— ENLACES PATROCINADOS — Suscribete gratis a nuestro boletín
Devocionales 59 vistos

Devocional: Enemigos de la humildad - Ambición egoísta

Por: Daniel Mendoza P.
Devocional: Enemigos de la humildad - Ambición egoísta
Fecha: Lunes, 10 de diciembre del 2018 ID: 201700002454

Síguenos en Facebook

Mat 20:22 entonces Jesús respondiendo dijo: No sabéis lo que pedís ¿podéis beber del vaso que yo he de beber y ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado? Y ellos le dijeron: podemos

La ambición egoísta en las cosas espirituales muestra que somos ignorantes del verdadero camino a la gloria de Dios.

Jacobo, Juan y su madre plantearon una osadía al Señor Jesús, al responderles muestra una actitud en contradicción con el espíritu humilde: ambición egoísta. Si la solicitud de “juego de poder” de los hermanos fue descarada, también fue tonta. Ellos no tenían idea de lo que  involucraba si Jesús accedía a su petición. “La copa que yo he de beber” fue su manera de referirse a Su sufrimiento y muerte. Cuando le preguntó a Jacobo y a Juan si estaban preparados para beber esa copa, Cristo estaba diciendo que si tú eres Su discípulo, debes estar preparado para sufrir y pasar penurias.

De hecho, las palabras de Jesús “beber la copa” indican que algo muy difícil estaba por delante. No solo esas palabras se referían al sufrimiento propio del Salvador y muerte (Mat 26:39) sino que significaban que debemos mantener el rumbo hasta el final, enfrentando lo que sea necesario. Jacobo y Juan y los otros discípulos inicialmente no tenían tal poder de permanencia.

Jacobo y Juan, pensando que siempre perseverarían, más que confiadamente declararon “podemos” Pedro impulsivamente prometió nunca dejar al Señor y todos los demás discípulos secundaron la promesa. Pero Pedro negó a Jesús tres veces y los hermanos ambiciosos, junto con el resto de los discípulos, huyeron después del arresto de Jesús.

Los discípulos finalmente terminaron bien y “participaron de sus padecimientos” (Fil 3:10) Jacobo se convirtió en el primer apóstol mártir, y Juan fue exiliado a la isla de Patmos. Pero tal fidelidad no se encontraba en sus propias fuerzas ni en sus maniobras ambiciosas, sino por el poder del Espíritu. Este es un fuerte recordatorio para nosotros de que ninguna posición en el reino de Dios es recompensado debido a la ambición humana egoísta, sino sólo por Su soberana elección “a aquellos para quienes está preparado” (Mt 20:23)

Por John MacArthur

ORACIÓN
Señor dame una visión de servicio en Tu reino, no quiero mirar mis propias ambiciones, en el nombre de Jesús, amén.

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: DEVOCIONALES DIARIOS DEL MINISTERIO VIDA NUEVA PARA EL MUNDO

1 Samuel 16:7 (RVR 1960)

Y Jehová respondió a Samuel: No mires a su parecer, ni a lo grande de su estatura, porque yo lo desecho; porque Jehová no mira lo que mira el hombre; pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón.

Palabras Claves: Enemigos de la humildad - Ambición egoístaReflexionesJohn MacArthur

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...