— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 446 vistos

La definición de discipulado

Por: Daniel Mendoza P.
La definición de discipulado
Fecha: Domingo, 19 de febrero del 2017 ID: 201700000079

Síguenos en Facebook

1 Tes 5:11  Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros

La primera llamada de Jesús a Sus discípulos, se ve en Sus palabras “Venid a mí” (Mat 11:28) y “Síganme” (Mat 4:19) Marcos registra: “Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar, y que tuviesen autoridad para sanar enfermedades y para echar fuera demonios” (Marc 3:14-15) El discipulado es una actividad intensamente personal de dos o más personas ayudándose entre sí a experimentar una creciente relación con Dios. El discipulado viene antes del hacer, la madurez antes del ministerio, el carácter antes de la carrera.

Cada cristiano, incluyéndote a ti, es tanto un discípulo como un discipulador en el contexto de sus relaciones cristianas. Tienes un privilegio maravilloso y una responsabilidad tanto de ser un maestro y un aprendiz de lo que significa estar en Cristo, andar en el espíritu y vivir  por fe.

Puedes tener un papel en tu familia, iglesia o comunidad cristiana que te de una responsabilidad específica para discipular a otros, como esposo, padre, pastor, maestro de escuela dominical, líder de un discipulado, etc. Pero incluso como un discipulador designado, no significa que no seas un discípulo que está aprendiendo y creciendo en Cristo a través de tus relaciones.

Por el contrario, quizá no tengas una responsabilidad oficial de discipular a alguien, pero eso no significa que no seas un discipulador. Tienes la oportunidad de ayudar a tus hijos, tus amigos y a otros creyentes a crecer en Cristo a través de tu relación de cariño y compromiso con ellos.

De la misma manera, cada cristiano es tanto un consejero como un aconsejado en el contexto de sus relaciones cristianas. Un buen consejero debe ser un buen discipulador y un buen discipulador debe ser un buen consejero. Bíblicamente, tienen el mismo rol. Tu nivel de madurez puede dictar que has dado mucha consejería cristiana. Pero aún habrá momentos cuando necesites buscar o recibir el consejo de otros cristianos. Nunca habrá el día cuando no nos necesitemos los unos a los otros.

Por Neil Anderson

ORACIÓN

Padre, ayúdame a recordar que nunca seré lo suficientemente maduro como para no recibir un buen consejo de mis hermanos en Cristo, amén.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Isaías 5:27 (RVR 1960)

No habrá entre ellos cansado, ni quien tropiece; ninguno se dormirá, ni le tomará sueño; a ninguno se le desatará el cinto de los lomos, ni se le romperá la correa de sus sandalias.

Palabras Claves: DevocionalesNeil Anderson

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...