, pero él antes analiza la postura del esposo y la esposa, de uno para con el otro, él estudia tranquilamente cuál es la carnada más certera para atraer sin error a su presa.

Comienza generando peleas y el alejamiento íntimo de los cónyuges, después él crea situaciones en que la convivencia se hace difícil e insoportable, crea una nube de opresión e intriga donde la esposa pierde la admiración por el marido, y este se queda indiferente a sus responsabilidades.

Cuando este escenario está montado, el gran autor de las mentiras, reenvía sus manjares en forma de atractivas mujeres y/o hombres atentos, en realidad estos personajes son ilusorios, lo que los hace interesantes es la carencia, por no tener en el matrimonio lo que el otro debe proporcionar, entonces se inicia el proceso de destrucción de la familia.

Todo es una gran ilusión, todos tenemos problemas, la vida de nadie es perfecta, lo más importante es saber que el diablo, usa las armas que él tiene en sus manos.

Un matrimonio es una decisión muy seria, las personas y mas los hijos de Dios no son desechables, pasatiempos o escape de problemas. Sólo una pequeña brecha basta para que el diablo cause un agujero enorme en tu vida.

Si tu sientes el deseo de traicionar, la culpa no es del diablo, es tuya,  el sólo usó lo que tu le regalaste, ese deseo que ya está dentro de ti…

 “Porque de adentro, del corazón humano, salen los malos pensamientos, la inmoralidad sexual, los robos, los homicidios, los adulterios,” (Marcos 7:21)

La biblia llama al adúltero “falto de entendimiento”ahora, entendimiento significa, razonamiento; alguien que no razona, es semejante a un tonto, pero tal es así la inmoralidad, que tanto hombres como mujeres que cometen este pecado se jactan de cometerlo, y a pesar que parece que es algo muy normal, algo dentro de la persona le dice que esta violentando el pacto de fidelidad.

 “Mas el que comete adulterio es falto de entendimiento;Corrompe su alma el que tal hace. Heridas y vergüenza hallará,Y su afrenta nunca será borrada.” (proverbios 6:32-33)

Jesús promete cambiar el corazón perverso, por un corazón puro, sensible; que sienta y que razone espiritualmente; un corazón inclinado hacia Dios y no a la vida pecaminosa, que es lo que la biblia menciona como nacer de nuevo. Jesús va directo al corazón.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Proverbios 18:1 (RVR 1960)

Su deseo busca el que se desvía, y se entremete en todo negocio.

Palabras Claves: Adulterio Fornicación Pecados sexuales Inmoralidad sexual

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...