— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 42 vistos

Devocional: Poniendo a otros antes que a ti

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Poniendo a otros antes que a ti
Fecha: Martes, 04 de diciembre del 2018 ID: 201700002445

Síguenos en Facebook

Fil 2:3 Nada hagáis por contienda o por vanagloria, antes bien con humildad estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo.

Una forma importante de prevenir el faccionalismo en la iglesia es considerar a los otros miembros como más importantes que tú mismo.

La humildad de la mente es una expresión distintiva del Nuevo Testamento. Hubo términos similares en escritos seculares pero ninguno se adaptó exactamente a los efectos de los escritores del Nuevo Testamento. Una forma de la palabra griega fue utilizada para describir la mentalidad de un esclavo. Era un término de burla, refiriéndose a cualquiera que se había considerado común, o bajo. Entre los paganos antes del tiempo de Cristo, la humildad nunca había sido un rasgo que se buscara o se admirara. Así que el Nuevo Testamento introdujo un concepto nuevo y radical.

En Filipenses 2:3 Pablo define la humildad de la mente simplemente al ver a los demás como más importantes que a ti mismo. Pero ¿qué tan seguido consideramos a otros de esa forma? Con frecuencia aún dentro de la iglesia pensamos justo lo contrario de lo que Pablo manda. Por ejemplo, a veces somos rápidos para criticar a aquellos con los que ministramos. Es más fácil para nosotros hablar de sus faltas y fracasos de lo que es referirnos a los nuestros.

Pero la actitud de Pablo fue diferente. Él conocía su propio corazón muy bien como para llamarse a sí mismo el peor de los pecadores “Cristo Jesús vino al mundo para salvar a los pecadores, de los cuales yo soy el primero” (1 Tim 1:15) El apóstol fue también lo suficientemente humilde como para darse cuenta de que en sus propias fuerzas no era digno del ministerio al cual había sido llamado “yo soy el más pequeño de los apóstoles, y no soy digno de ser llamado apóstol” (1 Cor 15:9)

Tu conocimiento de los pecados de otros se basa en sus palabras y acciones, no en lo que puedes leer de sus corazones. Pero tú, como Pablo, conoces tu propio corazón y sus deficiencias pecadoras (Rom 7) Eso debería de facilitar el respetar y honrar a otros antes que a ti. Y cuando haces eso, estás ayudando a prevenir el faccionalismo en tu iglesia y contribuyes a la edificación de tus compañeros creyentes.

Por John MacArthur

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Isaías 30:26 (RVR 1960)

Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que vendare Jehová la herida de su pueblo, y curare la llaga que él causó.

Palabras Claves: John MacArthur ReflexionesPoniendo a otros antes que a ti

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...