— ENLACES PATROCINADOS —
Estudios Biblicos

El arrebatamiento - ¿Qué dice la Biblia?

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Martes, 02 de septiembre del 2014 ID: 201500000803

Síguenos en Facebook



En este artículo analizaremos el tema del arrebatamiento y qué dice la Escritura de este evento, en este artículo no entraremos, a analizar las posturas que existen, con respecto a si ocurrirá antes de la tribulación, o antes de la gran tribulación, nos enfocaremos en ver si realmente la Escritura menciona este evento el cual es distinto y ocurre antes de la Segunda Venida de Jesús.

Primero vamos a leer el siguiente pasaje:

1 Tesalonicense 5:1-11 “Pero acerca de los tiempos y de las ocasiones, no tenéis necesidad, hermanos, de que yo os escriba. Porque vosotros sabéis perfectamente que el día del Señor vendrá así como ladrón en la nocheque cuando digan: Paz y seguridad, entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina, como los dolores a la mujer encinta, y no escaparán. Mas vosotros, hermanos, no estáis en tinieblas, para que aquel día os sorprenda como ladrón. Porque todos vosotros sois hijos de luz e hijos del día; no somos de la noche ni de las tinieblas. Por tanto, no durmamos como los demássino velemos y seamos sobriosPues los que duermen, de noche duermen, y los que se embriagan, de noche se embriagan. Pero nosotros, que somos del día, seamos sobrios, habiéndonos vestido con la coraza de fe y de amor, y con la esperanza de salvación como yelmo. Porque no nos ha puesto Dios para ira, sino para alcanzar salvación por medio de nuestro Señor Jesucristo10 quien murió por nosotros para que ya sea que velemos, o que durmamos, vivamos juntamente con él11 Por lo cual, animaos unos a otros, y edificaos unos a otros, así como lo hacéis.”

En este pasaje vemos como se nos dice que el día del Señor vendrá como ladrón en la noche, la primera pregunta es ¿Cómo viene un ladrón en la noche? Probablemente algunas respuestas sean: oculto, en silencio, de repente, sin que lo vean, rápido, es decir el día del Señor no todos verán cuando Jesús venga por su pueblo, los que no estén velando, no lo verán, solo los que estén velando y sobrios le verán, los que duermen, es decir los que no andan en obediencia de Dios, no verán cuando esto suceda porque duermen, por eso a los cristianos se nos manda a no dormirnos a no descuidarnos.

Además se afirma que los que velen y sean sobrios no pasarán por la ira de Dios, si no que alcanzaran la salvación por medio de Jesucristo, esto se confirma en este versículo:

1 Tesalonicenses 1:10 “y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, a Jesús, quien nos libra de la ira venidera.”

Otro versículo que confirma que los justos no pasaran por la prueba que ha de venir al mundo entero es:

Apocalipsis 3:10 “Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran sobre la tierra.”

Un versículo más que nos muestra un ejemplo en donde Dios no hace pasar por su ira al justo es:

2 Pedro 2:7-9 “y libró al justo Lot, abrumado por la nefanda conducta de los malvados 8 (porque este justo, que moraba entre ellos, afligía cada día su alma justa, viendo y oyendo los hechos inicuos de ellos), 9 sabe el Señor librar de tentación a los piadosos, y reservar a los injustos para ser castigados en el día del juicio;

Lot fue sacado de Sodoma y Gomorra antes que se diera el castigo de Dios. Lo mismo vemos en el caso de Noé que Dios no permitió que muriera en el diluvio por ser un hombre justo, salvándolo del castigo de Dios:

Génesis 7:1 “Dijo luego Jehová a Noé: Entra tú y toda tu casa en el arca; porque a ti he visto justo delante de mí en esta generación.”

Analicemos el castigo de Dios sobre Sodoma y Gomorra:

Génesis 18: 24-32 “Y se acercó Abraham y dijo: ¿Destruirás también al justo con el impío? 24 Quizá haya cincuenta justos dentro de la ciudad: ¿destruirás también y no perdonarás al lugar por amor a los cincuenta justos que estén dentro de él? 25 Lejos de ti el hacer tal, que hagas morir al justo con el impío, y que sea el justo tratado como el impío; nunca tal hagasEl Juez de toda la tierra, ¿no ha de hacer lo que es justo? 
26 Entonces respondió JehováSi hallare en Sodoma cincuenta justos dentro de la ciudad, perdonaré a todo este lugar por amor a ellos."


Dios no hace morir al justo con el impío cuando envió algún castigo, ni en el diluvio, ni en la destrucción de Sodoma y Gomorra. Sabemos que al final Dios destruyó esa ciudad, porque no había ni siquiera 10 justos allí, Lot sí era justo, entonces antes del castigo de Dios Lot y su familia fueron sacados, porque Dios no da su castigo a justos junto a impíos:

Génesis 19 “16 Y deteniéndose él, los varones asieron de su mano, y de la mano de su mujer y de las manos de sus dos hijas, según la misericordia de Jehová para con él; y lo sacaron y lo pusieron fuera de la ciudad.

Queda claro que justos no pasan por la ira de Dios, el otro punto es que el pasaje que vimos dice que los que estén velando y sean sobrios vivirán juntamente con Cristo. Esto se confirma en el siguiente pasaje:

Juan 14:1-3 “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dichovoy, pues, a preparar lugar para vosotrosY si me fuere y os preparare lugarvendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis.

Jesús prepara las moradas para que vivamos juntamente con él.

¿Sólo este pasaje explica que Jesús vendrá por su pueblo como ladrón en la noche y se llevará a los que estén velando para que no pasen por la ira de Dios y vivirán juntamente con él? La respuesta es NO, hay más, veamos la parábola de las Diez vírgenes dicha por el mismo Jesús, hay algunos que dicen que Jesús no habló del arrebatamiento, sino solo Pablo en su carta a los Tesalonicenses, pero Jesús SI habló sobre el arrebatamiento y lo hizo en una parábola:

Mateo 25:1-13 “Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando sus lámparas, salieron a recibir al esposoCinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas. Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite; mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas. Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.Y a la medianoche se oyó un clamor: !!Aquí viene el esposo; salid a recibirle! Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus lámparas. Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque nuestras lámparas se apaganMas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras mismas. 10 Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban preparadas entraron con él a las bodasy se cerró la puerta11 Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: !!Señor, señor, ábrenos! 12 Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.13 Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre ha de venir

Esta parábola nos vuelve a confirmar el pasaje de Tesalonicenses, primero que debemos estar velando, es decir estar viviendo una vida cristiana en santidad para que podemos irnos. En esta parábola el esposo representa a Jesús, la boda representa a las Bodas del Cordero, las 5 vírgenes prudentes es el pueblo cristiano verdadero y las 5 vírgenes insensatas es el pueblo no creyente y los falsos que se llaman cristianos.

Acá vamos a hacer un alto y a responder una posible pregunta: ¿Por qué decimos que las 5 vírgenes no son sólo los incrédulos, sino también los que se llaman cristianos?

Primero: ellas dicen “Señor, señor, ábrenos” un no creyente no llama a Jesús Señor. Vamos a revisar un momento que la palabra usada por ellas es Señor, refiriéndose a Jesús como Salvador y no señor como decir caballero. La palabra usada es: Κύριε, que significa: Maestro, Dios.

Segundo: ellas sabían que Jesús venía, un incrédulo no creen en su venida, no esperan ni siquiera a Jesús, en cambio el pasaje dice que ellas también lo esperaban, pero fueron dejadas.

Algo importante a mencionar es que vemos de nuevo que las vírgenes insensatas no vieron cuando el esposo llegó, cuando volvieron ya no estaba ni Jesús ni su pueblo. Y cuando tocaron Jesús respondió: “De cierto os digo, que no os conozco”, Jesús mismo nos confirma esto en otro pasaje:

Mateo 7:21-23 “No todo el que me dice: Señor, Señorentrará en el reino de los cielossino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad..”

Las novias dijeron “Señor, Señor” pero no entraron, ya mencionamos que los incrédulos no le van a decir “Señor, Señor” a Jesús, pero tal vez puedas decir, en la desesperación un incrédulo podría decir “Señor, Señor” como último recurso para tratar de salvarse, y podrás decir que bajo ese argumento entonces las novias insensatas se refiere solo a los incrédulos, pero en el pasaje anterior vemos como a Jesús le dirán: en tu nombre hicimos milagros, profetizamos en tu nombre y hasta echamos fuera demonios en tu nombre, pero Jesús les responde “nunca os conocí”, igual como el novio les dijo a las novias insensatas: “no os conozco” Un incrédulo no profetiza en el nombre de Jesús, no saca demonios ni hace milagros, por eso mencionamos que entre las novias insensatas hay personas que conocían el Evangelio, pero no vivieron conforme a él, no perseveraron, el pasaje anterior dice “el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos” es el que entra al reino de los cielos, es decir el que guarda sus mandamientos, el que lucha día a día por vivir en santidad.

Veamos otro pasaje semejante:

2 Corintios 11:2-3 “2 Porque os celo con celo de Dios; pues os he desposado con un solo esposo, para presentaros como una virgen pura a Cristo. 3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo. ”

Primero vemos una vez más la comparación de los cristianos verdaderos como una virgen pura para Cristo (esposo) y segundo Pablo teme que podamos ser extraviados.

Continuemos, hasta el momento hemos analizado que el Señor vendrá como ladrón en la noche, además sólo los que estén haciendo la voluntad del Padre entrarán en el reino de los cielos y que en el arrebatamiento no todo ojo lo verá, ahora veamos en qué lugar recibiremos al Señor:

1 Tesalonicenses 4:14-18 “14 Porque si creemos que Jesús murió y resucitó, así también traerá Dios con Jesús a los que durmieron en él. 15 Por lo cual os decimos esto en palabra del Señor: que nosotros que vivimos, que habremos quedado hasta la venida del Señor, no precederemos a los que durmieron. 16 Porque el Señor mismo con voz de mando, con voz de arcángel, y con trompeta de Dios, descenderá del cielo; y los muertos en Cristo resucitarán primero. 17 Luego nosotros los que vivimos, los que hayamos quedado, seremos arrebatados juntamente con ellos en las nubes para recibir al Señor en el aire, y así estaremos siempre con el Señor. 18 Por tanto, alentaos los unos a los otros con estas palabras. ”

Tanto los vivos como los que murieron y vivieron en el Señor serán arrebatados en las nubes y recibirán al Señor en el aire. Y estaremos siempre con el Señor, a partir de este momento nunca nos separaremos de Cristo.

¿Existe algún otro pasaje donde se nos hable de esto? Sí, veamos:

1 Corintios 15:51-58 “He aquí, os digo un misterio: No todos dormiremos; pero todos seremos transformados, 52 en un momentoen un abrir y cerrar de ojosa la final trompeta; porque se tocará la trompeta, y los muertos serán resucitados incorruptibles, y nosotros seremos transformados. 53 Porque es necesario que esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad. 54 Y cuando esto corruptible se haya vestido de incorrupción, y esto mortal se haya vestido de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte en victoria. 55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria? 56 ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y el poder del pecado, la ley. 57 Mas gracias sean dadas a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo. 58 Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantescreciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano. ”

En este pasaje se nos confirma de nuevo que la trompeta será tocada, en el pasaje anterior vimos que será tocada por el Señor mismo, después confirma de nuevo que los muertos resucitarán y serán arrebatados junto a los vivos, además nos revela un misterio, que nuestros cuerpos serán transformados, porque ni carne ni sangre heredarán el reino de Dios. Finalmente dice que será como un abrir y cerrar de ojos, esto confirma lo que vimos al inicio que será como ladrón en la noche, un abrir y cerrar de ojos no dura nada, es muy rápido, como igualmente se explica en la parábola enseñada por Jesús, en un momento las novias fueron por aceite y cuando regresaron el novio (Jesús) ya no estaba.

Conclusión

En este artículo analizamos el evento del arrebatamiento, que es muy distinto a la Segunda Venida, el arrebatamiento se da en un abrir y cerrar de ojos, como ladrón en la noche. Seremos arrebatados en las nubes por nuestro Señor Jesucristo. Los muertos en Cristo y los que viven en santidad podrán irse con el Señor. En el arrebatamiento no todo ojo le verá, en la Segunda Venida todo ojo le verá.

Si este evento no fuera real, como algunos afirman, entonces los verdaderos cristianos tendrían que pasar por la ira de Dios, y esto sería una contradicción con este y otros pasajes:

1 Tesalonicenses 1:10 “y esperar de los cielos a su Hijo, al cual resucitó de los muertos, Jesús, quien nos libra de la ira venidera.”

Y la Palabra de Dios no se contradice. El evento del arrebatamiento es real y todo cristiano no debe estar esperando la Segunda Venida, si no el arrebatamiento en las nubes al sonar de la trompeta.

Finalizamos con este pasaje:

Lucas 13:23-30 “23 Y alguien le dijo: Señor, ¿son pocos los que se salvan? Y él les dijo: 24 Esforzaos a entrar por la puerta angosta; porque os digo que muchos procurarán entrary no podrán.25 Después que el padre de familia se haya levantado y cerrado la puerta, y estando fuera empecéis a llamar a la puerta, diciendo: Señor, Señor, ábrenos, él respondiendo os dirá: No sé de dónde sois.26 Entonces comenzaréis a decir: Delante de ti hemos comido y bebido, y en nuestras plazas enseñaste.27 Pero os dirá: Os digo que no sé de dónde sois; apartaos de mí todos vosotros, hacedores de maldad.28 Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando veáis a Abraham, a Isaac, a Jacob y a todos los profetas en el reino de Dios, y vosotros estéis excluidos.29 Porque vendrán del oriente y del occidente, del norte y del sur, y se sentarán a la mesa en el reino de Dios.30 Y he aquí, hay postreros que serán primeros, y primeros que serán postreros.”

Acá vemos de nuevo que llaman a Jesús Señor, Señor pero Jesús les dice, "Os digo que no sé de dónde sois".

Esforcémonos por entrar por la puerta angosta e irnos con el Señor.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

Amos 5:12 (RVR 1960)

Porque yo sé de vuestras muchas rebeliones, y de vuestros grandes pecados; sé que afligís al justo, y recibís cohecho, y en los tribunales hacéis perder su causa a los pobres.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...