— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Noticia Cristiana 65 vistos

Predicador de prosperidad: “Ningún cristiano debe sentirse culpable por no pagar el diezmo”

Por: Daniel Mendoza P.
Predicador de prosperidad: “Ningún cristiano debe sentirse culpable por no pagar el diezmo”
Fecha: Jueves, 05 de abril del 2018 ID: 201700001858

Síguenos en Facebook

NIGERIA.- La dedicación de los diezmos es uno de los temas bíblicos más discutidos entre los teólogos de las más diversas denominaciones. Gran parte de los impasses se refiere a saber si el diezmo debe ser comprendido como una ley del Antiguo Testamento todavía válida para los cristianos en el Nuevo Testamento, o no.

Sam Adeyemi, un famoso predicador asociado a la Teología de la Prosperidad, en Nigeria, fundador del Centro Daystar Christian, compuesto por unos 20.000 miembros, causó polémica al esbozar un cambio de comprensión radical sobre los diezmos. En un mensaje publicado en su página en el Faceobok, el predicador escribió: “Entonces digo de nuevo, el diezmo como practicado bajo la Ley de Moisés como un reglamento expiró. Ningún cristiano debe sentirse culpable de no pagar el diezmo. Ningún cristiano debe sentirse culpable por no pagar el diezmo”, dijo Adeyemi.

Al parecer, el pastor dejó de comprender el diezmo como una ley, para verlo como una ordenanza doctrinal, siguiendo el entendimiento de otros teólogos al enseñar que, a diferencia del Antiguo Testamento, en el Nuevo Testamento el diezmo es encarado sin el peso “De la ley”, donde el no cumplimiento acarrearía castigos al fiel.

Para fundamentar su entendimiento, el pastor Adeyemi citó a Romanos 8: 1-4, sugiriendo que la gracia de Dios revelada en Jesucristo es la que libera al cristiano del yugo de la ley, para que el cumplimiento de los mandamientos descritos en el Antiguo Testamento sean hechos como consecuencia del amor a Cristo, y no por obligación:

“Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu. Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte. Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”, escribió el pastor.

El nuevo posicionamiento del pastor Adeyemi causó polémica porque durante mucho tiempo el predicador enseñó la doctrina de los diezmos como una condición indispensable para que el cristiano recibiera las bendiciones de Dios. Según el líder, diezmar era una forma de “apropiarse de Dios”. Su cambio de entendimiento, sin embargo, revela un nuevo entendimiento: “Nadie debe decir a un cristiano que para que seas aceptado delante de Dios en primer lugar o para que seas justo debes pagar tus diezmos. Cuando Jesús dijo que está terminado se ha terminado. No hay nada que cualquiera pueda añadir a lo que Jesús hizo para ser justificado ante Dios. Todo lo que uno necesita hacer ahora para ser libre del pecado es orar y pedir perdón”, dijo el pastor.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Proverbios 24:30-34 (RVR 1960)

Pasé junto al campo del hombre perezoso, Y junto a la viña del hombre falto de entendimiento; Y he aquí que por toda ella habían crecido los espinos, Ortigas habían ya cubierto su faz, Y su cerca de piedra estaba ya destruida. Miré, y lo puse en mi corazón; Lo vi, y tomé consejo. Un poco de sueño, cabeceando otro poco, Poniendo mano sobre mano otro poco para dormir; Así vendrá como caminante tu necesidad, Y tu pobreza como hombre armado.

Palabras Claves: Teología Diezmo Predicador de prosperidad

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...