— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 66 vistos

Devocional: Refléjate en tu modelo

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Refléjate en tu modelo
Fecha: Lunes, 01 de octubre del 2018 ID: 201700002279

Síguenos en Facebook

Éxodo 33:7-11 describe cómo Moisés entraba en el tabernáculo a hablar con Dios cara a cara. Cuando Moisés regresaba al campamento, su siervo Josué estaba con él.

La mejor manera de aprender cualquier cosa es ver a alguien hacerla.

Si quieres ir a un lugar donde nunca antes has ido, encuentra a alguien que ya haya estado ahí. Alguien que te pueda decir dónde están las barrancas y falsos retornos, para que puedas quedarte bien en el camino. Alguien a quien le puedas entender, a quien puedas sacar ventaja de su conocimiento y experiencia.

Prueba y error están bien, a veces son esenciales. Después de todo, el fracaso puede ser un gran maestro para alguien que quiere aprender. Qué mejor, que seguir a alguien que ya haya andado ese camino. Alguien que pueda decir, “he estado ahí, he intentado eso y no funcionó. Esto es lo que tienes que hacer”. El fracaso es un buen maestro pero la experiencia es aún mejor.

Josué aprendió pronto la importancia de un buen mentor. El era un hombre que hizo de todo. Josué era el asistente personal de Moisés. También fue el sucesor designado por Moisés.

Moisés ya había estado en el interior de la tienda. Josué siguió a Moisés a donde quiera que él fuera, sirviéndole, llevando a cabo sus instrucciones y tratando de aprender todo lo que podía del gran líder. Una de las cosas que Josué aprendió de Moisés fue su hambre profunda por Dios. El sabía que cualquier sucesor de Moisés tenía que ser más que un guerrero y administrador. Sobre todo tendría que ser un hombre de Dios que estuviera totalmente comprometido con la voluntad de Dios y sus caminos.

Josué aprendió cómo acercarse a Dios, primero pasando tiempo con Moisés, el amigo de Dios. Josué estaba en entrenamiento. El ya era un soldado adiestrado y un líder. Ahora estaba siendo entrenado en la presencia de Dios. Para llegar a ese lugar de intimidad caminó junto a alguien que ya había estado ahí antes que él. Para cuando Moisés murió, Josué ya había tomado su lugar. Josué conocía las habitaciones íntimas del Rey porque su mentor había estado ahí.

¿A quién conoces y confías que haya estado en el lugar donde quieres ir y podría ayudarte a llegar ahí? ¿Quién te podría enseñar a entrar en las habitaciones íntimas del Rey? Encuentra a esa persona, y si él o ella está dispuesto/a, quédate cerca y aprende todo lo que puedas de esa persona. Deja que esa persona te muestre la vida de intimidad con Dios. Y luego refléjate en tu modelo.

Por Tommy Tenney

ORACION
Señor quiero ser íntimo tuyo. Enséñame a alguien que pueda ser mi modelo y enseñarme cómo entrar en tus habitaciones íntimas.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

San Juan 8:34-36 (RVR 1960)

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado. Y el esclavo no queda en la casa para siempre; el hijo sí queda para siempre. Así que, si el Hijo os libertare, seréis verdaderamente libres.

Palabras Claves: Tommy Tenney Reflexiones Refléjate en tu modelo

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...