— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 169 vistos

Devocional: Corre a Papá

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Corre a Papá
Fecha: Viernes, 06 de abril del 2018 ID: 201700001861

Síguenos en Facebook

Hch 16: 25-34 Donde Pablo y Silas fueron golpeados y puestos en la cárcel de Filipos, ofrecieron a Dios alabanza y oración, Él los liberta con un terremoto y el carcelero y su casa se convirtieron en creyentes.

Algunas formas de adoración sueltan una fragancia dulce para Dios cuando son ofrecidas en medio de la adversidad.

En algunas iglesias modernas se enseña a los creyentes que pueden esperar un camino fácil en la vida si solamente tienen fe. Eso es bueno y aún necesario para los verdaderos creyentes el creer y tener fe en Dios. Pero el Cristo de la Biblia nunca dijo “la vida debe ser un placer”.

Los cristianos, (buenos cristianos) a veces están en bancarrota, los cristianos pueden tener cáncer, pueden perder sus empleos. Las pruebas y adversidades son reales aún para los creyentes y quizá especialmente para los creyentes. Nos tocan a cada uno de nosotros y duele (y esto no tiene nada que ver con nuestro nivel de fe).

Así que ¿cómo manejas la adversidad en tu vida? Te quejas y dices “¿por qué yo?”, cuestionas a Dios diciéndole “¿por qué dejas que esto me pase?” o ¿has aprendido a ver los problemas como oportunidades para crecer y acercarte más a tu Padre celestial?

Los niños que se caen y raspan corren a mama o papá para ser consolados, de alguna manera las palabras y besos de mamá o papá, los hacen sentir mejor. El dolor ofrece una oportunidad de intercambiar amor y reforzar los lazos de amor incondicional entre los padres y los hijos.

De la misma manera, los problemas y los tiempos difíciles deberían impulsarnos a los brazos de nuestro Padre.  En lugar de correr de Él, debemos correr hacia Él y buscar consuelo, fortaleza y dirección en su presencia. Nuestra fe está en Él, en Su amor y en Su Palabra, no en la falsa expectativa de que todos los problemas y adversidades se irán de nuestra vida.

Jesús dijo “el siervo no es mayor que su Señor”, “si ellos me persiguieron a Mí, también los perseguirán a ustedes”... también nos dio una gran promesa, “En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo”. Estás de misión en territorio enemigo, y los problemas y adversidades son parte de vivir en un mundo caído. Como Dios camina contigo en medio de los problemas, los problemas sirven como fuegos purificadores que queman tus impurezas y te fortalecen para el servicio (si abrazas el proceso de crecimiento). Tus problemas pueden hacerte más fuerte o pueden quebrarte, todo depende de tu actitud.

Pablo y Silas fueron echados en una cárcel en Filipos con sus pies amarrados, sus espaldas amoratadas y ensangrentadas por las golpizas. Ellos podían haber estado quejándose de dolor pero en medio de la noche estaban muy ocupados orando y cantando himnos a Dios. Ellos transformaron el dolor en adoración y sus moretones en cantos de gozo.

La adoración de júbilo en medio de la adversidad se convirtió en un aroma dulce ante Dios. La presencia del Padre llegó con tal fuerza que la tierra tembló y trajo liberación a Sus adoradores. La fragancia dulce de su adoración afectó las vidas del carcelero y su familia los cuales cambiaron para siempre.

Los atletas saben que para fortalecer sus músculos deben estirarlos y forzarlos en el ejercicio para que el tejido del músculo se vuelva más fuerte. Este principio de “no pain, no gain” “sin dolor no hay resultado” también se aplica a la vida cristiana. No podemos crecer sin dolor y sin resistencia.

Dios usa las adversidades de nuestra vida para acercarnos más a Él y para desarrollar madurez en nosotros para que podamos pasar a cosas más grandes. Cuando adoras voluntariamente a Dios en medio de los problemas, se vuelve una fragancia dulce para Dios que lo atrae hacia ti.

Es fácil adorar a Dios cuando todo va bien, ¿has aprendido a adorarlo en medio de tiempos difíciles también? Tus problemas y adversidades se vuelven oportunidades para adorar a Dios, y para experimentar el crecimiento. Cuando la vida duele, no escapes, ¡corre a Papá!

Por Tommy Tenney

ORACION
Padre, a veces la vida duele, mi primer impulso es dar la espalda y escapar, pero sé que me amas. Los momentos tristes y difíciles en mi vida deben acercarme más a Tu lado y hacerme más como Tú, enséñame a adorarte en todo tiempo, aún en los tiempos difíciles. Deja que mi adoración sea una dulce fragancia que llegue hasta Tu trono.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Isaías 65:2 (RVR 1960)

Extendí mis manos todo el día a pueblo rebelde, el cual anda por camino no bueno, en pos de sus pensamientos.

Palabras Claves: Tommy Tenney Reflexiones Corre a Papá

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...