— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 211 vistos

El costo del perdón

Por: Daniel Mendoza P.
El costo del perdón
Fecha: Martes, 02 de mayo del 2017 ID: 201700000366

Síguenos en Facebook



Mat 18:35 perdona a tu hermano de corazón

El perdón es estar de acuerdo con vivir con la consecuencia del pecado de otra persona. El perdón es costoso, pagamos el precio del mal que perdonamos. Aunque vas a vivir con esas consecuencias quiéraslo o no, tu única elección es hacerlo bajo el yugo de la amargura o bajo la libertad del perdón. Así es como Jesús te perdonó: Él tomó las consecuencias de tu pecado en sí mismo. Todo perdón verdadero es sustitutivo porque nadie realmente perdona sin cargar con la pena del pecado de otra persona.

¿Por qué perdonamos entonces? Porque Cristo nos perdonó. Dios Padre hizo “al que no cometió pecado alguno, por nosotros, lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él” (2 Cor 5:21) ¿Dónde queda la justicia? La cruz hace el perdón legal y moralmente correcto: “porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas” (Rom 6:10)

¿Cómo perdonas de corazón? Primero reconoces el dolor y el odio. Si tu perdón no visita el núcleo emocional de tu pasado, estará incompleto. Este es el gran encubrimiento evangélico, los cristianos sienten el dolor de las ofensas interpersonales pero no las reconocen. Deja que Dios saque el dolor a la superficie para que puedas tratar con él. Aquí comienza la sanidad.

Pídele a Dios que traiga a tu mente a todos aquellos que necesitas perdonar. Haz una lista de los que te han ofendido. Como Dios ya los perdonó por Su gracia, tú también puedes hacerlo. En cada persona de tu lista di: “Señor perdono a (nombre) por (sus ofensas)” Sigue orando por cada uno hasta que estés seguro de que todo dolor que has recordado ha sido tratado. No trates de racionalizar o explicar el comportamiento del ofensor. Recuerda: los sentimientos positivos seguirán después, el liberarte del pasado es el punto importante.

Por Neil Anderson

ORACIÓN

Señor, deseo ser libre del dolor y del odio contra los ofensores de mi pasado. Hoy quiero ir más allá de desear poder perdonar, necesito tu ayuda y decido perdonar a ___ por ___. En el nombre de Jesús, amén

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Eclesiastés 12:1 (RVR 1960)

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...