— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 356 vistos

Devocional: Cristo es nuestra paz

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Cristo es nuestra paz
Fecha: Martes, 18 de abril del 2017 ID: 201700000299

Síguenos en Facebook

Mat 5:9  Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Después de la Segunda Guerra Mundial, la ONU fue creada para promover la paz mundial. Pero desde su fundación en 1945, no ha habido un solo día de paz mundial. Ese es un triste comentario de la incapacidad del hombre de hacer la paz. De hecho alguien digo una vez que ¡en Washington D.C. se tienen tantos monumentos de paz porque se ha construido uno después de cada guerra!

No siempre ha sido así. Antes de la Caída del hombre, la paz reinó en la tierra porque toda la creación estuvo en armonía perfecta con su Creador. Pero el pecado interrumpió la paz al alejar al hombre de Dios y trayendo una maldición sobre la tierra. El hombre no podía conocer la paz verdadera porque no tenía paz en su corazón. Por ello Cristo vino a morir.

Una vez leí una historia de una pareja en una audiencia de divorcio cuyo conflicto no podía resolverse. Tenían a un hijo de cuatro años que se estresó y comenzó a llorar por lo que estaba sucediendo. Mientras la pareja discutía, el niño tomó las manos de sus padres y los jaló hasta que los unió.

De cierta forma eso es lo que Cristo hizo, proveyó la justicia que le permite al hombre y a Dios tomarse de las manos. Romanos 5:1 dice que aquellos que han sido justificados por medio de la fe tienen paz con Dios a través de Jesucristo nuestro Señor. Colosenses 1:20 dice que Dios reconcilió todas las cosas consigo mismo a través de la sangre del sacrificio de Cristo en la cruz.

Aunque en la superficie, la escena de la cruz no fue nada pacífica. Dolor, lamento, humillación, odio, mofa, oscuridad y muerte fueron severamente dominantes, pero a través de todo Cristo estaba haciendo lo que sólo Él podía hacer: hacer las paces entre el hombre y Dios. Él pagó el precio supremo para darnos ese precioso regalo.

En el futuro, Jesús regresará como Príncipe de Paz para establecer un reino de paz que nos introducirá a una edad eterna de paz. Mientras tanto Él reina sobre los corazones de todos aquellos que le aman. Dejemos que Su  paz reine en nuestros corazones hoy.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

San Lucas 21:36 (RVR 1960)

Velad, pues, en todo tiempo orando que seáis tenidos por dignos de escapar de todas estas cosas que vendrán, y de estar en pie delante del Hijo del Hombre.

Palabras Claves: John MacArthurReflexiones Cristo es nuestra paz

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...