— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Noticias de Ciencia 101 vistos

MWC: la vida infinito punto cero

Por: Daniel Mendoza P.
MWC: la vida infinito punto cero
Fecha: Lunes, 05 de marzo del 2018 ID: 201700001755

Síguenos en Facebook

5G, realidad virtual e inteligencia artificial han sido algunos de los servicios más destacados en la nueva edición del Mobile World Congress. 107.000 personas han visitado el evento durante esta semana.

En la película Her se relata cómo el protagonista de la historia se enamora del servicio asistente de su ordenador. Una inteligencia virtual que le habla y le escucha, como si conociese sus sentimientos, lo que le gusta o lo que le hace estar de mal humor. A la remota o factible posibilidad de que esto acabe convirtiéndose en una realidad, tan sólo la juzgará el imparable desarrollo de la tecnología y su incidencia sobre las vidas de las personas. Y, hasta ahora, hay muchos indicadores que apuntan a ese extraño camino futurista.

El Mobile World Congress ha celebrado una nueva edición durante esta semana en Barcelona. Según informa el servicio de prensa de la organización del evento, más de 107.000 personas no se han dejado intimidar por los 799 euros que costaba la entrada más barata, y han acudido a un recinto ferial en el que ha habido 2.400 compañías expuestas.

El evento no deja de representar una fuerte carga ética. El gerente de GSMA, John Hoffman, que es la compañía que organiza el evento, ya ha manifestado que en 2019 Barcelona volverá a acoger el congreso. “El Mobile World Congress no sólo es un congreso tecnológico, también es un escaparate para las marcas para venderse y ofrecer lo mejor que tienen. Un escaparate que mueve mucho y mucho dinero. Ofrece un programa muy amplio de metas sostenibles de desarrollo, con hasta 17 objetivos. Uno de ellos es ‘El consumo y la producción responsable’, cuyo objetivo veo lejos de alcanzar en una industria que apremia al consumidor a consumir”, manifiesta Jesús Muñoz, ingeniero superior en informática que lleva 10 años trabajando en el sector y que incluso ha estado un año en Sillicon Valley, sede de algunas de las multinacionales tecnológicas más poderosas del mundo.