— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 177 vistos

Devocional: Cristo como siervo

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Cristo como siervo
Fecha: Lunes, 22 de enero del 2018 ID: 201700001572

Síguenos en Facebook

Filip 2:7…tomando forma de siervo

Cristo se sometió a sí mismo a la voluntad del Padre.

Cuando Cristo se despojó a sí mismo, no sólo renunció a Sus privilegios, sino que también se convirtió en un siervo. Primero, fue siervo por naturaleza. Pablo usó la palabra griega (morphe) “forma”,  una vez más para indicar que el servicio de Cristo no fue solamente externo, sino que era Su esencia.

No era como un manto que podía ponerse y quitarse. Cristo fue un verdadero siervo. El único otro pasaje donde se utiliza la palabra “morphe” está en Marcos 16:12. Ahí Jesús aparece en una resurrección “morphe” (una forma expresando completamente la naturaleza de un cuerpo resucitado) En Filipenses 2 Cristo es mostrado como un siervo verdadero, haciendo la voluntad del Padre. Se sometió al Padre y a las necesidades de los hombres también.

Jesús fue todo lo que Isaías 52:13-14 describió: un Mesías que fue siervo. Segundo, Cristo fue un siervo por poseción. Como Dios, Cristo lo posee todo. Pero cuando vino a este mundo, Él tomó todo prestado: un lugar para nacer, un lugar para poner su cabeza, un barco para cruzar el Mar de Galilea y para poder predicar desde ahí, un animal para montar y entrar en la ciudad cuando fue recibido triunfante como Rey de reyes y Señor de señores y una tumba para ser enterrado en ella.

La única Persona que ha vivido en esta tierra y tenía el derecho a todos sus placeres, en lugar de ello, terminó con nada y se convirtió en siervo. Aunque Él era el legítimo heredero al trono de David y Dios en carne humana, no tuvo ninguna ventaja o privilegio en este mundo. Poseyó poco pero sirvió a todos.

Cristo, el siervo perfecto, le dijo a sus discípulos: “el que quiera ser el primero entre vosotros, será vuestro siervo”  (Mat 20:27) ¿Qué hay de ti? ¿Buscas la grandeza al querer que otros te sirvan o estás siendo verdaderamente grande al servir a Dios y a otros? Haz que tu ambición sea ser un verdadero siervo.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Proverbios 23:17-18 (RVR 1960)

No tenga tu corazón envidia de los pecadores, antes persevera en el temor de Jehová todo el tiempo; porque ciertamente hay fin, Y tu esperanza no será cortada.

Palabras Claves: John MacArthur ReflexionesCristo como siervo

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...