— ENLACES PATROCINADOS —
Reflexiones 78 vistos

Sé pronto para oír

Por: Daniel Mendoza P.
Sé pronto para oír
Fecha: Jueves, 15 de junio del 2017 ID: 201700000611

Síguenos en Facebook



Stg 1:19  Por esto, mis amados hermanos, todo hombre sea pronto para oír…

Se ha dicho que, o la Palabra de Dios te aleja del pecado o el pecado te aleja de la Palabra de Dios. Aparentemente algunos de los lectores de Santiago estaban permitiendo que el pecado les impidiera recibir la Palabra como debieran. Dios les estaba permitiendo experimentar diversas pruebas para que su gozo y su resistencia espiritual aumentaran, pero carecían de sabiduría y caían en tentación y pecado, Santiago les llamó de nuevo a la Palabra y a una perspectiva divina en sus circunstancias.

Santiago 1:19 comienza con la frase: “por esto” lo que nos remite al verso 18. Ellos habían experimentado el poder de la Palabra en la salvación, ahora Santiago quería que le permitieran santificarlos. Para que ello ocurriera, debían ser prontos para escuchar, tardos para hablar y tardos para la ira (v19)

Ser pronto para oír significa que no haces caso omiso o peleas en contra de la Palabra de Dios. En su lugar, cuando las pruebas o las decisiones difíciles se presentan en tu camino, le pides a Dios sabiduría y recibes el consejo de Su Palabra con una voluntad para obedecerla. No eres como los discípulos camino a Emaús, a quienes Jesús describe como insensatos y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho (Luc 24:25)

Tú debes ser pronto para oír la Palabra porque provee alimento para tu vida espiritual y es tu arma en contra de todos los adversarios espirituales. Es el medio por el cual tú eres fortalecido y preparado para toda buena obra (2 Tim 3:16-17) Te libera de las pruebas y tentaciones y te engancha en una comunión con el Dios vivo. La Palabra siempre debe ser tu mejor amiga.

Sé pronto para oír, persigue cada oportunidad para aprender la verdad de Dios. Deja que el testimonio del salmista sea tuyo: “¡Oh, cuánto amo yo tu ley!  Todo el día es ella mi meditación…  De todo mal camino contuve mis pies, Para guardar tu palabra… ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras!”  (Salmo 119:97, 101, 103)

Por John MacArthur


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Proverbios 4:18 (RVR 1960)

Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...