— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Noticia Cristiana 41 vistos

Más de 400 indios se convierten al escuchar el Evangelio

Por: Daniel Mendoza P.
Más de 400 indios se convierten al escuchar el Evangelio
Fecha: Sábado, 20 de octubre del 2018 ID: 201700002334

Síguenos en Facebook

AMAZONIA, BRASIL. – Indígenas de la tribu Yanomami, una de las más grandes del Amazonas, escuchó el Evangelio por primera vez de una manera inusual. La historia fue relatada por el misionero norteamericano Larry Buckman, de la organización Renew Outreach.

En septiembre de 2012, cinco jóvenes de la tribu fueron enviados por sus líderes para encontrar a alguien en la selva amazónica que pudiera hablar sobre el hijo de Dios.

“¿Por qué decidieron caminar diez días hacia el norte para encontrar a alguien? Ellos no tenían cómo saber que había alguien allí. Por supuesto que el Espíritu Santo los estaba guiando a ellos“, contó Larry.

De acuerdo con la misión, la comunidad Hakoma, perteneciente a la tribu Yanomami, fue una de las más violentos de la totalidad de Amazonia. Aunque había algunos cristianos Yanomami, el área de Hakoma no había sido alcanzada. El Evangelio fue presentado a ellos por primera vez 55 años antes, a través de los misioneros Bob y Steve.

En los años 1960, cuando Bob y Steve visitaron Hakoma por primera vez, relataron que casi todas las personas estaban drogadas, tenían moco saliendo de sus narices y vomitaban.

“Por la noche ellos eran poseídos por demonios, golpeaban a sus esposas y abrían sus cabezas con porches”, relató Bob a Larry. “Ellos casi nos mataron”.

Después de la jornada de diez días, los cinco indígenas llegaron al río Palimiú y entraron en una villa donde dos cristianos brasileños, Pablo y Betania, vivían hace 14 años, aprendiendo la lengua y traduciendo el Nuevo Testamento.

En la ocasión, estaba sucediendo una celebración de bautismos en la iglesia y sin querer los indígenas acabaron entrando en la fila. Los cristianos pronto percibieron que ellos formaban parte de la tribu violenta y se asustaron. Sin embargo, Pablo actuó con osadía.

“No les pregunté si querían a Jesús; yo los bauticé cinco junto con los demás”, contó Pablo. Él y Betania invitaron a los indígenas a su casa y pasar las próximas cinco horas hablando.

Los hombres explicaron la razón por la cual viajaron a tal distancia. “Estamos cansados ??de vivir de la manera que siempre vivimos”, dijeron a Pablo y Betania. “Estamos matando a las personas y drogándonos. Queremos vivir una vida diferente. Alguien nos contó sobre el Hijo de Dios. ¿Sabes quién es?”

Pablo les habló sobre el Dios, Jesús y el Espíritu Santo. “Vimos sus ojos brillar de admiración sobre todo lo que dijimos”, dijo Pablo, que continuó enseñando el Evangelio a ellos por varios días.

Enfrentando riesgos

Cuando estaban a punto de regresar a su aldea, los hombres imploraron a los misioneros brasileños para que le contase a su tribu sobre Jesús. A principios de 2013, los dos comenzaron a planear una expedición para ir a la comunidad de Hakoma.

“Fue un tiempo de mucha oración buscando la dirección de Dios”, observó Pablo. Algunos meses después, recibieron noticias de que los miembros de la misma tribu exterminaron a una aldea enemiga y mataron a unos 46 garimpeiros en la región.

“Dieciocho días después de esa masacre, el 9 de noviembre de 2013, estábamos en un pequeño avión yendo en busca de ese pueblo”, contó Pablo. “Muchos nos dijeron que fuéramos, diciendo ‘eso es suicidio’, ‘ellos son muy peligrosos’.

El grupo incluyó a Pablo, Betania y otros tres cristianos Yanomami que hablaban diferentes idiomas. “No sabíamos con certeza lo que nos esperaba; estábamos con mucho miedo, pero confiamos en el cuidado de Dios “.

Cuando percibieron que estaban en el mismo lugar en que los mineros habían sido muertos semanas antes, ellos buscaron a Dios en oración.

“Cuando levantamos nuestras cabezas, vimos una escena increíble. “Estábamos rodeados por hombres, mujeres y niños armados con arcos y flechas, zarabatanas y dardos envenenados, pero también rifles, cartuchos, relojes, tablets, celulares y ropa de los mineros que mataron 18 días antes”, relató.

Pablo tomó una foto rápida con su cámara, pero se olvidó de apagar el flash. La multitud interpretó el flash como una señal hostil y comenzaron a caminar hacia los misioneros con sus armas. “Ellos miraron. “Creo que nuestra hora había llegado”, dijo Pablo.

Entonces una voz solitaria gritó de entre la multitud. “¡Deténganse! No los golpeen. Ellos son aquellos que dijeron que existe un Creador”. La alerta vino de los cinco indígenas que Pablo había bautizado un año antes. “Vimos en sus ojos la alegría con nuestra llegada”, observó Pablo.

Poder del Evangelio

Los cinco llevaron a los misioneros a hablar ante una multitud que estaba esperando por ellos. En la tarde del 9 de noviembre de 2013, los misioneros compartieron la Palabra de Dios con los Yanomamis.

“Noche tras noche, la gente se estaba arrepintiendo. Las reuniones a veces iban hasta las 5:00 de la mañana. Eso sucedió día y noche. Yo respondí a tantas preguntas y al final tuvimos otro bautismo. Más de 400 indígenas llegaron a Cristo”, celebró Pablo.

Pablo y los otros líderes fueron a un río cercano y bautizaron a 162 nuevos cristianos y luego ministraron la Santa Cena, usando “el beso de la mandioca y el jugo de açaí”.

En noviembre, el equipo comenzó a discutir la idea de plantar una iglesia. Ellos tenían muchos convertidos recién bautizados, pero pocos líderes maduros para orientarlos. “Necesitábamos hacer algo, entonces elegimos a los cinco indígenas que yo había bautizado en 2012 como líderes en la fe”, dijo Pablo.

Fruto de las semillas

En 2014, el equipo regresó a la aldea, llevando biblias de audio y un pequeño proyector con la película “Jesús” en la lengua Chamatari, que fue exhibida para 18 aldeas en diez días.

Tres años después, la película llegó a alcanzar a 4.600 personas en 21 aldeas remotas. “Ellos relatan que ahora hay cristianos en todas las regiones, en lugares donde no podemos ir”, observó Betania. “Los indígenas están haciendo lo que no podemos. Estamos viviendo un verdadero avivamiento en el corazón de la selva”.

El primer misionero que estuvo entre en la comunidad de Hakoma, Bob, está impresionado con lo que vio. Él y Steve fueron invitados a ministrar la Santa Cena a los nuevos cristianos, 55 años después de haber plantado las semillas del Evangelio.

“Estos chicos sacrificaron todo y merecían verlo en sus vidas. Es increíble ver cómo Dios ha transformado a esa tribu y, de alguna manera, está protegiendo a aquellos queridos hombres que se desplazan para llevar el Evangelio “, afirmó Larry Buckman. “Son 200 aldeas Yanomami que conocemos. Ellos planean llevar el Evangelio a cada una de esas 200?.

[ Fuente: God Reports]

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Habacuc 2:14 (RVR 1960)

Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria de Jehová, como las aguas cubren el mar.

Palabras Claves: Más de 400 indios se convierten al escuchar el Evangelio

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...