— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 203 vistos

La guía del Espíritu Santo

Por: Daniel Mendoza P.
La guía del Espíritu Santo
Fecha: Martes, 22 de noviembre del 2016 ID: 201600000341

Síguenos en Facebook



Rom 8:14 porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, éstos son hijos de Dios.

Un joven piloto acababa de pasar el punto de no retorno cuando el clima empeoró. La visibilidad se redujo a un asunto de metros al bajar la niebla a la tierra. Poner total confianza en los instrumentos de cabina era una nueva experiencia para él ya que la tinta todavía estaba fresca de su certificado que verificaba que estaba calificado para el vuelo por instrumentos.

El aterrizaje era lo que más le preocupaba. Su destino era un aeropuerto metropolitano concurrido con el cual él no estaba familiarizado. En pocos minutos estaría en contacto con la torre de control. Hasta entonces él estaba solo con sus pensamientos. Su instructor, prácticamente le había forzado a memorizar el libro de reglas. En ese entonces no le interesaba tanto pero ahora estaba agradecido.

Finalmente escuchó la voz del controlador de tráfico aéreo “le voy a poner en operación de espera” el controlador le dijo por radio. ¡Grandioso! Pensó el piloto. Sin embargo él sabía que su aterrizaje seguro estaba en las manos de esta persona. Tuvo que recurrir a sus instrucciones previas y entrenamiento, y confiar en la voz del controlador de tráfico aéreo al cual no podía ver. Consciente de que ese no era momento de orgullo, él le informó al controlador: “no se trata de un profesional experimentado aquí, le agradecería cualquier ayuda que me pueda dar”

“¡La tienes!” escuchó la respuesta.

Durante los siguientes 45 minutos, el controlador gentilmente guió al piloto a través de la niebla. Correcciones de curso y altitud venían periódicamente, el joven piloto se dio cuenta de que el controlador le estaba guiando alrededor de obstáculos y lejos de posibles colisiones. Con las palabras del libro de reglas firmemente en su mente, y con la gentil voz del controlador finalmente  aterrizó sin problemas.

 El Espíritu Santo nos guía a través del laberinto de la vida muy parecido a ese controlador de tráfico aéreo. El controlador asumía que el piloto comprendía las instrucciones del manual de vuelo. Su guía estaba basada en ello. Tal es el caso con el Espíritu Santo: Él nos puede guiar si tenemos el conocimiento de la Palabra de Dios y Su voluntad está establecida en nuestras mentes.

Por Neil Anderson

ORACIÓN

Señor, quiero ser sensible a tu voz en este nuevo año, resuelvo comprometerme a hacer Tu voluntad, en el nombre de Jesús, amén.


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

1 Tesalonicenses 4:16-17 (RVR 1960)

Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...