— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 151 vistos

Devocional: En Cristo

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: En Cristo
Fecha: Sábado, 15 de septiembre del 2018 ID: 201700002239

Síguenos en Facebook

Juan 3:3…De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el reino de Dios.

Estar en Cristo, y todo lo que te lleva a la madurez cristiana y la libertad es el tema abrumador del Nuevo Testamento. Por ejemplo, simplemente en los seis capítulos del libro de Efesios hay 40 referencias de estar en Cristo y tener a Cristo en ti. Por cada referencia de tener a Cristo en ti hay 10 de estar nosotros en Cristo. Estar en Cristo es el elemento más crítico de nuestra identidad.

Pero nosotros no nacimos en Cristo. Nacimos en pecado, gracias al primer Adán. ¿Cuál es el plan de Dios para transformarnos de estar en Adán a estar en Cristo? Debemos nacer de nuevo (Juan 3:3) El nacimiento físico solo nos da vida física. La vida espiritual, la vida eterna que promete Cristo a aquellos que vienen a Él solo se obtiene a través del nacimiento espiritual (Juan 3:36)

¿Qué significa estar vivo espiritualmente en Cristo? En el momento en que naciste de nuevo, tu alma se unió con Dios en la misma forma que Adán estaba unido con Dios antes de su caída. Tu unión espiritual con Dios es completa y eterna porque es provista por Cristo, el último Adán. Mientras Cristo permanezca vivo espiritualmente, tú permanecerás vivo espiritualmente y eso es por la eternidad.

Contrario a lo que muchos cristianos creen, la vida eterna no es algo que obtienes cuando mueres. Estás vivo espiritualmente en Cristo ahora mismo. Así es como pudiste estar en unión con Dios, al nacer de nuevo espiritualmente. No estarás más vivo espiritualmente de lo que estás ahora. Lo único que va a cambiar cuando mueras físicamente es que cambiarás tu cuerpo terrenal por uno nuevo. Pero tu vida espiritual en Cristo, la cual comenzó cuando confiaste en Él, solo va a continuar.

La salvación no es una añadidura futura; es una transformación presente. Y esa transformación ocurre en el nacimiento espiritual, no en la muerte espiritual. La Palabra de Dios promete, “el que tiene al Hijo, tiene la vida, el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida” (1 Juan 5:12) La vida eterna es algo que posees ahora porque estás en Cristo. Créelo. Regocíjate en ello.

Por Neil Anderson

ORACIÓN
Señor, gracias porque mi salvación eterna es una realidad presente. Me regocijo en esta maravillosa garantía y seguridad.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Apocalipsis 21:4 (RVR 1960)

Enjugará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor; porque las primeras cosas pasaron.

Palabras Claves: Neil AndersonEn CristoReflexiones

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...