— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 88 vistos

Devocional: Libres de condenación

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Libres de condenación
Fecha: Lunes, 19 de marzo del 2018 ID: 201700001805

Síguenos en Facebook

Rom 8:2  Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús me ha librado de la ley del pecado y de la muerte.

En el momento en que el Espíritu Santo nos coloca en Cristo, también nos libera del poder del pecado y de la muerte.

La tercera estrofa del gran himno de Charles Wesley “¿Y puede ser?” describe los pensamientos del compositor sobre la obra salvadora del Espíritu Santo en su vida:

Por mucho tiempo estuvo encarcelado mi espíritu
Esclavizado en pecado y a la noche de la naturaleza
Tu ojo difundió un rayo
Desperté, la mazmorra se llenó de luz
Mis cadenas cayeron, mi corazón fue libre
Me levanté, salí y te seguí

Romanos 8:2 muestra claramente que cada cristiano puede y debe compartir la alegría de Wesley. El instante en que por fe aceptamos a Cristo Jesús, el Espíritu nos libra de la condenación espiritual. Esencialmente, somos libres para empezar una vida nueva, diferente a todo lo que hayamos conocido.

El Señor Jesús estaba seguro de que la fe salvadora obraría tal completa transformación (Juan 5:24) y el apóstol Pablo no deja duda en que cada persona que el Espíritu Santo soberanamente ha atraído al Cuerpo de Cristo también ha sido liberado del poder del pecado y de la muerte “Y si morimos con Cristo, creemos que también viviremos con él; sabiendo que Cristo, habiendo resucitado de los muertos, ya no muere; la muerte no se enseñorea más de él. Porque en cuanto murió, al pecado murió una vez por todas; mas en cuanto vive, para Dios vive. Así también vosotros consideraos muertos al pecado, pero vivos para Dios en Cristo Jesús, Señor nuestro” (Rom 6:8-11)

Al aplicar esta libertad que tienes en Cristo (ver Col 3:3-10), tendrás una seguridad gozosa de que el Espíritu Santo “el Espíritu de vida en Cristo Jesús” siempre estará ahí para capacitarte para que venzas el pecado y obedezcas a Dios.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Proverbios 25:21-22 (RVR 1960)

Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, y si tuviere sed, dale de beber agua; porque ascuas amontonarás sobre su cabeza, y Jehová te lo pagará.

Palabras Claves: John MacArthur Reflexiones Libres de condenación

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...