— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 110 vistos

Devocional: Cuando tú eres el ofensor [Parte 1]

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Cuando tú eres el ofensor [Parte 1]
Fecha: Miércoles, 19 de septiembre del 2018 ID: 201700002248

Síguenos en Facebook

Mat 5:23-24   Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.

La escena es clara. Una persona en el día de Jesús viene a adorar, en ese momento, de acuerdo con la ley y la costumbre judía, los fieles traían animales para el sacrificio con ellos. El sacrificio sería muerto delante de Dios proveyendo así la limpieza del pecado y un camino abierto a la oración.

Hoy, sería simplemente un cristiano que viene ante Dios en oración. De cualquier manera, el adorador de pronto es embargado con un pensamiento, con un dolor de que ha ofendido a otra persona. En las palabras de Jesús tú “recuerdas que tu hermano tiene algo en contra tuya”

¿Qué haces? ¡Detente! No ignores eso. No te pongas solamente a orar, aunque esa sea tu primera reacción. Dios quiere que seamos sensibles a su instrucción.

En el verso 24 se nos instruye a hacer cuatro cosas:

1)   Detente “deja tu ofrenda ahí”

2)  Ve “anda”

3)  Reconcíliate “reconcíliate con tu hermano primero”

4)  Vuelve “entonces ven y presenta tu ofrenda”

El término clave es “reconcíliate” el cual viene de un verbo griego que significa que se nos manda ir por un proceso que resultará en un cambio. Claramente, el ofensor debe iniciar la acción.

Necesitamos ir (personalmente si es posible, si no, por lo menos por teléfono, carta o correo electrónico) y confesar nuestro error y nuestro pesar por la ofensa buscando perdón del que herimos. Entonces somos libres de regresar a Dios en adoración y oración.

“Pero ¿qué hago si no me perdonan?” ¡Buena pregunta!

Lo veremos en el devocional de mañana.

Por Charles Swindoll

ORACIÓN
Padre, quiero pedirte que me llenes de tu Espíritu Santo y me guíes en todo, si he ofendido a alguien quiero reconciliarme con esa persona y estar con un corazón sincero delante de ti, en el nombre de Jesús, amén.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Colosenses 3:13 (RVR 1960)

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.

Palabras Claves: Cuando tú eres el ofensor Reflexiones Charles Swindoll

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...