— ENLACES PATROCINADOS —
Estudios Biblicos

¿Maldito por no diezmar? ¿Qué dice la Biblia?

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Jueves, 27 de marzo del 2014 ID: 201500000776

Síguenos en Facebook



En este artículo analizaremos el tema del diezmo, veremos qué dice la Escritura desde el Génesis sobre este tema y veremos si a una persona se le puede llamar maldita por no diezmar como se enseña en muchos lugares. 

Lo primero que te queremos decir es que este artículo es largo, porque escudriñamos bastante la Escritura para realizarlo, no lo leas si no tienes el suficiente tiempo para terminarlo, mejor vuelve cuando tengas tiempo o imprímelo y lo lees después, porque si lo lees hasta la mitad te puedes llevar una falsa impresión de lo que estamos diciendo. Vamos a empezar:

Antiguo Testamento



La primera vez que aparece la palabra diezmo es en Génesis 14:20, fue cuando Abram (después llamado Abraham) fue a batalla para rescatar a Lot y en su regreso dio diezmo de todo lo que obtuvo en la batalla al sacerdote Melquisedec:

Génesis 14:14-16 “Oyó Abram que su pariente estaba prisionero, y armó a sus criados, los nacidos en su casa, trescientos dieciocho, y los siguió hasta Dan. 15 Y cayó sobre ellos de noche, él y sus siervos, y les atacó, y les fue siguiendo hasta Hoba al norte de Damasco. 16 Y recobró todos los bienes, y también a Lot su pariente y sus bienes, y a las mujeres y demás gente.”

Génesis 14:18-20 Entonces Melquisedec, rey de Salem y sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino;19 y le bendijo, diciendo: Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra; 20 y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu manoY le dio Abram los diezmos de todo. “

La segunda ocasión en que aparece la palabra diezmo es cuando Jacob hace un voto con Jehová:

Génesis 28:20-22 “E hizo Jacob voto, diciendo: Si fuere Dios conmigo, y me guardare en este viaje en que voy, y me diere pan para comer y vestido para vestir, 21 y si volviere en paz a casa de mi padre, Jehová será mi Dios. 22 Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti. “

Hasta este punto del artículo hemos visto que dos hombres dieron diezmo, Abram (Abraham) del botín de una batalla y Jacob que hizo voto con Dios para que lo ayudara en su viaje y si lo ayudaba diezmaría de todo lo que tenía. Acá abrimos un paréntesis para ver que Jacob hizo voto no pacto, un hombre no puede pactar con Dios, Dios pactó con los hombres no al revés, la Biblia nos habla de los 7 pactos que Dios hizo con los hombres, eso lo veremos en otro artículo, pero de momento acá lo que hizo Abram fue un voto, un voto se hace con humildad tal y como lo hizo Jacob, diciendo “y si volviere en paz a casa…” es decir si Dios le ayudaba con eso el diezmaría de todo lo que tenía y así lo hizo, no es una orden a Dios es una petición humilde.

Estos dos diezmos fueron dados antes de que Jehová diera al pueblo de Israel la ley de los diezmos. No fue algo continuo hasta ese momento. La tercera vez que aparece diezmo, es cuando ya Jehová da la ley de los diezmos, que eran varios:

Levítico 27:30-32 “Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová. 31 Y si alguno quisiere rescatar algo del diezmo, añadirá la quinta parte de su precio por ello. 32 Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová.”

En este pasaje se le dice al pueblo de Israel que debe consagrar el diezmo a Jehová, e incluso que si se toma algo del diezmo se debe reponer, no un 10% si no un 15%, más adelante se explica a quién se debe dar este diezmo:

Números 18:21-24 “Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredadpor su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión. 22 Y no se acercarán más los hijos de Israel al tabernáculo de reunión, para que no lleven pecado por el cual mueran. 23 Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión, y ellos llevarán su iniquidad; estatuto perpetuo para vuestros descendientes; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel. 24 Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad. “

La tribu de los levitas son los que reciben los diezmos del pueblo de Israel, ya que ellos son los que sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión y no tienen heredad en tierras, de allí que a este diezmo se le conozca como el diezmo levítico. El segundo diezmo que aparece en la Biblia es precisamente el diezmo que dan los mismos levitas de lo que reciben:

Números 18:26 "Así hablarás a los levitas, y les dirás: Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos."

Números 18:28 “Así ofreceréis también vosotros ofrenda a Jehová de todos vuestros diezmos que recibáis de los hijos de Israel; y daréis de ellos la ofrenda de Jehová al sacerdote Aarón.

De allí que a este diezmo se le conozca como el diezmo de los diezmos. Más adelante Jehová explica que los diezmos se deben llevar al lugar que Él escogiere dentro de alguna de las tribus:

Deuteronomio 12:5-6 “sino que el lugar que Jehová vuestro Dios escogiere de entre todas vuestras tribus, para poner allí su nombre para su habitación, ése buscaréisy allá iréisY allí llevaréis vuestros holocaustos, vuestros sacrificios, vuestros diezmos, y la ofrenda elevada de vuestras manos, vuestros votos, vuestras ofrendas voluntarias, y las primicias de vuestras vacas y de vuestras ovejas; “

Al lugar que Jehová escogiere dentro de las tribus de Israel se llevaban no sólo los diezmos, si no los votos y ofrendas voluntarias. Después se explica lo que se debe hacer si el lugar que Jehová escogió para llevar los diezmos queda muy largo y no se puede llevar el diezmo por ejemplo el ganado:

Deuteronomio 14:24-26 “si el camino fuere tan largo que no puedas llevarlo, por estar lejos de ti el lugar que Jehová tu Dios hubiere escogido para poner en él su nombre, cuando Jehová tu Dios te bendijere, 25 entonces lo venderás y guardarás el dinero en tu mano, y vendrás al lugar que Jehová tu Dios escogiere; 26 darás el dinero por todo lo que deseas, por vacas, por ovejas, por vino, por sidra, o por cualquier cosa que tú deseares; y comerás allí delante de Jehová tu Dios, y te alegrarás tú y tu familia. “

Se vendía el diezmo, se llevaba el dinero al lugar escogido y ahí se compraba el valor del diezmo por lo que deseaba dar. Otra cosa que Jehová ordena es que cada tercer año se debe guardar el diezmo en las ciudades para compartirlo:

Deuteronomio 14:27-29 “no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo. 28 Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades29 Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren.

Ha quedado bastante clara la Ley del diezmo dada al pueblo de Israel. Después de esto aparece la palabra diezmo en otros lugares en el Antiguo Testamento, pero no cambiando la ley si no narraciones del cumplimiento de la misma, por ejemplo cuando Ezequías vuelve a organizar el sacerdocio levítico y a realizar diezmos:

2 Crónicas 31:4-5 “Mandó también al pueblo que habitaba en Jerusalén, que diese la porción correspondiente a los sacerdotes y levitas, para que ellos se dedicasen a la ley de JehováY cuando este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra; trajeron asimismo en abundancia los diezmos de todas las cosas.”

Otro pasaje que muestra como el pueblo de Israel aplicaba esta ley es:

Nehemías 13:12 “Y todo Judá trajo el diezmo del grano, del vino y del aceite, a los almacenes.

Ahora veamos la advertencia y promesa que se le hace al pueblo de Israel sobre los diezmos:

Malaquías 3:6-10 " Porque yo Jehová no cambio; por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos. 7 Desde los días de vuestros padres os habéis apartado de mis leyes, y no las guardasteis. Volveos a mí, y yo me volveré a vosotros, ha dicho Jehová de los ejércitos. Mas dijisteis: ¿En qué hemos de volvernos?8 ¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas.9 Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. 10 Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. "

En este punto vamos a hacer un alto, hay muchos pastores o hermanos que utilizan este pasaje para decirle a otros que si no diezman son malditos, esto lo analizaremos más adelante, pero es claro que este momento el contexto es el diezmo dado al pueblo de Israel, con indicaciones precisas y específicas de Jehová de cómo hacerlo, de a quién dar el diezmo, de adonde llevarlo. etc. La advertencia del libro de Malaquías es para ellos precisamente, la Escritura es tan clara que en ese pasaje que leímos se les dice “por esto hijos de Jacob… para indicar a quién se está hablando, si leemos pasajes previos en ese mismo libro de Malaquías, no sólo se les llama la atención al pueblo de Israel porque no dan los diezmos y le roban a Jehová, si no por ejemplo se les dice que usan animales que no están sanos para hacer los sacrificios y esto es inmundo para Jehová, porque Él quería lo mejor en los sacrificios:

Malaquías 1:7-8 “En que ofrecéis sobre mi altar pan inmundo. Y dijisteis: ¿En qué te hemos deshonrado? En que pensáis que la mesa de Jehová es despreciable. 8 Y cuando ofrecéis el animal ciego para el sacrificio, ¿no es malo? Asimismo cuando ofrecéis el cojo o el enfermo, ¿no es malo? Preséntalo, pues, a tu príncipe; ¿acaso se agradará de ti, o le serás acepto? dice Jehová de los ejércitos. ” 

Usar ese pasaje de Malaquías para maldecir a alguien por no diezmar, es igual que usar el pasaje previo para decir que deshonras a Jehová por no realizar sacrificios de animales sanos. En el contexto que estamos es una Ley muy específica para el pueblo de Israel. Muy bien, pero ahora veamos el diezmo en el Nuevo Testamento.

Nuevo Testamento



Muchos utilizan el siguiente pasaje que cuenta la historia de Ananías y Safira su mujer, para indicar que el diezmo continúa presente en el nuevo testamento:

Hechos 5:5-11 Ananías y Safira “5 Pero cierto hombre llamado Ananías, con Safira su mujer, vendió una heredady sustrajo del precio, sabiéndolo también su mujer; y trayendo sólo una parte, la puso a los pies de los apóstolesY dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo, y sustrajeses del precio de la heredad? Reteniéndola, ¿no se te quedaba a ti? y vendida, ¿no estaba en tu poder? ¿Por qué pusiste esto en tu corazónNo has mentido a los hombres, sino a DiosAl oír Ananías estas palabras, cayó y expiró. Y vino un gran temor sobre todos los que lo oyeron. Y levantándose los jóvenes, lo envolvieron, y sacándolo, lo sepultaron. Pasado un lapso como de tres horas, sucedió que entró su mujer, no sabiendo lo que había acontecido. Entonces Pedro le dijo: Dime, ¿vendisteis en tanto la heredad? Y ella dijo: Sí, en tanto. Y Pedro le dijo: ¿Por qué convinisteis en tentar al Espíritu del Señor? He aquí a la puerta los pies de los que han sepultado a tu marido, y te sacarán a ti. 10 Al instante ella cayó a los pies de él, y expiró; y cuando entraron los jóvenes, la hallaron muerta; y la sacaron, y la sepultaron junto a su marido. 11 Y vino gran temor sobre toda la iglesia, y sobre todos los que oyeron estas cosas.”


Queda muy claro en este pasaje que Ananías y Safira fueron muertos por mentirle a Dios, por dar a entender que darán todo el dinero de lo que vendieron, pero mintieron dejándose una parte. En este pasaje no se está hablando del diezmo, ni siquiera aparece la palabra diezmo, es más ellos no incumplieron con el diezmo, porque hasta dieron más de lo que correspondía al diezmo, ya que del precio de la tierra que vendieron sustrajeron sólo una parte, se está hablando de ofrendas para los Apóstoles, particularmente en un pueblo donde todo se vendía y se les daba a ellos, y todos hacían lo mismo, vamos a leer versículos previos para entender el contexto:

Hechos 4:32-37 Todas las cosas en común Y la multitud de los que habían creído era de un corazón y un alma; y ninguno decía ser suyo propio nada de lo que poseía, sino que tenían todas las cosas en común. 33 Y con gran poder los apóstoles daban testimonio de la resurrección del Señor Jesús, y abundante gracia era sobre todos ellos. 34 Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido35 lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad36 Entonces José, a quien los apóstoles pusieron por sobrenombre Bernabé (que traducido es, Hijo de consolación), levita, natural de Chipre, 37 como tenía una heredad, la vendió y trajo el precio y lo puso a los pies de los apóstoles

Como se aprecia se vendía todo y todo era traído a los pies de los apóstoles y el dinero se repartía a cada uno según su necesidad. Bernabé vendió un terreno y trajo todo a los pies de los apóstoles, seguido a eso Ananías y Safira aparentaron hacer lo mismo que Bernabé, pero mintieron a Dios sustrayendo dinero, trataron de “engañar” a Dios, pero Pedro lleno del Espíritu Santo los descubrió. Significa esto que si nosotros no vendemos todo y lo damos a Dios seremos muertos también, no, este pasaje lo que nos dice es que no tratemos de engañar a Dios porque Él lo sabe todo, no seamos hipócritas, Dios ama al dador alegre, como lo veremos más adelante pero aborrece la mentira.

Acá vamos a aprovechar para hacer un paréntesis: el pasaje dice:

Hechos 4:35 “lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad.

Además podemos leer más adelante en el libro de Hechos esto:

Hechos 3:6 “Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda.”

Muchos ahora se auto-declaran Apóstoles y se hacen millonarios con el dinero del pueblo, sin embargo los verdaderos Apóstoles se les daba el dinero según su necesidad, no para lujos, mansiones, guardaespaldas, aviones o limosinas, se les daba según su necesidad solamente, esta es la gran diferencia entre los Apóstoles y los “Apóstoles”.

Fin del paréntesis, continuemos, muchos usan estos pasajes para justificar el diezmo en el Nuevo Testamento, pero este pasaje habla de ofrendas no de diezmos, eran ofrendas aún mayores a sólo un 10%, ellos vendían todo y lo daban, es decir: 100%.

La pregunta es: ¿Aparece la palabra diezmo en el Nuevo Testamento? La respuesta es sí, vamos a ver los pasajes:

Lucas 18:9-14 Parábola del fariseo y el publicano “A unos que confiaban en sí mismos como justos, y menospreciaban a los otros, dijo también esta parábola: 10 Dos hombres subieron al templo a orar: uno era fariseo, y el otro publicano11 El fariseo, puesto en pie, oraba consigo mismo de esta manera: Dios, te doy gracias porque no soy como los otros hombres, ladrones, injustos, adúlteros, ni aun como este publicano; 12 ayuno dos veces a la semana, doy diezmos de todo lo que gano13 Mas el publicano, estando lejos, no quería ni aun alzar los ojos al cielo, sino que se golpeaba el pecho, diciendo: Dios, sé propicio a mí, pecador. 14 Os digo que éste descendió a su casa justificado antes que el otro; porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla será enaltecido.”

Acá Jesús explica cómo aunque el fariseo hacía todas las cosas, incluyendo diezmar, ya que el cumplía con la Ley dada a los judíos, porque era judío, será humillado por creerse más que los otros y por creer que con esas cosas era mejor que los otros, mientras que el publicano por haberse humillado y reconocer su pequeñez será enaltecido.

La palabra diezmo aparece en el Nuevo Testamento otras 7 veces más en el libro de Hebreos, vamos a ver todo ese pasaje y lo vamos analizando a detalle, muchos afirman que hay que dar diezmo, porque Abraham se lo dio a Melquisedec y nuestro nuevo sacerdote es del orden de Melquisedec, pero vamos a leer el pasaje detenidamente:

Hebreos 7:1-3 El sacerdocio de Melquisedec “Porque este Melquisedec, rey de Salem, sacerdote del Dios Altísimo, que salió a recibir a Abraham que volvía de la derrota de los reyes, y le bendijo, a quien asimismo dio Abraham los diezmos de todo; cuyo nombre significa primeramente Rey de justicia, y también Rey de Salem, esto es, Rey de paz; sin padre, sin madre, sin genealogía; que ni tiene principio de días, ni fin de vida, sino hecho semejante al Hijo de Dios, permanece sacerdote para siempre.”

El pasaje inicia haciendo referencia a lo que leímos al principio del artículo, que aparece en Génesis 14:20, de cómo Abraham dio los diezmos a Melquisedec de la batalla que había tenido. Continuemos:

Hebreos 7: 4-10 “ Considerad, pues, cuán grande era éste, a quien aun Abraham el patriarca dio diezmos del botínCiertamente los que de entre los hijos de Leví reciben el sacerdocio, tienen mandamiento de tomar del pueblo los diezmos según la ley, es decir, de sus hermanos, aunque éstos también hayan salido de los lomos de Abraham. Pero aquel cuya genealogía no es contada de entre ellos, tomó de Abraham los diezmos, y bendijo al que tenía las promesas. Y sin discusión alguna, el menor es bendecido por el mayor. Y aquí ciertamente reciben los diezmos hombres mortales; pero allí, uno de quien se da testimonio de que vive. Y por decirlo así, en Abraham pagó el diezmo también Leví, que recibe los diezmos10 porque aún estaba en los lomos de su padre cuando Melquisedec le salió al encuentro.”

El pasaje menciona de nuevo que Abraham dio los diezmos a Melquisedec aunque Abraham era el patriarca y menciona otro punto que ya vimos anteriormente el cual es que los levitas reciben los diezmos del pueblo de Israel aunque también hayan salido de los lomos de Abraham, eso lo vimos en Números 18:24. Finalmente menciona que por decirlo así Abraham también pagó los diezmos de Leví porque aún estaba en los lomos de Abraham, cuando éste dio los diezmos a Melquisedec. Continuamos:

Hebreos 7:1111 Si, pues, la perfección fuera por el sacerdocio levítico (porque bajo él recibió el pueblo la ley), ¿qué necesidad habría aún de que se levantase otro sacerdote, según el orden de Melquisedec, y que no fuese llamado según el orden de Aarón?

Este versículo es muy importante, si la perfección fuera por el sacerdocio Levítico bajo el cual se le dio la ley al pueblo, que necesidad habría de otros sacerdotes según el orden de Melquisedec, pero al no ser un sacerdocio levítico perfecto necesitamos de un sumo sacerdote, que vamos a ver quién será, según el orden de Melquisedec. Continuamos:

Hebreos 7:12-21 “Porque cambiado el sacerdocio, necesario es que haya también cambio de ley13 y aquel de quien se dice esto, es de otra tribu, de la cual nadie sirvió al altar. 14 Porque manifiesto es que nuestro Señor vino de la tribu de Judá, de la cual nada habló Moisés tocante al sacerdocio. 15 Y esto es aun más manifiesto, si a semejanza de Melquisedec se levanta un sacerdote distinto16 no constituido conforme a la ley del mandamiento acerca de la descendencia, sino según el poder de una vida indestructible. 17 Pues se da testimonio de él: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec. m 18 Queda, pues, abrogado el mandamiento anterior a causa de su debilidad e ineficacia 19 (pues nada perfeccionó la ley), y de la introducción de una mejor esperanza, por la cual nos acercamos a Dios. 20 Y esto no fue hecho sin juramento; 21 porque los otros ciertamente sin juramento fueron hechos sacerdotes; pero éste, con el juramento del que le dijo: Juró el Señor, y no se arrepentirá: Tú eres sacerdote para siempre, Según el orden de Melquisedec. m “

Jesús es nuestro Sumo Sacerdote, y como dice el pasaje cuando hay un cambio de sacerdocio hay un cambio de ley, el nuevo Sacerdote vino de la tribu de Judá, y será eterno, un sacerdote para siempre. Jesús introduce una mejor esperanza, además el pasaje dice que la ley no perfeccionó nada. Continuamos:

Hebreos 7:22-27 “Por tanto, Jesús es hecho fiador de un mejor pacto23 los otros sacerdotes llegaron a ser muchos, debido a que por la muerte no podían continuar24 mas éste, por cuanto permanece para siempre, tiene un sacerdocio inmutable; 25 por lo cual puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos. 26 Porque tal sumo sacerdote nos convenía: santo, inocente, sin mancha, apartado de los pecadores, y hecho más sublime que los cielos27 que no tiene necesidad cada día, como aquellos sumos sacerdotes, de ofrecer primero sacrificios por sus propios pecados, y luego por los del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, ofreciéndose a sí mismo28 Porque la ley constituye sumos sacerdotes a débiles hombres; pero la palabra del juramento, posterior a la ley, al Hijo, hecho perfecto para siempre

¡Amén! Jesús es nuestro sumo sacerdote, santo, inocente, sin mancha, no pecador y más sublime que los cielos, él es eterno y su sacerdocio también nos ha dado un mejor pacto. Algunos usan versículos aislados de Hebreos 7 para decir que se debe seguir dando el diezmo, como se lo dio Abraham a Melquisedec, sin embargo Hebreos 7 habla del fin del sacerdocio de Melquisedec y de los sacerdotes levitas y la llegada de un nuevo Sacerdote, que implica una nueva ley y trae un mejor pacto.

Ahora vamos a ver pasajes del Nuevo Testamento donde nuestro Sumo Sacerdote, Jesús, y los Apóstoles hablan de la ofrenda, no del diezmo:

En este pasaje Pablo explica a la Iglesia de los Corintios que se debe recoger la ofrenda de los santos igual como se lo indicó a las iglesias de Galacia:

1 Corintios 16:1-2 "En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. 2 Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas."

Pablo acá indica tanto a las iglesias de Galacia como a la de los Corintios, que guarden para la ofrenda según hayan prosperado. Es decir no puede ser que hayas sido grandemente prosperado y des cualquier cosa de ofrenda, debes dar conforme Dios te haya prosperado.

Se nos explica que no se debe dar de lo que nos sobra (limosnas):

Marcos 12:41-44 "Estando Jesús sentado delante del arca de la ofrenda, miraba cómo el pueblo echaba dinero en el arca; y muchos ricos echaban mucho. 42 Y vino una viuda pobre, y echó dos blancas, o sea un cuadrante. 43 Entonces llamando a sus discípulos, les dijo: De cierto os digo que esta viuda pobre echó más que todos los que han echado en el arca; 44 porque todos han echado de lo que les sobra; pero ésta, de su pobreza echó todo lo que tenía, todo su sustento."

Jesús enfatiza que aunque los ricos echaron mucho, en realidad la viuda echó más, porque dio todo lo que tenía, mientras ellos sólo de lo que les sobraba, es decir cuando se ofrenda no se debe dar de lo que nos sobra sino más bien conforme hayamos sido prosperados.

El siguiente versículo es muy importante porque se trae abajo la doctrina de los pastores que dicen a sus ovejas que pasan por necesidad que pacten con dinero para que sean prosperados, y que si su necesidad es grande pacten grandemente, vean lo que dice este versículo:

2 Corintios 9:7 "Cada uno dé como propuso en su corazónno con tristezani por necesidad, porque Dios ama al dador alegre."

Así es, no hay que dar por necesidad como dicen estos pastores, como si el favor de Dios se comprara, hay que dar conforme propone nuestro corazón y hay que dar con alegría, porque Dios ama al dador alegre.

¿Pagó Jesús diezmos?

La Escritura no lo dice, pero recordemos que Jesús cumplió la ley mientras estuvo con nosotros, así que Jesús tenía que pagar el diezmo, porque él no era de la tribu de Leví, si no de la de Judá, pero recordemos que Jesús no tenía nada, el mismo lo afirma:

Lucas 9:58 “Y le dijo Jesús: Las zorras tienen guaridas, y las aves de los cielos nidos; mas el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza.”

Aunque Jesús no tenía nada, aun siendo el Hijo de Dios, cumplía con todas las leyes de los hombres, por ejemplo el pago del impuesto del templo:

Marcos 17:24-27 Pago del impuesto del templo “24 Cuando llegaron a Capernaum, vinieron a Pedro los que cobraban las dos dracmas, y le dijeron: ¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas? 25 El dijo: Sí. Y al entrar él en casa, Jesús le habló primero, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? Los reyes de la tierra, ¿de quiénes cobran los tributos o los impuestos? ¿De sus hijos, o de los extraños? 26 Pedro le respondió: De los extraños. Jesús le dijo: Luego los hijos están exentos. 27 Sin embargo, para no ofenderles, ve al mar, y echa el anzuelo, y el primer pez que saques, tómalo, y al abrirle la boca, hallarás un estatero;[a] tómalo, y dáselo por mí y por ti.

El último versículo que se utiliza para tratar de justificar el diezmo es:

Mateo 23:23 “!!Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.”

En este versículo Jesús reprende ¿A quién? A los escribas y fariseos que estaban bajo la Ley y diezmaban y les dice que era necesario hacerlo sin dejar la justicia, misericordia y la fe. El versículo es claro al indicar que el diezmo del que habla es de la menta, el eneldo y el comino. De nuevo les habla de la ley dada al pueblo judío

Pero recordemos que Jesús es el fin de la Ley:

Romanos 10:4 “De hecho, Cristo es el fin de la ley, para que todo el que cree reciba la justicia.”

Conclusión

En este artículo fuimos versículo a versículo revisando la ley del diezmo, ha quedado claro que esta ley fue dada al pueblo de Israel y que la persona que no la cumplía era maldita y le robaba a Dios. La ley del diezmo era muy específica de quién del pueblo de Israel debía darla, a quién se le debía dar, con quienes se debía compartir y hasta en qué lugar de Jerusalén se debía dar.

Vimos como también Jesús es el nuevo Sumo Sacerdote eterno según el orden de Melquisedec y vino a darnos un nuevo sacerdocio eterno, un cambio de ley, una mejor esperanza y un nuevo pacto.

Además, leímos versículos en donde los Apóstoles y Jesús enseñan a manejarse por ofrendas según hayan sido prosperadas las personas y se nos enseña que Dios ama al dador alegre, además se nos enseña que con las ofrendas no se juega y no se puede pretender engañar y mentir a Dios aparentando ante los hermanos. Además se nos dice que debemos dar conforme disponga nuestro corazón, no limosnas o de lo que nos sobra.

Así que nadie te puede llamar maldito por no diezmar y aquí vamos a entrar en detalle, hay Iglesias donde te dicen que si no diezmas eres maldito, incluso te hacen poner tu nombre en el sobre y si no diezmas te llaman para ver por qué no lo haces y te dicen que estás viviendo en maldición tú y tu familia, esto es anti-bíblico nadie te puede llamar maldito por no diezmar, Jesús nos dio un nuevo pacto y Jesús es el fin de la ley, alguien que te dice eso, entonces también debería guardar el Sábado que se santificó antes de la ley Moisés y es uno de los mandamientos del antiguo testamento, siguiendo esta línea entonces si alguien no guarda el sábado hay que apedrearlo como dice la Escritura, además debemos celebrar las fiestas judías, realizar holocaustos, no comer cerdo, llevar el dinero del diezmo a Jerusalén para darlo a los levitas, que en este momento ni siquiera están ejerciendo su sacerdocio porque no hay tercer templo aún etc. NO estamos bajo la Ley estamos bajo el nuevo pacto.

La maldición del diezmo es usado por los Pastores de la prosperidad, que viven como reyes, para enriquecerse más y más, no siendo como Jesús o los Apóstoles que nada tenían. Así que si te llaman maldito por no cumplir la ley no lo creas y sal de allí.

Ahora bien, teniendo claro esto, no puedes usar este artículo para convertirte en un tacaño y no dar nada en la Iglesia, por el contrario, ahora ya no hay límite, debes dar conforme hayas sido prosperado, esto implica incluso dar más de un 10% como dijo Pablo, dad conforme propuso tu corazón y Dios ama el dador alegre, no hay que darlo con tristeza si no con alegría de que colaboras para el reino de Dios. Si te sientes bien dando el 10% entonces sigue dándolo, porque has visto las bendiciones de Dios en tu vida por colaborar con su obra, pero si puedes dar más porque Dios te ha prosperado mucho no dudes en hacerlo.

Otro punto, algunos dicen “mi Pastor roba, pero yo igual doy mi diezmo u ofrenda, allá ellos con lo que hagan con el dinero, Dios los juzgará”. Eso está mal, en el momento que sepas que tu Iglesia le da un mal uso al dinero, debes salir de allí y buscar una de sana doctrina a la cual ayudar a crecer con tus ofrendas, porque si le das a un ladrón entonces eres cómplice de todo el mal que es Pastor haga con ese dinero.

Finalmente Jesús y los Apóstoles nunca cobraron por un milagro, si tu Pastor te dice da el dinero y verás cómo serás sano, da el dinero y verás cómo consigues casa propia, da el dinero y verás como tu hijo sale de la droga, es mentira, los milagros no se compran. Mucha gente da el dinero, no pasa nada y luego no quieren saber nada de Iglesias porque piensan que todas son así o peor aún no quieren saber ¡nada de Dios!

Esperamos este artículo sea de bendición para tu vida y recuerda Dios ama al dador alegre y debemos dar conforme seamos prosperados y conforme disponga nuestro corazón, no dudes en dar, si puedes, más de un 10% a la obra de Dios, porque Dios ve tu corazón y te bendecirá, no por pactos, no porque compras su favor, si no por tu fidelidad a su Palabra. Da con el corazón alegre sabiendo que con lo que Dios te da bendices su obra.

Finalmente sabemos que hay muchos pastores de sana doctrina que aún manejan la terminología del diezmo, enseñan a dar el diezmo, no maldiciéndote si no lo haces, si no como una enseñanza de apoyo al ministerio de Dios, ahí no hay problema, esa terminología se ha manejado por años y porque un Pastor use la palabrea diezmo no está mal, mientras no te maldiga.

Si estás en una Iglesia de sana doctrina y diezmas, esperamos que con este artículo no te quedes diezmando… si no dando más, ¡conforme a Dios te bendiga! Si estás en una Iglesia de sana doctrina y vas a usar este artículo para no dar nada, porque no estás bajo la Ley y aprendiste que no te pueden maldecir por una Ley dada a los judíos, no sea tan irresponsable y mejor olvide que leyó este artículo, porque si estás en una Iglesia de sana doctrina, más bien no te debes limitar con un 10% si no con más, porque encontrar una Iglesia de sana doctrina es un tesoro y debes hacer que ese tesoro crezca para que más sean salvos y la visión de esa Iglesia de sana doctrina pueda llegar a más personas.

Conocemos Iglesias de sana doctrina que se manejan por ofrendas y ¡No tienen ni para dar de comer a los niños a la escuelita dominical! Ahí es donde se entiende que se pidan diezmos, y se enseñe del diezmo, porque si no la gente no da nada, pero por favor, recuerda que ¡Dios ama al dador alegre! ¡No te limites a un 10% en una Iglesia Sana! No te tienen que amenazar para tu le seas fiel a Dios, tú debes crecer y saber que lo que estás haciendo es apoyar la obra de Dios, no dar por miedo a ser maldito, es dar porque Dios ama al dador alegre.

Puntos de resumen:

1- Si estás en una Iglesia de sana doctrina y por leer este artículo piensas dejar de diezmar del todo, por aprender que no estamos bajo la ley, vuelve a empezar la lectura del artículo de nuevo, no has entendido nada. No puede ser posible que solo dieras por temor a ser maldito. No te limites a un 10%, da más, da con alegría de corazón y verás que dando, no por temor de maldición, sino porque quieres agradar a Dios y apoyar su obra vendrán bendiciones a tu vida.

2- Si sabes que tu pastor o Iglesia usan mal el dinero que das, sal de ahí y busca una Iglesia de sana doctrina a la cual apoyar con tu ofrenda, que precisamente en las Iglesias de sana doctrina es donde menos personas apoyan.

3- Si tu pastor es de sana doctrina y usa la terminología diezmo, no importa, ahora sabes que no te debes limitarte a un 10% nada más, aunque él use el término diezmo como una enseñanza para apoyar la obra de Dios, está bien, lo malo es que te llame maldito o crea que eres maldito por no dar, si es de sana doctrina le puedes compartir este artículo y hablar con él para que él también valore todo esto que hemos escudriñado.

4- Si estás en una Iglesia falsa, y sabes que roban, y te quedas ahí porque solo hablan de dinero acá y dinero allá, de prosperidad, de bendición en bendición, allá tú, ya quedas advertido, además la Escritura dice que eso sucederá:

2 Timoteo 4:3 “Porque vendrá tiempo cuando no soportarán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oídos, acumularán para sí maestros conforme a sus propios deseos;”

Además:

Mateo 21:13 “y les dijo: Escrito estáMi casa, casa de oración será llamada; mas vosotros la habéis hecho cueva de ladrones.”

5- Apoya la sana doctrina, una Iglesia tiene costos de electricidad, equipo musical, pago de alquiler, y mucho más gastos, si es de sana doctrina da con alegría de corazón, Dios ama al dador alegre, debes estar alegres si sabes que estás contribuyendo con un granito de arena para la obra de Dios, Dios verá tu corazón y te bendecirá si lo haces de esa forma, no solo porque te enseñen que eres maldito si no lo haces.

Esperamos que este artículo sea de bendición para tu vida.

¡Bendiciones!

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

1 Corintios 13:4-7 (RVR 1960)

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...