— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Noticia Cristiana 89 vistos

Misionero preso predica el Evangelio y criminales se convierten

Por: Daniel Mendoza P.
Misionero preso predica el Evangelio y criminales se convierten
Fecha: Miércoles, 11 de abril del 2018 ID: 201700001872

Síguenos en Facebook

SUDÁN, ÁFRICA.- El misionero Checa Petr Jasek enfrentó la tortura frecuentes durante 14 meses de prisión en Sudán, al norte de África. Sin embargo, tuvo la oportunidad de llevar a sus compañeros de celda y guardias a Cristo.

Jasek estaba en un viaje de misión en Sudán, cuando fue acusado de espionaje y traición por el gobierno en diciembre de 2015. Él tenía la intención de estar en el país durante sólo cuatro días, pero fue encarcelado durante 445 días hasta que fue liberado en febrero de 2017.

Durante ese tiempo, Jasek fue colocado en cinco prisiones diferentes.

En los dos primeros meses de prisión, compartió la celda con miembros del Estado Islámico (EI). “Ellos descubrieron que yo era cristiano y empezaron a provocarme. Me convertí en un esclavo de ellos. “Yo lavaba su ropa, los platos y limpiaba el baño con mis propias manos”, dijo durante una conferencia de la organización Voice of the Martyrs.

Los extremistas pasaron a torturar al misionero dentro de la celda. “Ellos decidieron hacer ‘ahogamiento simulado’ conmigo. Es un tipo de tortura donde una persona se acuesta de espaldas, tiene la boca cubierta y el agua es derramada, dando la sensación de que usted se está ahogando”, relata.

Después de ser torturado, Jasek fue consolado por Dios. “Yo estaba de rodillas y el Señor me recordó que Él también fue ridiculizado, escupido y golpeado. El Señor me dio fuerzas para pasar por todo esto con una paz sobrenatural”, afirma.

En la celda con los extremistas, Jasek no tenía acceso a su Biblia. Como su estado de salud se estaba agravando, apenas podía recordar los pasajes bíblicos. “Yo pedía al Señor que mantuviera mi lucidez y para no perder la cabeza con la situación”, dijo Jasek. “El Espíritu Santo me siguió recordando algunos de los versículos que yo había memorizado. Eso fue suficiente para darme fuerza todos los días para orar “.

Jasek fue liberado de las torturas con la ayuda de un guardia que no temía a los terroristas, pues la gran mayoría de los oficiales tenían miedo de recibir represalias del EI. El misionero reconoce que fue usado por Dios para sacarlo de la celda.

“Más tarde, le dije al guardia que él salvó mi vida y nos hicimos amigos íntimos. Yo di mi e-mail y empecé a compartir el Evangelio con él. Él era muy impetuoso. “Yo le dije que si fuera a Europa, él podría quedarse en mi casa y nosotros lo cuidaríamos”.

Evangelio en la cárcel

Jasek acabó siendo trasladado a otra cárcel donde las condiciones eran aún peores. “Fuimos exprimidos en una celda pequeña que a veces tenía 40 personas. Esa era la situación y yo conseguí llevar a 40 refugiados eritreos a Cristo”, él celebra. “Fue como una nueva revelación para mí. Comencé a ser valiente y compartí el Evangelio abiertamente con otros compañeros de prisión.

A causa de eso, Jasek fue colocado en un confinamiento solitario. En ese período, recibió una Biblia de funcionarios consulares checos. “Yo no tenía nada más que hacer más allá que leer la Biblia. Yo sólo no leía el día entero porque sólo podía leer cuando había luz, que era de las 8 de la mañana a las 4:30 de la tarde. Yo estaba con mucha hambre de la Palabra. Leí Génesis a Apocalipsis dentro de tres semanas”.

Jasek acabó siendo trasladado a una prisión mayor, que albergaba a más de 100 personas en una sola celda. En esta cárcel, los guardias permitieron que él y dos pastores sudaneses que estaban presos realizasen cultos en la capilla. “Yo predicaba una vez por semana, a veces dos veces por semana”, cuenta. “Por supuesto, ellos nos estaban monitoreando y relatando lo que estábamos enseñando”.

Muchos hombres que compartieron la celda con Jasek fueron transformados. “Ellos eran verdaderos criminales – asesinos, violadores, ladrones, traficantes de drogas. Ellos respondieron a nuestra enseñanza. Fue maravilloso ver la transformación de aquellos que entregaron sus vidas a Cristo”, observa.

Lección de vida

Gracias a las negociaciones entre el gobierno sudanés y las autoridades de Checoslovaquia, Jasek fue liberado en febrero de 2017. “Cuando pensamos en todas las dificultades y vemos lo que el Señor ha hecho a través de nosotros, percibimos que los caminos del Señor son mejores que los nuestros”.

Jasek afirma que quien entrega su vida a Cristo, debe estar preparado para todo. “Sabemos por las palabras del apóstol Pablo que todo aquel que quiera vivir una vida piadosa en Cristo Jesús será perseguido”, dijo el misionero. “Yo fui amenazado de ser condenado y ejecutado. Más tarde, prisión perpetua. Entonces, dije al Señor: Mi vida no me pertenece más. Pertenece al Señor”.

[ Fuente: Christian Post ]

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

1 Timoteo 6:10 (RVR 1960)

porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.

Palabras Claves: Testimonio Misionero preso predica el EvangelioSudan Africa

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...