— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 472 vistos

Lo contrario a la avaricia

Por: Daniel Mendoza P.
Lo contrario a la avaricia
Fecha: Miércoles, 08 de febrero del 2017 ID: 201700000047

Síguenos en Facebook

Heb 13:5 Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré.

Si estás contento con lo que Dios te ha dado, no serás una persona codiciosa o un amante del dinero.

Una vez vino un hombre a mi oficina en la iglesia y confesó el pecado de gula. Cuando le dije que no se veía con sobrepeso me dijo: “lo sé, no es que coma mucho, sino que quiero, continuamente se me antojan los alimentos, es una obsesión”

La avaricia es muy similar a la actitud voraz de ese hombre. No tienes que adquirir muchas cosas o incluso nada en absoluto para ser codicioso. Si deseas adquirir cosas y estás enfocando toda tu atención en cómo puedes conseguirlas, eres culpable de avaricia.

No está mal ganar o poseer riqueza. En el Antiguo Testamento, Abraham y Job tuvieron tremenda riqueza. Muchos fieles en el Nuevo Testamento también eran ricos. El problema viene cuando tenemos una actitud codiciosa que ansía el dinero por encima de todo. Pablo nos advierte: “porque raíz de todos los males es el amor al dinero, el cual codiciando algunos, se extraviaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores” (1 Tim 6:10) El amar al dinero es quizá la forma más común de avaricia, es similar a codiciar las riquezas materiales en diversas formas.

No importa cómo parezca, este tipo de avaricia produce el mismo resultado espiritual: desagrada a Dios y nos aleja de Él. Más ingresos, una casa más grande, mejor ropa, un coche más elegante nos pueden tentar a todos.

Pero el Señor quiere que seas libre del materialismo que controla tan fácilmente a tus vecinos inconversos. Tus posesiones terrenales son solamente temporales de todos modos. Todos los perderás un día muy pronto. Así que Dios nos dice a ti y a mí que “estemos contentos con lo que tenemos ahora” (Heb 13:5) dándonos cuenta de que tenemos “una mejor y perdurable herencia en los cielos” (10:34)

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Proverbios 18:1 (RVR 1960)

Su deseo busca el que se desvía, y se entremete en todo negocio.

Palabras Claves: DevocionalesAmor al dinero AvariciaJohn MacArthur

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...