— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 69 vistos

Esperanza más allá del fracaso

Por: Daniel Mendoza P.
Esperanza más allá del fracaso
Fecha: Martes, 11 de julio del 2017 ID: 201700000719

Síguenos en Facebook



1 Ped 1:3 Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos

Raramente  se mostrará a uno de los héroes de Dios en las Escrituras teniendo una vida libre de fallas. Mira a Pedro por ejemplo, tan pronto lees su nombre recuerdas su historia. Pedro experimentó los extremos altibajos de la vida, desde días pasados en bendita comunión con Cristo… a la erosión desgarradora de la lealtad cuando negó al Señor. No una vez, no dos, sino tres veces. Una vez que se dio cuenta de su fracaso, la Biblia dice “salió y lloró amargamente” (Luc 22:62)

¿Puedes recordar un fracaso que fuera tan dramático y lleno de lágrimas para ti, que difícilmente necesitas ser recordado de los sentimientos? Recuerdo las palabras de Betsie ten Boom: “no hay hoyo tan profundo que no sea más profundo aún” Tan oscuro, profundo y trágico como pueda ser tu fracaso, Él está dispuesto a ir a esas profundidades contigo.

Esto también fue cierto para Pedro. Mira Lucas 22. Después de la advertencia sorpresiva del ataque de Satanás, Jesús le dio a Pedro una declaración de hecho: “pero yo he rogado por ti, que tu fe no falte” luego hubo un consuelo: “y tú, una vez vuelto, confirma a tus hermanos” (22:32)

¿Qué sugiere eso? Sugiere que Pedro iba a caer “y tú, una vez vuelto”, una vez que regreses, Jesús dijo “confirma a tus hermanos” Jesús conocía profundamente a Pedro. Él sabía que Pedro caería pero Él oró por él para que no permaneciera caído. Jesús amaba a Pedro (aún en su  punto más profundo de debilidad)

¿Cómo probó ese amor? Marcos 16:6-7 responde a esta pregunta. Después de la resurrección, mientras las mujeres estaban de pie en la tumba, un ángel les dijo:

“No os asustéis; buscáis a Jesús nazareno, el que fue crucificado; ha resucitado, no está aquí; mirad el lugar en donde le pusieron. Pero id, decid a sus discípulos, y a Pedro, que él va delante de vosotros a Galilea; allí le veréis, como os dijo”

¿No es maravilloso? ¡No olvides a Pedro! Él piensa que es el último a quien yo quisiera volver a ver. ¡Díganle a Pedro!, ¡Qué gracia!

En algún lugar entre el tiempo en que Pedro cayó y este anuncio angelical, hubo un proceso durante el cual Pedro se revolcó en remordimiento, deseando que si le fuera posible pudiera corregir su error… pero no podía. Y en algún momento en medio de ello, pudo haber escuchado al Señor decirle: Pedro, te perdono… úsalo para fortalecer a tus hermanos.

Es por eso que Pedro más tarde pudo escribir las siguientes palabras a los primeros cristianos:

Gracia y paz os sean multiplicadas.

Bendito el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que según su grande misericordia nos hizo renacer para una esperanza viva, por la resurrección de Jesucristo de los muertos, (1Pe 1:2-3) 

¡Qué misericordia tan tierna! ¡Qué gracia tan triunfante! El fracaso no es para siempre. Dios se especializa en el perdón y la esperanza. Él puede usar incluso tus peores fracasos de una manera poderosa.

Por Charles Swindoll


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Filipenses 4:12-13 (RVR 1960)

Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...