— ENLACES PATROCINADOS —
Sectas & religiones

¿Indulgencias y Sacramento de la penitencia? ¿Qué dice la Biblia?

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Domingo, 09 de febrero del 2014 ID: 201500000772

Síguenos en Facebook



Muchos amigo(a)s católico(a)s nos hablan de las indulgencias y como éstas los ayudan a limpiar sus pecados y no sólo eso, sino que ayudan a limpiar los pecados de los difuntos, ero ¿Qué dice la Biblia respecto a esto? Lo veremos en el siguiente artículo. 

Primero veamos qué es lo que establece el Vaticano en su catecismo como indulgencia:

#1471 “La doctrina y la práctica de las indulgencias en la Iglesia están estrechamente ligadas a los efectos del sacramento de la Penitencia…. "Todo fiel puede lucrar para sí mismo o aplicar por los difuntos, a manera de sufragio, las indulgencias tanto parciales como plenarias" (CIC can 994).”

#1478 “Las indulgencias se obtienen por la Iglesia que, en virtud del poder de atar y desatar que le fue concedido por Cristo Jesús, interviene en favor de un cristiano y le abre el tesoro de los méritos de Cristo y de los santos para obtener del Padre de la misericordia la remisión de las penas temporales debidas por sus pecados.”

#1479 “Puesto que los fieles difuntos en vía de purificación son también miembros de la misma comunión de los santos, podemos ayudarles, entre otras formas, obteniendo para ellos indulgencias, de manera que se vean libres de las penas temporales debidas por sus pecados.”

#1498 “Mediante las indulgencias, los fieles pueden alcanzar para sí mismos y también para las almas del Purgatorio la remisión de las penas temporales, consecuencia de los pecados “

Queda muy claro lo que enseña el Vaticano, las indulgencias son para remisión de penas temporales por nuestros pecados y pueden aplicarse para nosotros mismo o por los difuntos.

Muy bien ahora veamos qué dice la Escritura:

Isaías 55:7 “Deje el impío su caminoy el hombre inicuo sus pensamientos, y vuélvase a Jehová, el cual tendrá de él misericordia, y al Dios nuestro, el cual será amplio en perdonar.”

Muy bien, vemos como en este primer versículo se manda al hombre impío a volverse a Dios y Él tendrá misericordia de él y lo perdonará. En ningún momento se indica que hay que hacer penitencia o se dice que la Iglesia media en el perdón de los pecados, sigamos escudriñando más la Palabra:

Hechos 10:43 “De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyerenrecibirán perdón de pecados por su nombre.”

 

En este versículo se nos indica que el que crea en Jesús podrá recibir perdón de pecados, creer, no dice hacer penitencias ni indulgencias para que Dios me perdone.

Juan 5:24 “De cierto, de cierto os digo: El que oye mi palabra, y cree al que me enviótiene vida eterna; y no vendrá a condenaciónmas ha pasado de muerte a vida.”

Vemos como el que cree en nuestro Señor Jesucristo tiene vida eterna y no vendrá a condenación, no pasará por ningún tipo de condenación adicional, por lo tanto no necesita indulgencias.

1 Juan 1:9 “Si confesamos nuestros pecadosél es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.”

En este versículo se afirma que si confesamos nuestros pecados a Dios, Él es fiel en perdonarlos y limpiarnos de toda maldad, no de una parte, no parcialmente, nos limpia de toda maldad, no necesitamos hacer ninguna indulgencia o penitencia para terminar de limpiarnos.

La Iglesia no media en el perdón de pecados como lo dice el Vaticano, porque el único que media entre nosotros y Dios es Jesús, Él es el camino:

Juan 14:6 “Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí.”

1 Timoteo 2:5 “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

Las indulgencias van muy unidas a la doctrina del purgatorio, que ya demostramos en otro artículo que es un lugar que no existe (ver artículo) y la Iglesia Católica lo ha enseñado erróneamente, porque escrito está:

Hebreos 9:27: “Y de la manera que está establecido para los hombres que muerauna sola vez, y después de esto el juicio,”

Además la Escritura dice que el sacrificio de Jesús fue suficiente para salvarnos, ese sacrificio Él lo hizo en vez de nosotros, porque nosotros somos los que merecemos lo que vivió Jesús por nuestros pecados, sin embargo Jesús no teniendo pecado, hizo el sacrificio en vez de nosotros, una sola vez y para siempre por lo que nosotros no necesitamos hacer más sacrificios para salvarnos:

Hebreos 9:28 ”Pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios”

Hechos 10:12“,pero Cristo, habiendo ofrecido una vez para siempre un solo sacrificio por los pecados, se ha sentado a la diestra de Dios,” 

1 Pedro 3:18 “Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecadosel justo por los injustospara llevarnos a Dios, siendo a la verdad muerto en la carne, pero vivificado en espíritu;”

 

Si el sacrificio de Jesús no fuera suficiente para salvarnos, entonces si tendríamos que hacer nuestros propios sacrificios, como se hacía antes de la muerte de Jesús para salvarnos, pero el sacrificio de Jesús por nosotros sí fue suficiente:

Hebreos 9:26 “De otra manera le hubiera sido necesario padecer muchas veces desde el principio del mundo; pero ahora, en la consumación de los siglos, se presentó una vez para siempre por el sacrificio de sí mismo para quitar de en medio el pecado.”

Vemos como las indulgencias es una enseñanza errónea, Jesús es el que hizo el sacrificio por nosotros, podemos hacer miles de sacrificios que eso no nos salva, la Biblia es clara al decir que por obras o sacrificios no nos salvamos:

Efesios 2:8-9 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obraspara que nadie se gloríe.”

Ahora veamos el sacramento de la penitencia que está muy relacionado con las indulgencias, el catecismo de la Iglesia Católica Romana dice:

1422 "Los que se acercan al sacramento de la penitencia obtienen de la misericordia de Dios el perdón de los pecados cometidos contra El y, al mismo tiempo, se reconcilian con la Iglesia, a la que ofendieron con sus pecados. Ella les mueve a conversión con su amor, su ejemplo y sus oraciones"

Es claro que el Catecismo establece que el sacramento de la penitencia permite que Dios tenga misericordia de nosotros y perdone nuestros pecados, bien y ¿Cuáles son esas penitencias de las que la Iglesia Católica Romana habla?

1434 “La penitencia interior del cristiano puede tener expresiones muy variadas. La Escritura y los Padres insisten sobre todo en tres formas: el ayuno, la oración, la limosna (cf. Tb 12,8; Mt 6,1-18)…”

Lo que quiere decir que si una persona ayuna, ora y da dinero a la Iglesia Dios tiene misericordia y le concede su perdón. Ahora bien, ¿Qué dice la Biblia de esto?

Oración: ¿Si soy pecador y hago oraciones Dios tiene misericordia de mí?

Juan 9:31 “Y sabemos que Dios no oye a los pecadores; pero si alguno es temeroso de Dios, y hace su voluntad, a ése oye.”

Isaías 59:2 “pero vuestras iniquidades han hecho división entre vosotros y vuestro Dios, y vuestros pecados han hecho ocultar de vosotros su rostro para no oír.”

Es claro que Dios no escucha las oraciones de los pecadores, a menos que exista un arrepentimiento real y hace su voluntad, una persona puede orar 100 padres nuestros que de nada le sirve, primero porque son vanas repeticiones y la Biblia dice que no hay que orar así:

Mateo 6:7 “Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.”

Y segundo porque para que Dios nos escuche debemos arrepentirnos de nuestros pecados y hacer su voluntad, es decir dejar de pecar. Así que es claro que con la oración Dios no tendrá misericordia de mi como lo enseña el Vaticano, Dios tiene misericordia de mi si una persona llega donde Él con un corazón humillado y deja de cometer el pecado que lo apartó de Dios.

Ayuno: ¿Si soy pecador y ayuno Dios tiene misericordia de mí?

Esta afirmación tampoco es del todo cierta, no todo ayuno es aceptable a Dios, como arrepentimiento de nuestros pecados, Jesús enseñó claramente cómo se debe ayunar:

Mateo 6:16-18 “Cuando ayunéisno seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa. 17 Pero , cuando ayunes, unge tu cabeza y lava tu rostro, 18 para no mostrar a los hombres que ayunassino a tu Padre que está en secretoy tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público.”

Una persona que está en ayuno, pero hace todo lo posible para que todos se den cuenta de que ayuna y lo tengan por bueno, es un hipócrita y su ayuno no será tomado en cuenta.

En la Biblia se nos da un ejemplo de un pueblo que ayunó por el perdón de sus pecados, el pueblo de Nínive:

Jonás 3:5-8 “Y los hombres de Nínive creyeron a Dios, y proclamaron ayuno, y se vistieron de cilicio desde el mayor hasta el menor de ellos. 6 Y llegó la noticia hasta el rey de Nínive, y se levantó de su silla, se despojó de su vestido, y se cubrió de cilicio y se sentó sobre ceniza. 7 E hizo proclamar y anunciar en Nínive, por mandato del rey y de sus grandes, diciendo: Hombres y animales, bueyes y ovejas, no gusten cosa alguna; no se les dé alimento, ni beban agua; 8 sino cúbranse de cilicio hombres y animales, y clamen a Dios fuertemente; y conviértase cada uno de su mal camino, de la rapiña que hay en sus manos.”

El pueblo de Nínive fue perdonado de su pecado por ese ayuno, pero vemos claramente que fue un ayuno verdadero donde cada uno clamó a Dios por perdón y se volvieron de su mal camino, es decir dejaron de pecar. De nada sirve ayunar si al día siguiente cometo los mismos pecados y si durante el ayuno nunca se clamó a Dios por perdón de corazón.

Limosna: ¿Si soy pecador y doy limosna Dios tiene misericordia de mí?

En la Escritura se narra cómo un hombre llamado Simón al ver uno de los dones que tenían los Apóstoles le ofreció comprar ese don a Pedro y Pedro le contestó lo siguiente:

Hechos 8:20 "Entonces Pedro le dijo: Tu dinero perezca contigoporque has pensado que el don de Dios se obtiene con dinero."

El don de Dios no se compra, Dios no tendrá misericordia de ti por cuanta plata des como ofrenda ni por el monto de tus ofrendas, de nada te sirve dar ofrendas a la Iglesia o a los pobres si sigues con tu vida pecaminosa, Dios no necesita de tus ofrendas, Él es el dueño del oro y la plata:

Ageo 2:8 “Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos.”

El no necesita de tu dinero para tener misericordia de ti, lo único que necesitas para que Dios tenga misericordia de ti es un verdadero arrepentimiento y no volver a pecar obedeciendo los mandamientos de Dios, porque escrito está:

Juan 14:21 “El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él.”

Conclusión

En este artículo hemos visto otra falsa doctrina de la Iglesia Católica Romana, como es el sacramento de la penitencia y las indulgencias, ya Jesús hizo el sacrificio por ti y por mí, no es necesario que se hagan sacrificios para obtener la misericordia de Dios, por ti ni mucho menos por una persona ya fallecida que ya ha sido juzgada por Dios, y que no se encuentra en el purgatorio porque ese lugar no existe. El ayuno y la oración no son sacrificios que vengan a sustituir o a complementar el sacrificio ya hecho por Jesús en la cruz, son parte de un verdadero cristiano.

Una persona que no se arrepiente de sus pecados ni deja de practicarlos podrá ayunar y orar toda su vida que Dios no aceptará ese ayuno ni esa oración hasta que se arrepienta de verdad y sea un verdadero cristiano, por otra parte puedes dar todo tu dinero en ofrendas que tampoco te será válido porque el favor de Dios no se compra.

Si deseas ver más artículos donde se muestra que lo que enseña el Vaticano no está a la luz de la Biblia puedes entrar Aquí

Bendiciones

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Isaías 41:10 (RVR 1960)

No temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te esfuerzo; siempre te ayudaré, siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...