— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 311 vistos

La elección del perdón

Por: Daniel Mendoza P.
La elección del perdón
Fecha: Miércoles, 03 de mayo del 2017 ID: 201700000365

Síguenos en Facebook

Efe 4:32 Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

El mayor terreno que Satanás gana en las vidas de los cristianos se debe a la falta de perdón. Fuimos advertidos a perdonar a otros para que Satanás no gane ventaja sobre nosotros (2 Cor 2:10-11) Dios requiere que perdonemos a otros de corazón o seremos atormentados (Mat 18:34-35) ¿Por qué es el perdón tan importante para nuestra libertad? Debido a la Cruz. Dios no nos dio lo que merecíamos, Él nos dio lo que necesitábamos de acuerdo a su misericordia. Nosotros debemos ser misericordiosos como nuestro Padre celestial es misericordioso (Luc 6:36) Debemos perdonar como fuimos perdonados (Efe 4:31-32)

Perdonar no es olvidar. La gente que trata de olvidar se da cuenta de que no puede. Dios dice que Él no recordará más nuestros pecados (Heb 10:17), pero Dios al ser omnisciente, no puede olvidar. El que no se acordará significa que Dios nunca utilizará nuestro pasado en contra nuestra (Salmo 103:12) El olvidar puede ser el resultado del perdón, pero no es la finalidad del perdón. Cuando traemos el pasado para utilizarlo contra otros, es que no los hemos perdonado.

El perdón es una elección, una crisis de la voluntad. Escogemos enfrentar y reconocer el dolor y el odio para poder perdonar de corazón. Como Dios nos pide que perdonemos, es algo que podemos hacer (Él nunca nos pediría que hiciéramos algo que no podemos hacer) Pero el perdón es difícil para nosotros porque va en contra de nuestro concepto de justicia. Nosotros queremos venganza por las ofensas sufridas. Pero se nos dice que no nos venguemos nosotros mismos (Rom 12:19) ¿Por qué les dejaría salirse con la suya? Protestamos. Tú les dejas salirse con la suya pero Dios no. Él tratará con ellos justamente, algo que nosotros no podemos hacer.

Si no liberas a los ofensores entonces tú te enganchas a ellos y al pasado y eso significa continuo dolor para ti. Detén el dolor, déjalo ir. Tú no perdonas a alguien sólo por su bien, lo haces por tu bien, para que tú puedas ser libre. Tu necesidad de perdonar no es un asunto entre tú y el ofensor, es entre tú y Dios.

Por Neil Anderson

ORACIÓN

Señor, estoy sorprendido por el ejemplo de tu perdón. Deseo crecer en mi voluntad de perdonar a aquellos que me han herido, en el nombre de Jesús, amén.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

1 Tesalonicenses 5:9 (RVR 1960)

Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo.

Palabras Claves: Neil Anderson Devocionales

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...