— ENLACES PATROCINADOS —
Estudios Biblicos

¿Toda la doctrina del Padre está en la Biblia? ¿Necesitamos de otros libros doctrinales?

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Martes, 27 de enero del 2015 ID: 201500000830

Síguenos en Facebook



En este artículo tocaremos un tema crucial, analizaremos la pregunta ¿Toda la doctrina que Jesús enseñó está en la Biblia? ¿Necesitamos de otros libros que complementan a la Biblia? 

Muy bien empecemos, ¿Qué fue lo que enseñó Jesús? Jesús enseñó la Palabra que el Padre le mandó que enseñara:

Juan 14:24 “El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es míasino del Padre que me envió.”

Jesús enseño la palabra del Padre, ahora bien, ¿Enseñó Jesús todo lo que el Padre le mandó a enseñar? La respuesta es SÍ, Jesús mismo lo dijo:

Juan 15:15 “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su señor; pero os he llamado amigos, porque TODAS las cosas que oí de mi Padreos las he dado a conocer.”

Muy bien entonces Jesús vino a enseñar la Palabra que le fue dada por el Padre y todas las cosas que el Padre le mandó a enseñar las enseñó. Su Evangelio fue completo.

Hasta este punto estamos muy claros, sin embargo diversas religiones no se conforman con lo que enseñó Jesús en la Escritura, si no que agregan doctrinas adicionales a las dadas por Él, para ello utilizan libros adicionales a la Biblia, veamos, de manera resumida:

  • Catolicismo Romano: agregan a su doctrina el libro del Catecismo, en donde se establecen los dogmas de la Iglesia, los cuales se definen en Concilios, en los cuáles se llama Anatema (maldito) a los que no creen en ellos, además aceptan enseñanzas adicionales de la tradición católica (rosario, agua bendita, etc.)

  • Testigos de Jehová: agregan la revista religiosa Atalaya, donde se exponen sus interpretaciones y doctrinas. Recordando también que se atrevieron a modificar versículos en sus “biblias” lo cual es terrible.

  • Judíos: agregan la Mishná, es la base de la ley judía oral o rabínica y el Talmud judío, libro que recoge principalmente las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, narraciones, costumbres y dichos, parábolas, historias y leyendas. El judaísmo considera al Talmud ser la tradición oral, mientras que la Torá (Pentateuco) constituye la tradición escrita. Los judíos ortodoxos no mesiánicos afirman que el Talmud es la verdad y el Nuevo Testamento en cambio es engañoso.

  • Mormones: tienen su libro el libro del Mormón, dice ser una traducción de los escritos de hombres santos de la antigua América escrito en una forma similar a la Biblia. Toma su nombre de uno de los últimos de los profetas que, de acuerdo al libro, escribieron en él, Mormón, quien alrededor del 390 D.C. habría resumido en un compendio varios escritos y archivos dando alcance a 2500 años de historia.


Como se aprecia a este punto del artículo, todas estas religiones no solo tienen la Biblia como su base, sino que agregan doctrinas que no están en la Escritura y cada religión afirma que su libro es la verdad y basado en la Escritura. Todas estas religiones tienen algo en común, no pueden aceptar que la Escritura, la Biblia, la Palabra de Dios, es suficiente, ya que les es necesario agregar sus propias doctrinas en sus libros. Tan es así que cuando se debate con ellos siempre recurren al argumento final: “No toda la doctrina está en la Biblia” cuando se les muestra que sus libros contradicen o crean doctrinas que no están en ningún lugar de la Escritura y que solo con la Escritura no los pueden explicar por completo.

Un primer análisis sobre esto, y suponiendo que Dios habría dado doctrina adicional fuera de la Biblia, entonces ni un Testigo de Jehová le podría decir a un Católico que María pecó, porque la Biblia dice que todos pecaron excepto Jesús, ni un Católico le podría decir a un Testigo de Jehová que el infierno sí existe porque la Biblia lo dice, ya que ambos también ponen su fe en sus escritos, y para debatir citarían los escritos de su religión que lo toman como la verdad, entonces el católico recurriría al dogma del catecismo sobre María sin pecado concebido y el Testigo de Jehová recurriría a su explicación que el infierno no existe y que todos vamos al cielo solo que unos con galardones y otros sin nada. Y al otro no le quedaría más que aceptar lo que el otro dice, porque ambos al fin y al cabo recurren a sus libros que toman como verdad adicional a la Biblia.

Aquí el primer punto importante, es evidente que los libros que estas religiones usan se contradicen entre ellos, pero ¿Se contradice Dios? ¿Inspiró Dios a través del Espíritu Santo cosas diferentes a unos hombres y otras cosas a otros? La respuesta, contundente, a ambas preguntas es NO, Dios no se contradice ni el Espíritu Santo inspiraría doctrinas contradictorias.

La Biblia es el único libro inspirado por el Espíritu Santo a los santos hombres de Dios para que lo escribieran, ni el Atalaya, ni el Catecismo, ni el Talmud, ni el libro de los mormones, ni cualquier otro libro escrito por hombres que agregan doctrinas que no están en la Escritura y peor aún la contradicen fueron inspirados por el Espíritu Santo:

2 Pedro 1:21 “porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.”

El decir que no toda la doctrina de Dios está en la Biblia, implicaría dos cosas:

  • Jesús no pudo enseñar toda la doctrina que el Padre le mandó que nos diera y por eso otros hombres tienen que venir a completar lo que Él no pudo hacer o

  • El Espíritu Santo fue incapaz de hacer que los hombres que inspiró escribieran toda la doctrina completa.


Creer alguno de estos dos puntos sería desconocer las Escrituras, Jesús mismo, como vimos antes, dijo a sus discípulos que ya les había enseñado TODO lo que el Padre le mandó a enseñar. Y el mismo Jesús dijo que cuando el partiera vendría el Espíritu Santo, precisamente para inspirar la Escritura y recordarles todo lo que Jesús les había enseñado:

Juan 14:26 “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.”

Los discípulos en su momento no entendían muchas cosas, pero una vez que Jesús fue glorificado se acordaron de muchas cosas que estaban escritas acerca de Jesús en el Antiguo Testamento y las entendieron, porque recibieron al Espíritu Santo:

Juan 12:16 “Estas cosas no las entendieron sus discípulos al principio; pero cuando Jesús fue glorificado, entonces se acordaron de que estas cosas estaban escritas acerca de él, y de que se las habían hecho.”

El Espíritu Santo recordará TODO lo que Jesús les había ya dicho, además dará testimonio de Jesús:

Juan 15:26 “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.”

Jesús dijo que enseñó todo lo que oyó de su Padre y también dijo que ciertas cosas que necesitaba decirles no lo podían sobrellevar sin que antes tuvieran al Espíritu Santo, pero que cuando Él se fuera el Espíritu Santo se las mostraría:

Juan 16: 7-16 “Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré. 8 Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. 9 De pecado, por cuanto no creen en mí; 10 de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; 11 y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado.12 Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. 13 Pero cuando venga el Espíritu de verdadél os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. 14 El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. 15 Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber.”

Jesús habló todas las cosas que escuchó del Padre y el Espíritu Santo también habló de lo que había escuchado. Precisamente, después que Jesús resucitó los discípulos recibieron al Espíritu Santo tal y como Jesús se los había dicho:

Hechos 2:1-4
 “Cuando llegó el día de Pentecostés, estaban todos unánimes juntos.2 Y de repente vino del cielo un estruendo como de un viento recio que soplaba, el cual llenó toda la casa donde estaban sentados; 3 y se les aparecieron lenguas repartidas, como de fuego, asentándose sobre cada uno de ellos.4 Y fueron todos llenos del Espíritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espíritu les daba que hablasen.

1 Corintios 6:19 “¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?”

Una vez que recibieron el Espíritu inspiró las Escrituras a estos hombres de Dios como ya lo vimos antes y les reveló lo que habría de venir.

Muy bien a este punto tenemos claro que, Jesús enseñó toda la doctrina que el Padre le envió a enseñar. Además tenemos claro que el Espíritu Santo cuando vino les dijo cosas a los santos hombres de Dios que antes de su venida no podían sobrellevar, finalmente el Espíritu Santo inspiró toda la Escritura a estos hombres, la cual da testimonio de Jesús.

En este punto vemos como los siguientes dos argumentos de las personas que dicen que no toda la doctrina de Cristo está en la Biblia, son falsos, ellos usan estos dos argumentos:

1- Al decir Jesús que no les podía decir todo en ese momento, implica que después del canon de la Biblia se siguió revelando nueva doctrina e incluso hoy en día se sigue revelando nueva doctrina a los hombres de Dios.
2- Al decir la Escritura que el Espíritu Santo revelaría las cosas que han de venir, implica que hoy en día sigue revelando nueva doctrina.

Ambos argumentos son falsos, ¿Por qué? como vimos anteriormente, Jesús les dijo a los discípulos que cuando viniera el Espíritu Santo Él les diría las cosas que en ese momento no les podía decir, pero tal y como Jesús dijo cuando él se fue lo recibieron y gracias a eso fue que pudieron escribir las Escrituras siendo inspirados precisamente por el Espíritu Santo. Y precisamente el Espíritu Santo les reveló cosas que han de venir. ¿Cuáles cosas son las que han de venir? Pues, precisamente las que están en la Escritura, veamos tan solo algunas:
El arrebatamiento de la Iglesia en las nubes, primero los que murieron en Cristo y luego los que estén vivos, el Tribunal de Cristo, , las bodas del Cordero, el surgimiento del falso profeta, el surgimiento del anticristo, la tribulación, los 144 mil judíos sellados que predicarán durante la tribulación, los 7 sellos, las 7 trompetas, las 7 copas, la nueva Jerusalén , el milenio, el Armagedón, el lanzamiento del falso profeta, el anticristo, Satanás y los que negaron a Jesús al Lago de Fuego, lugar de condenación eterna y la vida Eterna junto a nuestro Señor.
Esas son tan solo algunas de las cosas que la Escritura, por medio de la revelación del Espíritu Santo a los santos hombres de Dios, profetiza que han de venir. El Espíritu Santo sigue revelando cosas, pero no nueva doctrina la cual fue dada por Jesús, la cual cumplió al revelarla en las Escrituras.

Ahora bien, ¿Qué fue lo que enseñaron los Apóstoles? ¿Enseñaron nuevas doctrinas? ¿O predicaron lo que ya Jesús les había predicado a ellos? ¿Crearon ellos nuevas doctrinas? ¿Les inspiró el Espíritu Santo doctrina que Jesús no había enseñado? La respuesta es NO, ellos anunciaron lo que vieron y lo que Jesús les dijo:

1 Juan 1:3 “lo que hemos visto y oído, eso os anunciamos, para que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y nuestra comunión verdaderamente es con el Padre, y con su Hijo Jesucristo.”

1 Juan 2:24 “Lo que habéis oído desde el principiopermanezca en vosotros. Si lo que habéis oído desde el principio permanece en vosotros, también vosotros permaneceréis en el Hijo y en el Padre.“

Así es, los Apóstoles predicaban lo que Jesús les había enseñado, ahora veamos precisamente lo que Apóstol Pablo escribe a Timoteo en una de sus cartas:

1 Timoteo 6:3-5 Si alguno enseña otra cosa, y no se conforma a las sanas palabras de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad, 4 está envanecido, nada sabe, y delira acerca de cuestiones y contiendas de palabras, de las cuales nacen envidias, pleitos, blasfemias, malas sospechas, 5 disputas necias de hombres corruptos de entendimiento y privados de la verdad, que toman la piedad como fuente de ganancia; apártate de los tales.

Así es, si alguno enseña otra cosa y no se conforma con las palabras de nuestro Señor Jesucristo, está ENVANECIDO, NADA SAVE Y DELIRA.

Hay aún una advertencia más fuerte en la Escritura, en otra carta que Pablo escribió a los Gálatas:

Gálatas 1:8 “Mas si aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciadosea anatema.”

Anatema significa MALDITO. Con esto vemos que los Apóstoles enseñaron lo que Jesús mismo vino a enseñarles y les advierte en mantenerse en lo que ya ha sido enseñado y que lo que enseñó Jesús es suficiente y si alguno enseña otra cosa es maldito. Aquí vemos un punto de gran importancia, si ellos mismos mandan a mantenerse en lo que ya Jesús había enseñado ¿Cómo algunos afirman que el Espíritu Santo sigue revelando doctrina en nuestro tiempo que Jesús no dio?

El mismo Pedro escribió esto cerca de su muerte pidiendo que tengan memoria de lo enseñado ya por ellos, una enseñanza no basada en fábulas, sino lo que habían visto con sus propios ojos, finalmente afirma que toda la profecía fue inspirada por el Espíritu Santo:

2 Pedro 1:14-21“sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado.15 También yo procuraré con diligencia que después de mi partida vosotros podáis en todo momento tener memoria de estas cosas. 16 Porque no os hemos dado a conocer el poder y la venida de nuestro Señor Jesucristo siguiendo fábulas artificiosas, sino como habiendo visto con nuestros propios ojos su majestad. 17 Pues cuando él recibió de Dios Padre honra y gloria, le fue enviada desde la magnífica gloria una voz que decía: Este es mi Hijo amado, en el cual tengo complacencia. 18 Y nosotros oímos esta voz enviada del cielo, cuando estábamos con él en el monte santo.19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Pedro afirma que tenemos la palabra profética más segura, la Escritura, la Biblia es un libro profético en donde precisamente el Espíritu Santo reveló las cosas que habrían de venir, 66 libros en uno solo, que se complementan perfectamente y hacen referencia precisa uno al otro, que van desde la creación hasta el fin del mundo, precisamente el mismo Espíritu Santo es quien nos revela las Escrituras. Pedro dijo que hacemos bien en estar atentos a esta Palabra.

Muy bien en este punto alguien podría decir, muy bien, yo creo que Jesús enseñó todo y cumplió con lo que su Padre le mandó a enseñarnos, pero en ningún lugar dice que los apóstoles lo escribieron todo, por eso después del canon de la Biblia se escribieron cosas que quedaron pendientes, como nuevos dogmas, nuevos complementos a la Escritura en otros libros aparte de esos 66. Aunque ya hemos explicado que creer eso, es creer que el Espíritu Santo fue incapaz de inspirar y hacer que escribieran todo lo que era necesario conocer, ¿Dice en la Biblia, que todo lo que Jesús enseñó fue escrito? ¿No su vida completa (toda su niñez, toda su adolescencia, etc.), si no la doctrina que enseñó?
¡Sorprendentemente la respuesta es SÍ, la misma Biblia lo dice!

¿A dónde? Leamos Hechos 1:1-5 en el cual Lucas escribió dirigido a Teófilo:

Hechos 1:1-5 “En el primer tratado, oh Teófilohablé acerca de TODAS las cosas que Jesús COMENZÓ a hacer y a ENSEÑARHASTA el día en que fue recibido arriba, después de haber dado mandamientos por el Espíritu Santo a los apóstoles que había escogidoa quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios. Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí. Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.

Lucas le escribe a Teófilo que en el primer tratado habló acerca de TODAS las cosas que Jesús comenzó a hacer y a ENSEÑAR hasta que fue recibido arriba después de haber dado los mandamientos por el Espíritu Santo, recordemos que antes de iniciar su ministerio recibió al Espíritu Santo:

Mateo 3:16-17 “Y Jesúsdespués que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma, y venía sobre él. 17 Y hubo una voz de los cielos, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.”

Ahora bien, ¿Cuál es ese primer tratado al cual hace referencia Lucas diciendo que ya antes había escrito todo sobre Jesús? Simple, precisamente el libro de Lucas, el cual precisamente fue dirigido al mismo Teófilo:

Lucas 1:1-4 “Puesto que ya muchos han tratado de poner en orden la historia de las cosas que entre nosotros han sido ciertísimas, tal como nos lo enseñaron los que desde el principio lo vieron con sus ojos, y fueron ministros de la palabrame ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origenescribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilopara que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido. 

Así es, Lucas le escribe todas las cosas que enseñó Jesús, para que Teófilo conociera la verdad. El libro de Lucas va desde el anunciamiento de Juan el Bautista y de Jesús, genealogía de Jesús, bautismo de Jesús, milagros de Jesús, predicación, elección de los doce, etc. hasta la resurrección, aparición a los discípulos y su ascensión.

El libro de Lucas, precisamente forma parte de lo que se conoce como los 4 Evangelios junto con Mateo, Marcos y Juan, porque narran el Evangelio de Cristo, y cada uno escribió sobre la doctrina de Jesús, después Lucas escribe los Hechos de los Apóstoles, narrando sus hechos, mostrando como enseñaron lo mismo que Jesús predicó, luego vienen todas las cartas escritas por Juan, Pedro y primordialmente por Pablo incluyendo el libro de Hebreos, finalmente el libro de Judas hermano de Jacobo advirtiendo sobre el surgimiento de falsas doctrinas y falsos maestros en los tiempos finales y el Apocalipsis escrito por Juan, que nos narra cómo será el fin y el libro de Juan precisamente dice:

Juan 5:39 “Escudriñad las Escrituras; porque a vosotros os parece que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que dan testimonio de mí; 40 y no queréis venir a mí para que tengáis vida.”

Escudriñad las Escrituras, no el Atalaya, no el libro del mormón, no el catecismo, la ¡Escritura!

2 Timoteo 3:16 “Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia,”

Es muy claro el pasaje anterior, que nos explicó para qué sirve la Escritura, para enseñar, redargüir, corregir e instruir en justicia, si para eso sirve la Escritura, ¿entonces por qué enseñar con otros libros? Si Pablo escribe a Timoteo que toda la Escritura es inspirada por Dios y además para qué es útil.

Otro de los argumentos, que las personas que no desean aceptar la Escritura como la Verdad absoluta, la Palabra de Dios, usan este versículo para decir que no toda la doctrina que Jesús enseñó están en la Escritura:

Juan 21:25 “Y hay también otras muchas cosas que hizo Jesús, las cuales si se escribieran una por una, pienso que ni aun en el mundo cabrían los libros que se habrían de escribir. Amén.”

Lo primero que vemos en esto que escribió Juan es que indica que hay otras cosas que Jesús hizo, la palabra original: ποιέω, que significa: hacer, construir, actuar, nunca esta palabra se refiere enseñar o adoctrinar.

Veamos un ejemplo de la palabra enseñar:

Hechos 1:1 “En el primer tratado, oh Teófilohablé acerca de todas las cosas que Jesús comenzó a hacer y a enseñar”

La palabra utilizada por Lucas es enseñar, la palabra original: διδάσκω, que significa enseñar.

Es claro que no todo lo que Jesús hizo está en la Escritura, pero toda su doctrina, su enseñanza sí.

A esta altura del artículo ha quedado bastante claro que la Escritura es la palabra profética más segura útil para enseñar, fue la que inspiró el Espíritu Santo a los santos hombres de Dios.

Finalmente algunos puntos adicionales: cuando el diablo trató, porque no pudo, de tentar a Jesús, Jesús para defenderse citó la Escritura, ningún otro libro, LA ESCRITURA, incluso el mismo diablo torció un pasaje del ESCRITURA para tratar de engañarlo, Jesús siempre dijo “Escrito está”, puedes leer el artículo con ese tema aquí: Intento del diablo de tentar a Jesús.

Muy bien Jesús citó la Escritura (Antiguo Testamento), los apóstoles, como ya vimos después escribieron la doctrina dada por Jesús por ejemplo, el Antiguo Testamento dice:

Éxodo 21:24 “ojo por ojodiente por diente, mano por mano, pie por pie,”

Pero Jesús dijo:

Mateo 5:38-39 “Oísteis que fue dichoOjo por ojo, y diente por diente. 39 Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha, vuélvele también la otra;

¿Cómo sabemos lo que Jesús ENSERÑÓ acerca de esto? Fácil está en el Nuevo Testamento, Jesús siempre hizo referencia a la Escritura, no a los libros de la tradición judía para dar su doctrina. Cuando hizo referencia la tradición fue para acusar a los fariseos que dejaban la Escritura por seguir sus tradiciones, veamos:

Primero los fariseos acusan a los discípulos de no guardar la tradición, en este caso el lavado de manos antes de comer:

Mateo 15:2 “¿Por qué tus discípulos quebrantan la tradición de los ancianos? Porque no se lavan las manos cuando comen pan.”

En la época de Jesús estaba la ley escrita, lo que conocemos como la Escritura, pero también la ley oral, que se iba pasando de generación en generación la cual se escribía en otros libros fuera de la Escritura, consistía en la tradición e interpretación del hombre por encima de la ley escrita. Muchos líderes Judíos de los tiempos de Jesús honraban a esa ley más que a la ley de la Escritura, por ejemplo esa de lavarse la manos.

Por eso es que Jesús les contesta:

Mateo 15:8-14 “Hipócritas, bien profetizó de vosotros Isaías, cuando dijo: 8 Este pueblo de labios me honra; Mas su corazón está lejos de mí. 9 Pues en vano me honranEnseñando como doctrinasmandamientos de hombres. m 10 Y llamando a sí a la multitud, les dijo: Oíd, y entended: 11 No lo que entra en la boca contamina al hombre; mas lo que sale de la boca, esto contamina al hombre. 12 Entonces acercándose sus discípulos, le dijeron: ¿Sabes que los fariseos se ofendieron cuando oyeron esta palabra? 13 Pero respondiendo él, dijo: Toda planta que no plantó mi Padre celestial, será desarraigada. 14 Dejadlos; son ciegos guías de ciegos; y si el ciego guiare al ciego, ambos caerán en el hoyo.”

Jesús mismo enseñó todas las cosas que en la Escritura hablaban de Él y su venida:

Lucas 24:24-27 “Y fueron algunos de los nuestros al sepulcro, y hallaron así como las mujeres habían dicho, pero a él no le vieron. 25 Entonces él les dijo: !!Oh insensatos, y tardos de corazón para creer todo lo que los profetas han dicho26 ¿No era necesario que el Cristo padeciera estas cosas, y que entrara en su gloria? 27 comenzando desde Moisés, y siguiendo por todos los profetas, les declaraba en todas las Escrituras lo que de él decían. “

Veamos tan solo un ejemplo donde los apóstoles hacen referencias a escritos que el Espíritu Santo les inspiró, por ejemplo Pedro haciendo referencia a las cartas escritas por Pablo que forman parte de la Escritura:

2 Pedro 3:15-17 "Y tened entendido que la paciencia de nuestro Señor es para salvación; como también nuestro amado hermano Pablo, según la sabiduría que le ha sido dadaos ha escrito,
16 casi en todas sus epístolas, hablando en ellas de estas cosas; entre las cuales hay algunas difíciles de entender, las cuales los indoctos e inconstantes tuercen, como también las otras Escrituras, para su propia perdición. 17 Así que vosotros, oh amados, sabiéndolo de antemano, guardaos, no sea que arrastrados por el error de los inicuos, caigáis de vuestra firmeza."


Finalmente Juan en el libro del Apocalipsis da una advertencia sobre el no agregar ni quitar cosas de este libro:

Apocalipsis 22:18-19 “Yo testifico a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añadiere a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro19 Y si alguno quitare de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida, y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro

Conclusión

Durante el artículo fuimos contestando a cada uno de los argumentos que hemos escuchado de personas que dicen que no toda la doctrina del Padre está en la Escritura, mostramos como el Padre envió a Jesús a dar su doctrina, Jesús cumplió con su tarea, Jesús mismo prometió que cuando Él partiera vendría el Espíritu Santo a recordar y revelar todo lo que Él les había enseñado a sus discípulos y eso también se cumplió, el Espíritu Santo inspiró la Escritura a los apóstoles los cuáles la escribieron. Los apóstoles ordenaron enseñar lo que Jesús ya les había enseñado, indicando que se mantuvieran en la verdadera doctrina y no en fábulas. Lucas dice que todo lo que Jesús enseñó lo escribió, Juan indica que no se debe agregar nada. Jesús siempre hizo referencia a la Escritura para enseñar, no a otros escritos a los cuáles los judíos daban más validez producto de la tradición.

Esperamos que este artículo haya sido de bendición para tu vida y te haya quedado claro que tenemos la Palabra profética más segura, La Biblia, el único libro que tiene la Palabra de Dios y que describe desde el inicio del mundo hasta cómo terminará todo.

Recordemos:

Juan 17:17
 “Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.”

Salmos 119:160 “La suma de tu palabra es verdad, Y eterno es todo juicio de tu justicia.”

Bendiciones

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Proverbios 25:24 (RVR 1960)

Mejor es estar en un rincón del terrado, que con mujer rencillosa en casa espaciosa.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...