— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 130 vistos

Devocional: Necesidad de la promesa

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Necesidad de la promesa
Fecha: Martes, 13 de marzo del 2018 ID: 201700001746

Síguenos en Facebook

Juan 16:13  Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir.

El Espíritu Santo tiene que venir a los creyentes porque ellos no pueden ministrar en sus propias fuerzas.

Como cristiano, puedes ser ortodoxo y estar en lo correcto en cada detalle de la teología. Incluso podrías mostrar cierta voluntad y habilidad para ministrar. Pero a menos y hasta que te recargues en el Espíritu Santo para todo lo que hagas, tus esfuerzos serán ineficaces. Piensa en un coche nuevo que tiene el exterior más pulido y los mejores accesorios pero sin motor. Se verá estupendo, pero ciertamente no correrá.

Desafortunadamente, esa ilustración aplica muy a menudo a los creyentes contemporáneos. Tienden a pasar por alto o minimizar el rol del Espíritu Santo, ya sea por exagerar ante las extravagancias carismáticas o por poner la mayor parte de su atención en técnicas de ministerio centradas en el hombre y en enfoques “innovadores”.

Pero el Señor impresionó los corazones y mentes de los discípulos en más de una ocasión con su necesidad del poder y recursos del Espíritu Santo, desde tareas diarias rutinarias como pescar (Luc 5:4-9) hasta retos más imponentes del ministerio como echar fuera un demonio del hijo de un hombre (Marcos 9:14-29)

Porque Dios ha prometido con un propósito y ha enviado al Espíritu dentro del panorama más grande de Su soberanía, nosotros deberíamos tener la misma convicción sobre la necesidad del Ayudador prometido como lo hicieron los discípulos poco después de que Cristo ascendió.

En conclusión, nota la confianza de Pedro en el plan de Dios al traerlo en su sermón en el día de Pentecostés “a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole… Así que, exaltado por la diestra de Dios, y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto que vosotros veis y oís” (Hch 2:23, 33)

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Eclesiastés 12:1 (RVR 1960)

Acuérdate de tu Creador en los días de tu juventud, antes que vengan los días malos, y lleguen los años de los cuales digas: No tengo en ellos contentamiento.

Palabras Claves: John MacArthur ReflexionesNecesidad de la promesa Pentecostes

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...