— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 98 vistos

Devocional: Los dos Adanes

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Los dos Adanes
Fecha: Miércoles, 17 de octubre del 2018 ID: 201700002325

Síguenos en Facebook

Rom 5:18  Así que, como por la transgresión de uno vino la condenación a todos los hombres, de la misma manera por la justicia de uno vino a todos los hombres la justificación de vida

La razón por la cual muchos cristianos no están disfrutando la madurez y libertad que se encuentra en su herencia en Cristo es porque tienen mala su auto-percepción. Ellos no se ven como realmente son en Cristo. Ellos no entienden el cambio dramático que ocurrió en ellos en el momento en que confiaron en Él. Ellos no se ven de la manera en que Dios los ve, y a ese grado ellos sufren de una auto-imagen pobre. Ellos no comprenden su verdadera identidad. Ellos se identifican con el Adán equivocado.

Muchos cristianos se identifican solo con el primer Adán, cuya triste historia de fracaso se encuentra en Génesis 1-4. Seguro que heredaste una vida física de Adán. Pero si ahora eres un cristiano, ahí termina la similitud. Ahora eres identificado con el último Adán, estás en Cristo. Estás sentado con Cristo en los lugares celestiales (Efe 2:6) La diferencia entre los dos Adanes en tu historia es eterna y profunda. Necesitas asegurarte de que te identificas con el correcto.

Lo primero que notamos de Cristo, el último Adán, es Su completa dependencia de Dios el Padre. El primer Adán fue tentado a vivir independientemente de Dios y escogió creer la mentira de la serpiente con respecto al árbol del conocimiento del bien y del mal. Pero Jesús fue totalmente dependiente del Padre (Juan 5:30, 6:57, 8:42, 14:10, 17:7)

Una segunda diferencia vital entre los dos Adanes se relaciona con la vida espiritual. Adán nació física y espiritualmente vivo. Pero cuando Adán pecó, murió espiritualmente. Como el primer Adán, Jesús nació espiritualmente vivo tanto como físicamente. Pero a diferencia del primer Adán, Jesús nunca perdió Su vida espiritual. Mantuvo Su vida espiritual todo el camino a la cruz. Allí murió, tomando los pecados del mundo sobre sí mismo. Ahora en su cuerpo resucitado y glorificado, Cristo vive hoy y por toda la eternidad.

¿Te estás identificando con Jesucristo, el último Adán, hoy?

Por Neil Anderson

ORACIÓN
Gracias Padre, por el último Adán, Jesucristo, a través de quien soy salvo y he sido sellado. Me propongo vivir con Tu ayuda en mi verdadera identidad hoy.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

Proverbios 4:18 (RVR 1960)

Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto.

Palabras Claves: Neil AndersonReflexionesLos dos Adanes

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...