Devocionales 59 vistos

Devocional: Esperanza de gloria

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Esperanza de gloria
Fecha: Miércoles, 27 de febrero del 2019 ID: 201700002610

Síguenos en Facebook

Rom 5:2-5 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios. Y no sólo esto, sino que también nos gloriamos en las tribulaciones, sabiendo que la tribulación produce paciencia; y la paciencia, prueba; y la prueba, esperanza; y la esperanza no avergüenza.

Dios promete a todos los creyentes que un día ellos recibirán la gloria de Cristo.

La seguridad que cada creyente desea en su salvación se basa en el mismo hecho de que Dios es el autor de la salvación, cada aspecto de ella es exclusivamente Su obra, y por lo tanto no puede perderse. La pieza final de la obra grandiosa de Dios es la glorificación final de cada cristiano, “porque a los que antes conoció, también los predestinó para que fuesen hechos conformes a la imagen de su Hijo, para que él sea el primogénito entre muchos hermanos. Y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también justificó; y a los que justificó, a éstos también glorificó” (Rom 8:29-30)

El tercer eslabón en la cadena que eternamente une a los creyentes a Cristo completa los tres aspectos de la salvación. Pablo ya había establecido que la salvación está anclada en el pasado porque Cristo hizo la paz con Dios. Está anclada en el presente porque Cristo continuamente intercede por cada creyente y establece nuestra firmeza en la gracia. Aquí Pablo declara que la salvación también está anclada en el futuro porque Dios promete a Sus hijos que un día ellos serán vestidos con la gloria de Su Hijo.

La palabra griega para “gloriamos” en Rom 5:2 se refiere a júbilo y regocijo. Cada creyente debe regocijarse en el futuro en lugar de temerle, porque Jesucristo aseguró la esperanza de que su destino final es compartir la misma gloria de Dios.

Cristo es la garantía de nuestra esperanza porque Él mismo es nuestra esperanza. (1 Tim 1:1) También tenemos otra razón para regocijarnos en la esperanza de gloria: nuestras tribulaciones contribuyen a nuestra bendición presente y gloria final. Pablo declara en Rom 5:3-5 que nuestras aflicciones por causa de Cristo producen mayores niveles de madurez en el manejo de las tribulaciones de la vida.

Conforme tú continúes persiguiendo la santidad, serás más perseguido y atribulado, pero mayor será tu esperanza al ver a Dios cómo te sustenta a través de su gracia todopoderosa.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

1 Timoteo 4:16 (RVR 1960)

Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren.

Palabras Claves: John MacArthurReflexionesEsperanza de gloria

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...