— ENLACES PATROCINADOS —
Noticias 108 vistos

Guía para que cristianos ayuden ante impacto de huracán Harvey

Por: Yoneli Manrique L.
Guía para que cristianos ayuden ante impacto de huracán Harvey
Fecha: Sábado, 26 de agosto del 2017 ID: 201700000929

Síguenos en Facebook



EE.UU- Si las proyecciones actuales son verdaderas, el huracán Harvey será el huracán más fuerte que atacará a Estados Unidos desde que Katrina, Rita y Wilma golpearon a país norteamericano en 2005.

El huracán Harvey alcanzó la categoría 4 el viernes por la noche y ahora está ofreciendo a los cristianos la oportunidad de ser aún más útil para mostrar la gracia y la misericordia de Dios a un mundo lleno de desastres y estar dispuestos a aprender de experiencias como el Katrina.

Jamie Aten dice que el Katrina invadió su comunidad seis días después de que se mudó al sur de Mississippi. “En pocas semanas, estaba en el terreno investigando cómo la fe ayuda a la resiliencia de las personas y cómo la iglesia puede responder mejor. Hoy dirijo el Humanitarian Disaster Institute en Wheaton College, el primer centro de investigación en ciencias sociales dedicado al estudio de la fe y los desastres”.

“Para las iglesias que están en el camino del huracán Harvey, todavía hay algunas estrategias de preparación “sólo es cuestión de tiempo”, se puede implementar antes de que la tormenta llegue a tierra firme.

Para los cristianos lejanos, hay mucho más que puedes hacer que esperar y ver Twitter como si fuera una película de desastre”, dijo Aten.

Aten dio consejos de cómo las iglesias se pueden preparar y cuidarse, así como consejos de supervivencia espiritual para  los lugareños.

“Tomando estas pequeñas acciones puede prevenir daños y salvar vidas. Siguiendo estos consejos, mejor posicionará a su congregación para poder ayudarse unos a otros y a otros en su comunidad después de que la tormenta pase”.

1.-Utilizar estrategias de comunicación para momentos de crisis

Los desastres a menudo interrumpen las formas en que nos comunicamos. Se va la energía y las torres de los teléfonos celulares se interrumpen, haciendo que las formas más modernas de mantenerse en contacto unas con otras sean difíciles. Por lo tanto, la comunicación durante un desastre puede ser difícil.

Si tiene tiempo, tome la lista de contactos de congregación más actualizada que tenga. Si no tiene una lista de contactos, puede enviar una invitación a sus compañeros miembros de la iglesia para compartirla a través de una encuesta de Google Docs (u otro servicio que su congregación ya utilice) donde puedan rellenar esta información. Si va por esta ruta, también puede preguntarles si planean evacuar, a dónde van y para obtener información de contacto alternativo.

Si tiene tiempo antes del desastre, comuníquese con su congregación usando sus medios normales y comunes de comunicación para hacerles saber cómo podrían mantenerse en contacto con la iglesia, el liderazgo y entre sí.

Las estrategias comunes de comunicación de crisis incluyen: usar un procedimiento de llamada (por ejemplo, activar la “cadena de oración”), mensajes de texto, transmisión de texto, notificaciones de medios sociales, número de llamada alternativo (por ejemplo, instruir a los miembros a llamar a una ” Iglesia en otra región que esté dispuesta a tomar mensajes), por nombrar algunos.

No deje que su congregación sepa cómo va a comunicarse, sino que también les permita saber cómo usar las formas en que se comunicará.

2.-Hacer eco de la mensajería de evacuación

 Anime a su congregación y a la comunidad a seguir las notificaciones de evacuación que dan las autoridades. Varios estados ya han comenzado la mensajería de evacuación ante el huracán Harvey. Aunque muchas personas están escuchando estas notificaciones, no todas lo están.

Hay miembros en su congregación que no sean accesibles a los funcionarios locales, o que puedan ser reacios a seguir la dirección de los funcionarios locales. Si su iglesia está ubicada en una comunidad donde existe un sentimiento de desconfianza hacia los funcionarios o autoridades gubernamentales, compartiendo el mismo mensaje de evacuación puede marcar una gran diferencia. La investigación ha demostrado que las comunidades vulnerables, como las minorías, pueden ser menos propensas a prestar atención a las advertencias oficiales.

A veces, quien transmite el mensaje es tan importante como el propio mensaje. Escuchar el mensaje de evacuación de usted como líder de la iglesia puede hacer una gran diferencia en llamar a la gente a la acción. Recuerde que un mensaje de confianza proviene de un mensajero de confianza.

De la mejor manera posible, trate de facilitar el transporte a los que lo necesiten. Por ejemplo, tal vez pueda ayudar a conectar a aquellos que necesitan ayuda con parientes o personas de su congregación que puedan ofrecer transporte. O tal vez usted tiene un autobús de la iglesia que podría transportar a las personas con movilidad limitada. Si usted conoce los recursos locales, estatales o federales para el transporte de evacuación, también puede hacer uso de ellos.

3.-Minimizar el riesgo ante el huracán Harvey

Algunos desastres son tan grandes que los siguientes pasos pueden ser inútiles. Sin embargo, si el edificio de su iglesia sobrevive en gran medida a los fuertes vientos, estos pasos pueden ayudar a reducir algunas formas de daño a su propiedad.

Si tiene tiempo para tomar medidas para proteger la propiedad de su iglesia, aquí hay algunos consejos: subir las ventanas, reforzar las puertas, asegurar lo electrónicamente pesado (por ejemplo, televisores y computadoras), anclaje de estantes y grandes armarios. Eliminar elementos que podrían convertirse en proyectiles en vientos fuertes, y considerar la posibilidad de poner e lugares seguros los calentadores de agua y otros aparatos para evitar daños por inundación ante el paso del huracán Harvey.

También puede pensar en recuperar documentos o posesiones importantes. Del mismo modo, identifique los recursos que pueden ser útiles para recuperarlos, de modo que es más probable que los tengan disponibles para facilitar la adoración u otras actividades o ritos ministeriales clave una vez que el desastre pase.

Para ser claros, no intente estos pasos de preparación si va en contra de los avisos de evacuación que su comunidad le haya dicho porque pondrá a otros en riesgo. Sin embargo, es mi esperanza que estas estrategias pueden ser útiles para aquellos que tienen una ventana de oportunidad.

Cómo las iglesias que no serán afectadas por el huracán Harvey pueden ayudar inmediatamente

La Biblia nos invita a usar nuestro tiempo, talentos y tesoros para ayudar a los necesitados (Hechos 10: 4), y donde hay un desastre, hay necesidad. La Escritura está llena de ejemplos, como Nehemías, de cómo Dios trajo esperanza, redención y recuperación a través del pueblo de Dios en tiempos de desastre. Su iglesia puede sentirse obligada a ayudar, pero puede que no sepa por dónde empezar. Aquí hay algunas maneras específicas que su iglesia puede prepararse para servir cuando llegue el momento.

1.-Prepararse para movilizar voluntarios

En casi todos los desastres que he respondido, he escuchado a los líderes de la iglesia decir algo como esto: “La mayor bendición desde el desastre han sido los voluntarios. Y el mayor desafío desde el desastre han sido los voluntarios”.

Los voluntarios pueden ser un recurso maravilloso en el proceso de recuperación si los líderes locales están preparados para manejarlos, y lejos de ser útiles si no lo son.

Comience estudiando o preguntando a los miembros de la congregación acerca de su disposición a ser voluntarios en respuesta al huracán Harvey. Busque a los miembros de la congregación que estén motivados para demostrar el amor de Dios y no motivados por razones egoístas (por ejemplo, estar en la acción); Están preparados para ser flexibles, adaptarse e improvisar para hacer lo mejor con lo que estén disponible; Estar humildemente dispuestos a escuchar y aprender de los sobrevivientes; y ser capaces de trabajar como parte de un equipo.

También le pido que no se auto despliegue. Los voluntarios espontáneos no afiliados pueden traer el caos a un sitio de recuperación de desastre, e incluso obstaculizar a aquellos autorizados a ofrecer ayuda especial.

Prepárate para ser autosuficiente. Las comunidades en medio de la recuperación necesitan concentrar los recursos en los sobrevivientes, no en satisfacer sus necesidades. Dé a sus voluntarios instrucciones detalladas sobre qué traer y qué esperar antes de desplegarse. Las necesidades más comunes de los voluntarios suelen pertenecer a las categorías de vivienda, comida y transporte.

Tenga en cuenta que todos en su iglesia pueden desempeñar un papel en la ayuda, incluso si carecen de experiencia, recursos o habilidad para desplegarse.

2.-Coordinar Respuestas

He descubierto que es más probable que los esfuerzos de respuesta a desastres tengan éxito si las iglesias se unen entre sí y con otras organizaciones. Las necesidades que se dejan tras un desastre (por ejemplo, reconstrucción, salud mental, luchas espirituales) pueden ser abrumadoras y, en la mayoría de los casos, son más grandes de lo que cualquier iglesia puede manejar. Las iglesias necesitan responder juntos como el cuerpo completo de Cristo.

Comience por buscar los esfuerzos ya existentes en curso. Compruebe congregaciones y organizaciones religiosas y comunitarias que ya están haciendo un buen trabajo en las comunidades, como una asociación ministerial activa que podría estar ayudando a tomar la iniciativa en la preparación para el huracán Harvey.

En el caso de un desastre mayor, es común que las organizaciones cristianas de ayuda en caso de desastre (por ejemplo, Send Relief, Convoy of Hope, Samaritan’s Purse y Mennonite Disaster Service) se desplacen a las comunidades afectadas significativamente para proporcionar ayuda y apoyo organizacional. Muchos de estos grupos de servicios han identificado las necesidades de la comunidad y han construido la experiencia para proporcionar soluciones. Por lo tanto, también podría considerar trabajar con uno de estos grupos.

3.-Proveer para las necesidades holísticas de los supervivientes

Su iglesia debe esforzarse por proveer cuidado a la “persona entera”, incluyendo las necesidades físicas, emocionales, sociales y espirituales, las cuales están todas interconectadas. Esto significa que cada vez que usted se dirige a cualquiera de estos grupos de necesidades, usted está atendiendo a los cuatro simultáneamente.

Mantenga su ayuda simple, directa y práctica. A través de las Escrituras, vemos numerosos ejemplos de tiempos en los que Cristo y sus discípulos atendían necesidades espirituales y prácticas, tales como ofrecer esperanza y comida. ¿Recuerdas el milagro de los panes y los peces?

Concéntrese en lo tangible e inmediato para superar la crisis, como fomentar la seguridad, la comodidad y la pertenencia. Esto puede significar ayudar a los sobrevivientes a encontrar un lugar donde quedarse o comer algo cuando tengan hambre. Incluso puede significar ofrecer un gesto aparentemente pequeño como ofrecer algo de beber. Aunque no se sienta como si estuviera haciendo mucho, los voluntarios cristianos y profesionales experimentados en desastres saben que este tipo de “ministerio de botellas de agua” es integral.

Está bien preguntar directamente cómo puede ayudar. Capacitar a los sobrevivientes para expresar sus necesidades y colaborar para priorizar lo que debe enfocarse primero. Si los supervivientes no están seguros de cómo puede ayudar, quizás pruebe enfoque que les resultaron útiles antes del huracán Harvey. En la medida de lo posible, trate de conectar a los supervivientes con recursos sostenibles y controlados. Por último, considere la posibilidad de dar financieramente a una organización de socorro cristiana de buena reputación que está proporcionando ayuda.

Verdades Espirituales a tener en cuenta

Desastres como éste pueden ser una gran prueba de fe personal, empujando a sobrevivientes más allá de nuestros límites habituales. Aquí hay algunas verdades espirituales que son importantes para tratar y recuperarse de desastres como éste.

1.-No intente hacer esto solo

Todos necesitamos comunidad, y Dios nos dio el regalo de su iglesia por una razón. De hecho, la ciencia confirma esto: En un estudio que realicé con colegas después de las inundaciones de Carolina del Sur en 2015, encontramos que las personas que tenían un apoyo espiritual positivo tenían más probabilidades de demostrar resistencia al desastre. Cuando tratamos de hacerlo por nuestra cuenta, y damos la impresión de que todo está bien, nos estamos cerrando a los dones que Dios quiere darnos a través de los demás. Cuando buscamos comunidad espiritual, podemos experimentar la presencia, provisión y amor de Dios de maneras tangibles. Podemos elegir permitir que el dolor se aísle de los demás, o que nos unamos.

2.-Acepte sobre lo que tiene control, y lo que no puede hacer

En otro estudio que conduje después del huracán Katrina, encontramos que las personas que demostraron altos niveles de “rendición espiritual” tendían a recuperarse mejor. Esto no tenía sentido para mí en ese momento -la idea de “entrega” parecía demasiado pasiva para ser una respuesta efectiva. Pero ahora mis propias experiencias de desastre me han mostrado lo poderosa que es esta idea. Cuando verdaderamente comprendemos y aceptamos sobre lo que tenemos control y lo que no podemos hacer, estamos demostrando obediencia voluntaria a Dios.

3.-Busque un significado positivo en su pérdida

Desastres como éste nos llevan a hacer preguntas difíciles, como por qué suceden cosas malas. En entrevistas con supervivientes de desastres, mis colegas y yo hemos encontrado que dos personas que pasan por el mismo tipo de pérdida pueden interpretar sus experiencias de manera muy diferente. Uno puede creer que Dios los está castigando, mientras que el otro cree que Dios los salvó. Nuestra investigación encontró que la persona que atribuye el significado negativo es probable luche más que la persona que atribuye el significado positivo a su pérdida. Encontrar significado en nuestra pérdida nos permite avanzar.

4.- Confía en que Dios puede redimir tu dolor

Cuando estás en medio de algo duro, puede sentir que nada bueno podría alguna vez salir del dolor que estás experimentando. Pero el fundamento de nuestra fe es la promesa de Dios de redimir finalmente todas las cosas, y a menudo nos ofrece vislumbres de eso aquí en la tierra. Cuando ayudaba a sobrevivientes por violencia de género en la República Democrática del Congo, me enteré de un grupo de personas cuyas casas habían sido destruidas por un volcán. Regresaron a la zona y construyeron casas nuevas de las cenizas y las rocas de lava que habían quedado. Esta era una imagen conmovedora de cómo Dios puede incluso usar nuestro quebrantamiento para ayudarnos a volver a poner las piezas de nuestras vidas de nuevo.

Para aquellos que estamos pendiente del huracán Harvey, sé que estamos orando. Y si la tormenta llega a tierra, estaremos con ustedes a través del proceso de recuperación de desastres también.

El Dr. Jamie D. Aten es fundador y director ejecutivo del Humanitarian Disaster Institute de Wheaton College, Illinois, y autor del Manual de Desastres para el Ministerio. En 2016, recibió el premio FEMA Community Preparedness Champion en la Casa Blanca.


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Proverbios 27:6 (RVR 1960)

Fieles son las heridas del que ama; Pero importunos los besos del que aborrece.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...