— ENLACES PATROCINADOS —
Sectas & religiones

Oraciones a los santos. ¿Qué dice la Biblia?

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Miércoles, 02 de abril del 2014 ID: 201500000778

Síguenos en Facebook



Muchos amigo(a)s católico(a)s nos indican que ellos hacen oraciones a los santos y que de hecho ya hay oraciones establecidas de acuerdo al santo al que se ore y se tienen oraciones propias a santos de acuerdo a la necesidad de la persona, vamos a analizar a la luz de la Biblia.

Vamos a analizar tan solo 3 de esas oraciones de las muchas existentes:

Oración a San Ramón Nonato – Oración para un buen parto:

“Oh excelso patrono, San Ramón, modelo de caridad para con los pobres y necesitados, aquí me tenéis postrado humildemente ante vuestros pies para implorar vuestro auxilio en mis necesidades. Así como era vuestra mayor dicha ayudar a los pobres y necesitados en la tierra, socorredme, os suplico, oh glorioso San Ramón, en esta mi aflicción. A vos, oh glorioso protector acudo para que bendigáis al hijo que llevo en mi seno. Protegedme a mí y al hijo de mis entrañas ahora y durante el parto que se aproxima. Os prometo educarlo según las leyes y mandamientos de Dios. Escuchad mis oraciones, amante protector mío, San Ramón, y hacedme madre feliz de este hijo que espero dar a luz por medio de vuestra poderosa intercesión. Así sea.”

Muy bien, vamos paso a paso:

¿Qué dice la Biblia de postrarse ante alguien que no sea Dios? ¿Nos podemos postrar ante hombres o imágenes de hombres?

Cuando Juan se quiso postrar ante un ángel, veamos qué le dijo el ángel:

Apocalipsis 19:10 “9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. 10 Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía. ”

O cuando Cornelio se postró ante el Apóstol Pedro, veamos qué le dijo Pedro:

Hechos 10:24-26 “24 Al otro día entraron en Cesarea. Y Cornelio los estaba esperando, habiendo convocado a sus parientes y amigos más íntimos. 25 Cuando Pedro entró, salió Cornelio a recibirle, y postrándose a sus pies, adoró. 26 Mas Pedro le levantó, diciendo: Levántate, pues yo mismo también soy hombre.“

No debemos postrarnos ante nadie que no sea Dios, por eso ante Jesús las personas sí se postraron y él nunca dijo que no lo hicieran:

Lucas 8:47-48 “47 Entonces, cuando la mujer vio que no había quedado oculta, vino temblando, y postrándose a sus pies, le declaró delante de todo el pueblo por qué causa le había tocado, y cómo al instante había sido sanada. 48 Y él le dijo: Hija, tu fe te ha salvado; ve en paz. ”

¿Quién dice la Biblia que es nuestro intercesor?

Romanos 8:24 “¿Quién es el que condenará? Cristo es el que murió; más aun, el que también resucitó, el que además está a la diestra de Dios, el que también intercede por nosotros.“

Es claro que nuestro intercesor ante Dios es Jesús, no un hombre muerto. Jesús murió por ti y por mí por eso puede interceder ante el Padre por nosotros.

¿Quién dice la Biblia que es nuestro socorro?

Salmos 121:1-2 “Alzaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi socorro? 2 Mi socorro viene de Jehová, Que hizo los cielos y la tierra. “

Salmos 108:12 “Danos socorro contra el adversario, Porque vana es la ayuda del hombre.”

Nuestro socorro viene de Dios, no de un hombre como indica la oración.

¿De dónde dice la Biblia que viene nuestra protección?

Job 17:3 “Dame fianza, oh Dios; sea mi protección cerca de ti. Porque ¿quién querría responder por mí?”

Nuestra protección viene de Dios no de un hombre como indica la oración.

¿A quién dice la Biblia que debo orar?

Salmos 39:12 “Oye mi oración, oh Jehová, y escucha mi clamor. No calles ante mis lágrimas; Porque forastero soy para ti, Y advenedizo, como todos mis padres.”

Salmos 54:2 “Oh Dios, oye mi oración; Escucha las razones de mi boca.”

Vemos como esta oración contradice todo lo que la Escritura enseña, no se debe orar a más nadie que a Dios, no debemos postrarnos ante nadie más que a Dios, Dios es nuestro socorro, nuestra protección, Jesús es el que intercede por nosotros, no un hombre que ya está muerto.

Sigamos con otra oración

Oración a San Juan Bautista

“Gloriosísimo San Juan Bautista, por el amor ardiente que tuviste al Niño Jesús y por la santísima dulzura que infundió en tu corazón con sus halagos; por aquellos privilegios que te concedió para hacer tantos milagros a favor de tus devotos, te suplico te dignes favorecerme en todas mis necesidades con tu eficaz patrocinio y en particular te ruego me alcances la gracia que te pido en este día. ¡Oh, glorioso San Juan Bautista, muévete a piedad de esta alma acongojada, que en ti puso sus esperanzas; líbrala, te ruego, de sus miserias. ¡Oh, santo de los milagros!, alivia la congoja de mi corazón, y haz que yo viva aquí como verdadero amante de mi Jesús para poder gozar de Él en el Cielo. Amén.”

Muy bien, vamos paso a paso:

¿A quién llama la Biblia glorioso?

1 Crónicas 29-13 “Ahora pues, Dios nuestro, nosotros alabamos y loamos tu glorioso nombre.”

Salmos 8:1 “Jehová, Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra! Has puesto tu gloria sobre los cielos;”

Glorioso se debe llamar a nuestro Dios no a un hombre como se hace en esa oración.

¿Quién nos da la gracia, alguien alcanza la gracia que Jesús nos da por nosotros, o somos nosotros mismos los que la alcanzamos por nuestra fe?

Romanos 5:2 “por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.”

Romanos 11:6 “Y si por gracia, ya no es por obras; de otra manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es gracia; de otra manera la obra ya no es obra.”

La gracia es dada, nadie nos la puede alcanzar, porque nos fue dada:

1 Corintios 3:10 “Conforme a la gracia de Dios que me ha sido dada, yo como perito arquitecto puse el fundamento, y otro edifica encima; pero cada uno mire cómo sobreedifica.”

2 Corintios 6:1 “Así, pues, nosotros, como colaboradores suyos, os exhortamos también a que no recibáis en vano la gracia de Dios.”

Somos salvos por gracia que es por medio de nuestra fe en nuestro Señor Jesucristo, no por la fe de otro, si no por nuestra propia fe:

Efesios 2:8 “Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;”

¿Quién dice la Biblia que tiene piedad de nosotros?

Salmos 51:1 “Ten piedad de mí, oh Dios, conforme a tu misericordia; Conforme a la multitud de tus piedades borra mis rebeliones.”

Salmos 69:16 “Respóndeme, Jehová, porque benigna es tu misericordia; Mírame conforme a la multitud de tus piedades.”

No debemos pedir piedad por nuestra alma a un hombre si no a nuestro Dios.

¿Quién dice la Biblia que libra nuestra alma?

Salmos 86:13 “Porque tu misericordia es grande para conmigo, Y has librado mi alma de las profundidades del Seol.”

Salmos 116:8 “Pues tú has librado mi alma de la muerte, Mis ojos de lágrimas, Y mis pies de resbalar.”

Vemos como esta oración es anti-bíblica, nadie nos puede alcanzar la gracia de Dios, la gracia está para cualquiera que cree en el Señor Jesucristo, Jesús murió para que fuéramos salvos no por nuestras obras si no por su gracia y está el alcance de cada persona, si tiene fe. Sólo Dios tiene piedad de nuestra alma, a Él es al que hay que pedirle piedad por nuestra alma, a nadie más, finalmente el que libra nuestra alma es Dios, no un hombre como nosotros y que ya está muerto.

Vamos con la última oración.

Oración al Santo San Judas Tadeo:

Apóstol gloriosísimo de Nuestro Señor Jesucristo, aclamado por los fieles con el dulce título de ABOGADO DE LOS CASOS DESESPERADOS, hazme sentir tu poderosa intercesión aliviando la gravísima necesidad en que me encuentro. Por el estrecho parentesco que te hace primo hermano de Nuestro Señor Jesucristo, por la privaciones y fatigas que por El sufriste, por el heroico martirio que aceptaste gustoso por su amor, por la promesa que el divino Salvador hizo a Santa Brígida de consolar a los fieles que acudiesen a tu poderosa intercesión, obtenme del Dios de las misericordias y de su Madre Santísima la gracia que con ilimitada confianza te pido a Ti, Padre mío bondadísimo, seguro que me la obtendrás siempre que convenga a la gloria de Dios y bien de mi alma. Así sea. Glorioso Apóstol San Judas Tadeo, ruega por nosotros. (Repetir 3 veces) En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

¿Quién dice la Biblia que es nuestro abogado?

1 Juan 2:1 “[Cristo, nuestro abogado ] Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo.”

Jesús es nuestro abogado no un hombre como se indica en la oración.

¿Quién dice la Biblia que es nuestro único Padre espiritual, no terrenal?

Mateo 23:9 “Y no llaméis padre vuestro a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el que está en los cielos.”

Nuestro Padre espiritual es Dios, no debemos llamar Padre mío a un “santo”.

¿Cómo dice la Biblia que debemos orar?

Mateo 6:7 “Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos.”

De nuevo vemos que es otra oración anti-bíblica, de nuevo se pide a un muerto que interceda por nosotros, cuando la Biblia dice que nuestro intercesor es Jesús, se le da el título de abogado, cuando en la Biblia se le da ese título a Cristo, se le llama “Padre mío” cuando el único Padre es Dios y finalmente se indica que se repita 3 veces una parte de la oración, cuando la Biblia nos enseña a orar sin repeticiones.

Conclusión

Es evidente como las oraciones a hombres muertos son erróneas, vimos con tan solo 3 ejemplos de oraciones a los santos como sustituyen a Jesús, se comete el error de orar a muertos en vez de a Dios, esas oraciones no son escuchadas por Dios, porque Él estableció muy claro en Palabra a quién se debe orar por intercesión (Jesús), una persona puede orar intercediendo por otra ante Dios, pero intercesor eterno ante el Padre es Jesús, así lo dice la Escritura, un muerto no puede orar por ti, quien es nuestro abogado (Jesús), cómo se alcanza la gracia y la misericordia (con fe, no por la fe de otros), como se debe orar (sin repeticiones), a quien se le debe pedir piedad (a Dios), ante quien me debo postrar (ante Dios), a quien se le llama glorioso (a Dios).

Amigo(a) la Escritura es muy clara, ya te toca a ti elegir si vas a seguir siguiendo lo que te dicen los hombres o lo que Dios mismo inspiró en las Escrituras. Para Dios todos somos santos, no los que dice el Vaticano que son santos:

Salmos 31:23 “Amad a Jehová, todos vosotros sus santos; A los fieles guarda Jehová,” 

Apocalipsis 20:6 “Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección;”

Algunos amigo(a)s católico(a)s pueden pensar que estas oraciones no son aprobadas por el Vaticano, pero sí lo son, ¿Por qué entonces por qué los sacerdotes no enseñan a sólo orarle a nuestro Dios? ¿Por qué el vaticano sigue canonizando santos? El vaticano mismo aprueba todo esto en su catecismo:

Catecismo #1674 “Además de la liturgia sacramental y de los sacramentales, la catequesis debe tener en cuenta las formas de piedad de los fieles y de religiosidad popular. El sentido religioso del pueblo cristiano ha encontrado, en todo tiempo, su expresión en formas variadas de piedad en torno a la vida sacramental de la Iglesia: tales como la veneración de las reliquias, las visitas a santuarios, las peregrinaciones, las procesiones, el vía crucis, las danzas religiosas, el rosario, las medallas, etc. (cf Concilio de Nicea II: DS 601;603; Concilio de Trento: DS 1822).”

Por eso no pueden oponerse a estas oraciones a santos ya que aceptan toda la religiosidad popular aunque esto es anti-bíblico.

Marcos 7:7 “Pues en vano me honran, Enseñando como doctrinas mandamientos de hombres.”

Mateo 15:3 “Respondiendo él, les dijo: ¿Por qué también vosotros quebrantáis el mandamiento de Dios por vuestra tradición?”

Esperamos que este artículo sea de bendición para tu vida.

Si deseas ver más artículos donde se muestra que lo que enseña el Vaticano no está a la luz de la Biblia puedes entrar Aquí

Si deseas descargar totalmente gratis nuestro libro titulado: “Mi Amigo Católico” lo puede hacer dando clic Aquí.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Proverbios 27:6 (RVR 1960)

Fieles son las heridas del que ama; Pero importunos los besos del que aborrece.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...