— ENLACES PATROCINADOS —
Estudios Biblicos

Amor al prójimo – ¿Qué dice la Biblia?

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Domingo, 27 de abril del 2014 ID: 201500000788

Síguenos en Facebook



En este artículo analizaremos qué dice la Biblia acerca del amor al prójimo, muchas veces entre las mismas personas cristianas este tema se toma a la ligera, por eso vamos a analizar qué dice la Escritura acerca de ello.

En este pasaje Jesús nos enseña que amar al prójimo que nos hace el bien no es suficiente, porque no hay ningún mérito en ello, se debe amar a nuestros enemigos para que podamos ser hijos de Dios:

Mateo 5:43-46 "Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo.44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;45 para que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos, que hace salir su sol sobre malos y buenos, y que hace llover sobre justos e injustos.46 Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa tendréis? ¿No hacen también lo mismo los publicanos?"

Jesús nos confirma uno de los mandamientos el cual es amar a tú prójimo como te amas a ti mismo. Jesús nos dice que debemos guardar los mandamientos para entrar en la vida eterna, entre ellos amar al prójimo:

Mateo 19:17-19 "El le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno sino uno: Dios. Mas si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos.18 Le dijo: ¿Cuáles? Y Jesús dijo: No matarás. No adulterarás. No hurtarás. No dirás falso testimonio.19 Honra a tu padre y a tu madre; y, Amarás a tu prójimo como a ti mismo"

Jesús enseña que los mandamientos se resumen en dos, amar a tu Dios sobre todas las cosas y amar a tu prójimo como a ti mismo:

Marcos 12:28-32 " Acercándose uno de los escribas, que los había oído disputar, y sabía que les había respondido bien, le preguntó: ¿Cuál es el primer mandamiento de todos?29 Jesús le respondió: El primer mandamiento de todos es: Oye, Israel; el Señor nuestro Dios, el Señor uno es.30 Y amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con todas tus fuerzas. Este es el principal mandamiento.31 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismoNo hay otro mandamiento mayor que éstos.32 Entonces el escriba le dijo: Bien, Maestro, verdad has dicho, que uno es Dios, y no hay otro fuera de él;"


La Escritura nos enseña que los mandamientos no adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás y cualquier otro mandamiento se resumen en:

Romanos 13:8-10 "No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otrosporque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley. 9 Porque: No adulterarás, no matarás, no hurtarás, no dirás falso testimonio, no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en esta sentencia se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.10 El amor no hace mal al prójimo; así que el cumplimiento de la ley es el amor."

Hasta este punto es clara la importancia de amar a nuestro prójimo y hemos visto como nuestro prójimo no es sólo el que nos ama, sino también nuestros prójimos son nuestros enemigos, vamos a ver otros pasajes en donde se confirma esto en la Escritura:

Romanos 15:2 " Cada uno de nosotros agrade a su prójimo en lo que es bueno, para edificación."

Gálatas 5:14 " Porque toda la ley en esta sola palabra se cumpleAmarás a tu prójimo como a ti mismo."

Efesios 4:25 " Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; porque somos miembros los unos de los otros."

Santiago 2:8 " Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;"

Conclusión

El amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos es de suma importancia, tan es así que se nos manda a primero a reconciliarnos con nuestro prójimo antes de traer una ofrenda a Dios:

Mateo 5:23-24 “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, 24 deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda.”

La misma oración que el mismo Jesús nos enseñó dice:

Mateo 6:12 “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores.

Así que esfuérzate por cumplir este tan importante mandamiento, podrás decir, es que una persona me hizo mucho daño ¿Cómo voy a perdonarlo? ¿Cómo voy a amar a ese prójimo?, pues piensa en todo lo que te ha perdonado nuestro Padre y como sin merecerlo te perdona todos tus pecados cuando te arrepientes de corazón, ¿Si nuestro Padre nos perdona, quiénes somos nosotros para no perdonar y amar a nuestro prójimo? ¿Acaso somos mejores que nuestro Padre para darnos el lujo de no perdonar cuando Él sí nos perdona a nosotros?

Veamos lo que Jesús dijo acerca de los dos deudores:

Mateo 18:23-31 “ Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con sus siervos. 24 Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez mil talentos. 25 A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. 26 Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 27 El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. 28 Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. 29 Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo. 30 Mas él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda. 31 Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado. 32 Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. 33 ¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? 34 Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía. 35 Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas. ”

Finalmente cerramos con esta advertencia en la Escritura:

Mateo 6:14-15 “Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial15 mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.”

Así que debemos amar a nuestro prójimo verdaderamente y esto incluye perdonarlo aunque nos ofenda, debemos amarlo como a nosotros mismos, y debemos perdonarlo como Dios nos perdona a nosotros.

Bendiciones

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Isaías 26:20 (RVR 1960)

Anda, pueblo mío, entra en tus aposentos, cierra tras ti tus puertas; escóndete un poquito, por un momento, en tanto que pasa la indignación.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...