— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 323 vistos

Siguiendo el ejemplo de Cristo

Por: Daniel Mendoza P.
Siguiendo el ejemplo de Cristo
Fecha: Sábado, 08 de abril del 2017 ID: 201700000248

Síguenos en Facebook



Salmo 103:11 Porque como la altura de los cielos sobre la tierra, engrandeció su misericordia sobre los que le temen.

La misericordia no es un atributo. Es  un regalo de Dios a aquellos que le buscan. La forma del verbo “misericordioso” aparece muchas veces en la Escritura y significa tener misericordia, ayudar al afligido, ayudar a los desdichados o rescatar a los miserables. En general se refiere a cualquier cosa que puedas hacer para beneficiar a otro que está en necesidad. La forma sustantiva es usada solamente dos veces, aquí en Mateo 5:7 y en Hebreos 2:17 dice que Cristo tuvo que hacerse como sus hermanos en todas las cosas para venir a ser misericordioso y fiel sumo sacerdote. Cristo mismo es la fuente y la muestra de misericordia.

Cristo modeló la misericordia a través de Su ministerio en la tierra. Él sanó a los enfermos y habilitó a lisiados para caminar, dio vista a los ciegos, oído a los sordos y habla a los mudos. Su amor redentor abrazó a pecadores de todo tipo. Él lloró con aquellos en tristeza y consoló a los solitarios. Abrazó a los niños pequeños al igual que a los ancianos. ¡Su misericordia era compasión en acción!

A pesar de Su abundante misericordia, Jesús no recibió misericordia de Sus enemigos. Ellos lo odiaron sin causa, lo acusaron falsamente, lo golpearon, lo clavaron en una cruz, le escupieron y lo maldijeron. Aún ahí, Él buscó misericordia para ellos orando “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen” (Luc 23:34)

Algunos han parafraseado Mat 5:7 para decir que si muestras misericordia a otros, ellos mostrarán misericordia hacia ti. Quizá eso pueda suceder en incidentes aislados, pero en este mundo hastiado, eso no suele suceder, como la vida de Jesús lo demostró claramente. Muchos cristianos han incurrido en calumnias, reprimendas, demandas e incluso la muerte por sus nobles esfuerzos. Jesús no garantizó un trato misericordioso de los demás. Su énfasis fue que Dios muestra misericordia a aquellos que muestran misericordia a otros.

Nunca seas renuente a mostrar misericordia a otros, aun cuando ellos te malentiendan o maltraten. Dios usará tu misericordia para Su gloria y te recompensará de acuerdo a ello.

Por John MacArthur


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Colosenses 2:16-17 (RVR 1960)

Por tanto, nadie os juzgue en comida o en bebida, o en cuanto a días de fiesta, luna nueva o días de reposo, todo lo cual es sombra de lo que ha de venir; pero el cuerpo es de Cristo.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...