— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 199 vistos

Ser llenos de misericordia

Por: Daniel Mendoza P.
Ser llenos de misericordia
Fecha: Sábado, 08 de abril del 2017 ID: 201700000247

Síguenos en Facebook

Mat 5:7 Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Al igual que las otras bienaventuranzas Mateo 5:7 contiene un mensaje doble: para entrar al Reino de los cielos debes buscar la misericordia. Una vez ahí, debes mostrar misericordia a otros.

La idea de mostrar misericordia probablemente sorprendió a la audiencia de Cristo porque tanto los judíos como los romanos tendían a no ser misericordiosos. Los romanos exaltaban la justicia, el valor, la disciplina y el poder. Para ellos la misericordia era una señal de debilidad. Por ejemplo, si un padre romano quería que su hijo recién nacido viviera, simplemente ponía su pulgar hacia arriba, si él quería que muriera, ponía su pulgar hacia abajo.

Jesús repetidamente reprendió a los líderes judíos religiosos por sus actitudes egoístas, moralistas y condenatorias. Eran intolerantes con cualquiera que fallara a vivir por sus tradiciones. Incluso negaban ayuda financiera a sus propios padres necesitados (Mat 15:3-9)

Como la gente en el tiempo de Jesús, mucha gente hoy en día carece de misericordia. Algunos son abiertamente crueles y groseros, pero la mayoría están consumidos con sus propias búsquedas de satisfacción que simplemente descuidan a otros.

Los cristianos, por otro lado, deberían caracterizarse por la misericordia. De hecho Santiago usó la misericordia para ilustrar la fe verdadera: “Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras? ¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma” (Santiago 2:14-17) También dijo: “Pero la sabiduría que es de lo alto es primeramente pura, después pacífica, amable, benigna, llena de misericordia y de buenos frutos, sin incertidumbre ni hipocresía” (3:17)

Como alguien que ha recibido la misericordia de Dios, deja que la misericordia sea el sello de tu vida.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

2 Tesalonicenses 2:3-4 (RVR 1960)

Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición, el cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.

Palabras Claves: John MacArthur Devocionales

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...