— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 76 vistos

Devocional: Verdadera humildad

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Verdadera humildad
Fecha: Martes, 22 de enero del 2019 ID: 201700002532

Síguenos en Facebook

Stg 4:10 Humillaos delante del Señor, y él os exaltará.

La segunda cualidad para demostrar autoridad sobre los gobernadores y autoridades en el mundo espiritual es la humildad. La humildad no significa que siempre estés buscando una roca para meterte debajo porque te sientes indigno de hacer algo. Al ejercitar nuestra autoridad, la humildad es poner la confianza en Cristo, la fuente de nuestra autoridad,  en lugar de en nosotros mismos. Jesús no se minimizó al ejercitar Su autoridad, sino que mostró una tremenda humildad porque Él hizo todo de acuerdo a lo que Su Padre le dijo que hiciera.

El orgullo dice, yo resistí al diablo por mí mismo. La falsa humildad dice, Dios resistió al diablo, yo no hice nada. La verdadera humildad dice, resistí al diablo por la gracia de Dios. Separado de Cristo no podemos hacer nada (Juan 15:5), pero eso no significa que no debamos hacer nada. Ejercemos autoridad humildemente en Su fuerza y en Su nombre.

Viendo la humildad como auto-marginación es similar a ver la mansedumbre como debilidad. El Señor fue manso, pero no fue débil. La mansedumbre es una gran fuerza bajo un gran control. La humildad es la confianza correctamente colocada. Debemos gloriarnos en Cristo Jesús y no poner la confianza en la carne (Fil 3:3)

El orgullo es un asesino. El orgullo dice, yo puedo hacerlo. No, no puedes. Absolutamente necesitamos a Dios y unos a otros.

Por Neil Anderson

ORACIÓN
Padre, yo sé que puedo perder muchas bendiciones si me quito de Tu protección y autoridad. Reconozco hoy que Tú estás a cargo de mi vida, en el nombre de Jesús, amén.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Isaías 30:26 (RVR 1960)

Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que vendare Jehová la herida de su pueblo, y curare la llaga que él causó.

Palabras Claves: Neil AndersonReflexionesVerdadera humildad

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...