— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 64 vistos

Devocional: Siendo un administrador sabio

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Siendo un administrador sabio
Fecha: Martes, 07 de noviembre del 2017 ID: 201700001259

Síguenos en Facebook



Mat 6:19  No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde ladrones minan y hurtan

La riqueza viene de Dios, y debemos administrarla sabiamente para Él.

John Wesley fue un buen hombre que dedicó su vida a servir al Señor. Lo que no es tan conocido quizá, es que él era rico, ganó la mayoría de su riqueza de sus himnos publicados y otros trabajos. En un punto en su vida donó 40,000 libras esterlinas, una fortuna en esos días. Cuando murió, su herencia valía sólo veintiocho libras, porque había dado casi todo a la obra del Señor.

No está mal, para Wesley o para cualquier creyente, tener bienes o ser rico. Tanto el Antiguo como el Nuevo Testamento reconocen el derecho a las posesiones materiales, incluyendo el dinero, tierra, animales, casas, vestido y cualquier otra cosa que es adquirido honestamente. Deuteronomio 8:18 dice “acuérdate de Jehová tu Dios, porque él te da el poder para hacer las riquezas” Dios nos da las habilidades y recursos para obtener la riqueza. Job, conocido por su sufrimiento, era un hombre rico.

El teólogo Gleason Archer escribió: “Job tuvo la fama de ser el hombre más rico de su tiempo en toda la región… Él era el mayor accionista de Wall Street por así decirlo. Así que se podía decir que este buen hombre había demostrado ser un buen empresario, un buen ciudadano, y padre de una gran familia. Como tal él gozó el prestigio más alto de cualquier hombre en su comunidad” En 1 Corintios 4:7 el apóstol Pablo pregunta: “¿qué tienes que no hayas recibido?” La implicación es que recibimos todo, incluyendo nuestras posesiones materiales, de Dios.

Está bien que proveas para tu familia, que hagas planes razonables para el futuro, que hagas inversiones sólidas, que tengas dinero para llevar a cabo un negocio, que des a los pobres y sostengas la obra del Señor. Pero estás mal si eres deshonesto, avaro, codicioso y tacaño. Ganar honestamente, guardar y dar es sabio, acumular y gastar sólo en ti no es sabio y es pecaminoso.

Por John MacArthur


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Apocalipsis 7:15-17 (RVR 1960)

Por esto están delante del trono de Dios, y le sirven día y noche en su templo; y el que está sentado sobre el trono extenderá su tabernáculo sobre ellos. Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno; porque el Cordero que está en medio del trono los pastoreará, y los guiará a fuentes de aguas de vida; y Dios enjugará toda lágrima de los ojos de ellos.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...