— ENLACES PATROCINADOS —
Estudios Biblicos

Israel - Malditos los que te maldigan / Orad por la paz de Jerusalén

Por: Daniel Mendoza P.
Fecha: Martes, 02 de septiembre del 2014 ID: 201500000806

Síguenos en Facebook



En estos días en los que el conflicto Israel – Palestino ha tomado más fuerza les recordamos a los hermano(a)s que Dios nos manda a pedir por la paz de Jerusalén y la Escritura afirma que el que maldiga a Israel será maldito y el que bendiga a Israel será bendito, muchas personas, nos dicen que ninguna de esas dos cosas son ciertas o aplican en la actualidad, incluso cristianos, basados en el siguiente argumento:

1- Cuando Dios dijo bendeciré a los que te bendijeren y maldeciré a los que te maldijeren se lo dijo a Abraham, ni siquiera había un pueblo llamado Israel en ese entonces.

2- En Jerusalén actualmente viven muchas etnias por lo tanto se debería orar por palestinos, israelitas, estadounidenses, etc. que actualmente viven allí, es decir por todos los que viven allí actualmente, no específicamente por los judíos.

Muy bien vamos a analizar esto a la luz de la Escritura.

1- Bendeciré a los que te bendijeren y maldeciré a los que te maldijeren

Vamos a ver primero a quién se da esta promesa, efectivamente Dios le da esta promesa a Abraham:

Génesis 12:3 “Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.”

Muy bien esta promesa se la da Dios a Abraham, ahora bien sabemos que Abraham tuvo dos hijos, el primero llamado Ismael, que lo tuvo con la sirvienta Agar y después tuvo a Isaac con su esposa Sara. ¿Cuál de estos dos hijos fue con el que Dios reafirmó el pacto que le hizo a Abraham?

Génesis 17:21 “Mas yo estableceré mi pacto con Isaac, el que Sara te dará a luz por este tiempo el año que viene.”

El pacto es establecido con Isaac, muy bien primeramente Abraham y después a Isaac. Isaac a su vez tuvo dos hijos gemelos Jacob y Esaú, Isaac de sus dos hijos da su bendición a Jacob de la siguiente forma:

Génesis 27:29 “Sírvante pueblos, Y naciones se inclinen a ti; Sé señor de tus hermanos, Y se inclinen ante ti los hijos de tu madre. Malditos los que te maldijeren, Y benditos los que te bendijeren.”

Isaac bendice a Jacob y la bendición es la misma que Dios dio Abraham, “Malditos son los que te maldijeren y benditos los que te bendijeren.”

Ahora en este punto, tú puedes decir, está bien el cumplimiento de la promesa pasa de Isaac a Jacob, pero que tiene que ver Israel aquí, si ni siquiera existía como pueblo aún. Mira que impresionante, cuando Jacob luchó con un ángel para obtener una bendición el ángel le dijo:

Génesis 32:27-28 “27 Y el varón le dijo: ¿Cuál es tu nombre? Y él respondió: Jacob28 Y el varón le dijo: No se dirá más tu nombre Jacob, sino Israel;porque has luchado con Dios y con los hombres, y has vencido. “

Impresionante, a partir de Jacob (Israel) nacen 12 hijos (Isacar, Judá, Leví, Rubén, Simeón, Zebulón, José, Benjamín, Gad, Aser, Dan y Neftalí) que serían las 12 tribus de Israel.

Así que el pacto fue dado a Israel y los pactos de Dios son eternos, no se quebrantan y se mantienen hasta el fin. Así que ten mucho cuidado de maldecir a Israel, ya en la historia se han dado casos donde hombres han maldecido a Israel desde el fondo de sus entrañas, por ejemplo Hugo Chávez y precisamente allí fue donde tuvo su cáncer.

2- Orar por la paz de Jerusalén

Los cristianos oramos por la paz de Jerusalén por qué así lo pide la Escritura:

Salmos 122:6 “Pedid por la paz de Jerusalén; Sean prosperados los que te aman.”

Este Salmo fue escrito por el Rey David, David es descendiente del pueblo de Israel de la línea de Abraham, Isaac, Jacob, por tanto cuando escribió ese Salmo se refería a su pueblo Israel, hay que recordar que el Rey David reinó al pueblo de Israel en Jerusalén, por lo tanto vemos como sí se refiere a pedir por la paz del pueblo de Israel sobre el cuál gobernaba.

Así que ambos puntos son correctos, Dios nos manda a orar por la paz de Israel y la advertencia de que el que maldiga al pueblo de Israel será maldecido y que el que bendiga al pueblo de Israel será bendito es un pacto eterno de Dios con Israel.

Conclusión

Esperemos quedaran claros estos dos puntos, además debes recordar que Dios aún debe tratar con su pueblo Israel, Israel tiene un papel preponderante en el fin de los tiempos, la segunda venida no será sino hasta que Israel esté rodeada de ejércitos, los 144 mil sellados son judíos vírgenes que predicarán el Evangelio después del arrebatamiento, te vamos a poner un ejemplo, solo un pequeño ejemplo, que las profecías sobre Israel se siguen cumpliendo aún en la actualizad, ustedes saben que en 1948 la ONU declaró el estado de Israel y los judíos regresaron a esa tierra, pues bien, ¿Sabías que eso ya estaba escrito en la Biblia?

Amos 9:14-15 "Restauraré el bienestar de mi pueblo Israel, y ellos reedificarán las ciudades asoladas y habitarán en ellas; también plantarán viñas y beberán su vino, y cultivarán huertos y comerán sus frutosLos plantaré en su tierray no serán arrancados jamás de la tierra que les he dado, dice el SEÑOR tu Dios". 

Impresionante verdad, Israel fue restaurado en su territorio en 1948, el que ahora quieren destrozar Hamas y su gente, si se ve además con detalle el pasaje notara que Dios dice, MI pueblo Israel y finalmente NO SERÁN ARRANCADOS JAMÁS.

Otro detalle, sabías que la Biblia ya establecía que Israel iba a ser la astilla en el ojo de los pueblos de alrededor:

Zacarías 12:2-3 “2 He aquí yo pongo a Jerusalén por copa que hará temblar a todos los pueblos de alrededor contra Judá, en el sitio contra Jerusalén. 3 Y en aquel día yo pondré a Jerusalén por piedra pesada a todos los pueblos; todos los que se la cargaren serán despedazados, bien que todas las naciones de la tierra se juntarán contra ella.“

Así es al final todas las naciones se juntarán contra Israel, Escrito está y ¿No es precisamente lo que está pasando?, al leer las noticias, foros de opinión, noticieros todos atacan y maldicen a Israel, pues bien esa profecía ya estaba en la Biblia y también se está cumpliendo.

Bendiciones

 

— ENLACES PATROCINADOS —

Este artículo está bajo una licencia de Creative Commons.

FUENTE: Ir a la página Web

1 Corintios 13:4-7 (RVR 1960)

El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta.

Comentarios


Suscríbete al Boletín

Quisiéramos que te enteres y recibas novedades directamente a tu bandeja de entrada de nuestro sitio Web, sólo debes de ingresar tus datos en el siguiente formulario.

Cargando...