— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 183 vistos

Obediencia a la Palabra de Dios

Por: Daniel Mendoza P.
Obediencia a la Palabra de Dios
Fecha: Viernes, 18 de agosto del 2017 ID: 201700000888

Síguenos en Facebook

1Juan 2:3 Y en esto sabemos que nosotros le conocemos, si guardamos sus mandamientos.

Los verdaderos creyentes obedecen la Palabra de Dios.

Antes de que Jesús ascendiese al Cielo después de Su resurrección, le dio la siguiente Gran Comisión a Sus discípulos: “Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones,  bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo; enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado” (Mat 28:19-20) Nota que un verdadero discípulo debía observar u obedecer todos los mandatos de Cristo.

El apóstol Juan comprendió bien la instrucción del Señor. Él sabía que la obediencia a los mandatos de Dios produce seguridad (la confianza de saber con certeza que le hemos conocido 1Jn 2:3) La palabra griega para “guardar” en ese versículo se refiere a vigilar cuidadosamente obedecer. No es una obediencia que sea sólo el resultado de presión externa, es la obediencia ávida de uno que “guarda” los mandamientos divinos como si fueran algo precioso.

Tal obediencia está motivada por amor, como Juan lo indica en el verso 5 “pero el que guarda su palabra, en éste verdaderamente el amor de Dios se ha perfeccionado; por esto sabemos que estamos en él” Eso es apoyado por la palabra traducida “mandamientos” que se refiere específicamente a los preceptos de Cristo en lugar de leyes en general. La obediencia legal demanda perfección o pena, mientras que en 1Juan 2:3 es un llamado a la obediencia de gracia porque la pena ha sido pagada por Cristo.

Sin embargo aquellos que dicen conocer a Dios y desprecian sus mandamientos Juan les llama mentirosos “El que dice: Yo le conozco, y no guarda sus mandamientos, el tal es mentiroso, y la verdad no está en él” (v4) “Profesan conocer a Dios, pero con los hechos lo niegan, siendo abominables y rebeldes, reprobados en cuanto a toda buena obra” (Tito 1:16) ¿Cómo puedes saber si eres un verdadero cristiano? No por sentimiento sino por obediencia. Si deseas obedecer a Dios por gratitud por todo lo que Cristo ha hecho por ti y ves que ese deseo produce un patrón de obediencia en general, has pasado una prueba importante que indica la presencia de la fe salvadora.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Job 33:24-25 (RVR 1960)

Que le diga que Dios tuvo de él misericordia, que lo libró de descender al sepulcro, que halló redención; su carne será más tierna que la del niño, Volverá a los días de su juventud.

Palabras Claves: John MacArthur Reflexiones

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...