— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 213 vistos

Nuestros hijos, el blanco de Satanás

Por: Daniel Mendoza P.
Nuestros hijos, el blanco de Satanás
Fecha: Lunes, 22 de mayo del 2017 ID: 201700000464

Síguenos en Facebook



Deut 6:6-7  Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes.

Niños cristianos y adolescentes que asisten a nuestras escuelas, atienden a nuestras iglesias y viven en nuestros hogares, son blancos de la estrategia de Satanás. Muchos jóvenes cristianos escuchan voces como si su subconsciente les hablara. Satanás busca destruir nuestras familias e iglesias seduciendo a nuestros hijos lejos de los padres y de Dios (1 Tim 4:1)

¿Cada pensamiento maligno en nuestra mente es la voz de Satanás o de un demonio? NO, la carne (esa parte de nuestro cerebro que nos incita a operar independientes de Dios y a centrar nuestros intereses en nosotros mismos) también introduce malos pensamientos y sugiere maldades. Además, lo que recibimos de películas, música, libros, TV, etc. también introduce ideas malas en nuestras mentes. Al crecer en Cristo, aprendemos a decir no a las obras de la carne y a andar en el Espíritu.

Pero el mundo y la carne no son los únicos culpables, aunque tendemos a culparles sólo a ellos. El diablo y las fuerzas espirituales de maldad (Efe 6:12) están trabajando astutamente introduciendo sugerencias malvadas como pensamientos o voces internas. Así como aprendemos a lidiar con influencias mundanas y de la carne, debemos aprender a distinguir la influencia personal sutil de Satanás y resistirle y debemos enseñarles a nuestros hijos a hacer lo mismo. Ya sea que los malos pensamientos que tienen nuestros hijos vengan del mundo, la carne o el diablo, necesitas ayudarles a llevar cada pensamiento cautivo a la obediencia de Cristo (2 Cor 10:5)

Nuestros hijos no dicen mucho de la seducción de Satanás en sus vidas porque la mayoría de ellos no conocen que ese es su objetivo. Satanás es el gran engañador. Él no entra a sus vidas con una banda de música. Él astutamente se escurre en las oportunidades que ellos y nosotros le damos. Y como los niños no han sido enseñados lo que la Biblia dice de las estrategias de Satanás, ellos se culpan a sí mismos y su sentido de culpa y temor al castigo contribuyen a su silencio.

Por Neil Anderson

ORACIÓN

Padre Dios, levanta un estandarte de verdad para derrotar al enemigo en las vidas de mis hijos y ayúdame a enseñarles a resistir al enemigo ellos mismos, en el nombre de Jesús, amén.

— ENLACES PATROCINADOS — Ingrese a nuestro fanspage: YavieneCristo21

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Apocalipsis 21:4 (RVR 1960)

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...