— ENLACES PATROCINADOS —
Devocionales 175 vistos

Queremos alivio

Por: Daniel Mendoza P.
Queremos alivio
Fecha: Jueves, 09 de marzo del 2017 ID: 201700000140

Síguenos en Facebook



Salmo 116:1-2 Amo a Jehová, pues ha oído mi voz y mis súplicas; porque ha inclinado a mí su oído; Por tanto, le invocaré en todos mis días.

¿Alguna vez te has encontrado diciendo algo como esto?

“Señor, te doy mi vida, pero estoy preocupado hasta la muerte por este asunto, esta persona, esta circunstancia, esta situación incómoda. Me siento atrapado Señor. Quiero descanso, ¡necesito descanso! Y si no lo traes pronto… bueno ya me cansé. Siento que voy a dejarlo todo”

Puedes dejarlo, mi amigo pero no hay atajos.

Aquí hay un mejor plan: toma la mano de tu Guía, Él es el Señor del desierto, aún tu desierto. El objeto más precioso del amor de Dios es Su hijo en el desierto. Si fuera posible, tú significas más para Él en este tiempo que en cualquier otro.

Tú eres su amado estudiante tomando Sus cursos más difíciles. Él te ama con amor infinito.

Por Charles Swindoll


— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Ezequiel 34:2-4 (RVR 1960)

Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel; profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: ¡Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños? Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas. No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida, sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...